Hermosa mujer blanca

Mujer hermosa en una blusa blanca. Ver más fotos . Información de uso. La foto 'Hermosa mujer en bikini blanco' puede ser utilizada para propósitos personales y comerciales, de acuerdo con las condiciones de la licencia sin royalties adquirida. La imagen es disponible para descarga en calidad de alta resolución hasta 4002x6000. Blanca posee una gran inteligencia, y es además una hermosa mujer. Blanca is very intelligent, and, furthermore, she's a beautiful woman. Blusa blanca con boleros en manga, solo en Ropa Hermosa Mujer Distribuidor Mayorista. Todo en Moda femenina, moda mayorista. Pedidos: Cel/WhatsApp: 3143724018 Bogotá Colombia, Envíos a todo el País. Mujer hermosa, dueña de mi vida te quiero bendita niña agradecida. Aunque tal vez me pase, sabes que bromeo, tú sabes que contigo se izo realidad mi deseo. Yo seré tu calma en tu tempestad, pues se convirtió en amor lo que fue amistad. Felicidad fue lo que surgió al verte 03-oct-2019 - Explora el tablero de Orlando Santiago Acevedo Aceve 'Mujer hermosa' en Pinterest. Ver más ideas sobre Mujer hermosa, Mujeres, Celebridades. Mujer hermosa con una voluptuosa figura. MUJERES HERMOSAS Emily Sears. CHICAS HERMOSAS Emily Sears. HERMOSAS CHICAS Emily Sears. MUJER HERMOSA Emily Sears. Seguimos con Emily Sears, quien nació en Australia, pero su corazón lo tiene ahora en Los Ángeles, California. Contrario a la imagen de la SUPERMODELO DELGADA Y ALTA, Emily sobresale por ... Hombre abrazando hermosa mujer en lencería blanca en el dormitorio. Pasión. Pareja joven abrazándose en casa. Vista posterior de la mujer sexy en lencería roja celebración de corbata durante los juegos previos con el hombre en la cama. Descargue la foto de stock Hombre abrazando hermosa mujer en lencería blanca en el dormitorio sin royalties 237460508 de la colección de millones de fotos, imágenes vectoriales e ilustraciones de stock de alta resolución de Depositphotos. 26-ago-2020 - Explora el tablero de Lorenzo 'Fotos de mujeres hermosas' en Pinterest. Ver más ideas sobre Fotos de mujeres hermosas, Mujeres, Mujeres hermosas. Descubra Mujer hermosa vista estudio en blanco imágenes de stock en HD y millones de otras fotos, ilustraciones y vectores en stock libres de regalías en la colección de Shutterstock. Se agregan miles de imágenes nuevas de alta calidad todos los días.

Las veces que me apuntaron con un arma

2020.07.24 11:34 Perrapicha Las veces que me apuntaron con un arma

Son dos historias pero son el mismo miedo.
En el colegio reformativo había un chico que media casi dos metros y le decían "El Chaki" uno lo veía y sentía que lo iban a robar, el era barbero, vendía drogas y había apuñalado a varias personas, incluso se decía que había matado a un man.
El chaki tuvo problemas de falda con un tipo de la zona rural del pueblo, esas personas normalmente son tipos que se dedican a negocios ilícitos y son peligrosos, le enviaron un tipo a meterle un tiro en la barbería, el tipo le apuntó pero el padrastro forcejeó con el tipo de arma y le dieron un tiro en el pie, chaki agarro a varillasos al tipo (con una varilla de hierro de media pulgada) hasta doblarla, el tipo era el primo de quién dió la orden, y a chaki lo empezaron a amenazar.
Chaki siempre debía salir a diferentes horas del colegio, ya que casi siempre que salíamos aparecian tipos que parecían sacados de un cartel, siempre nos preguntaban por el, incluso nos ofrecían plata para decir donde andaba, pero siempre decíamos que no había vuelto al colegio o que se fue más temprano. Creíamos que eran simples amenazas que con el tiempo se pasarían.
Pasó el tiempo y casi nunca nos encontrábamos a esos tipos, chaki salía con nosotros con normalidad, casi siempre que salíamos del colegio íbamos al frente a comprar cigarrillos y gaseosa, ese día estábamos fumando y compartiendo una gaseosa entre todos y chaki estaba con nosotros, recuerdo que dijo que nos iba a invitar de a gaseosa y a una empanada para casa uno cuando acabaríamos de fumar, en esas se escucha.
Gritos en la esquina de arriba: Ahí está Chaki, ese es
Y vemos a tres tipos al lado de una moto con una pistola hechiza.
Las armas hechizas son armas caseras hechas con tubos metálicos, que se martillan con resorte, son de un solo tiro, cargarlas es un proceso largo y usan balas de cualquier calibre, su presicion es nula, ya que es casi lo mismo que agarrar una bala con un alicate y ponerle un encendedor en el casquillo, da igual que sea casi imposible que a 25 metros me den con esa arma, pero ver qué a uno le apuntan con eso y saber que si se da la casualidad de que me dé en la cabeza estoy básicamente muerto, da mucho pero mucho miedo.
Yo estaba frío viendo al tipo apuntar, me temblaban las piernas, y siento el ruido del disparo, que sentí mi corazón pararse, vemos que la bala da en una pared de concreto arriba nuestro, y yo sigo paralizado hasta que siento un jalón y un grito que me dice "CORRA".
Empezamos a correr tan rápido como podíamos, sabíamos que si dejábamos de correr corríamos demasiado peligro, yo solo escuchaba mi corazón latir demasiado fuerte y mi respiración agitada, Guzmi lloraba mientras corría, yo no podía pensar en nada, solo en correr. Ellos nos venían persiguiendo en la moto, por lo que corríamos en contravía siempre, corrimos hacia el monte y bajamos por el monte corriendo hacia el río, si nos caíamos no importan, nos levantabamos y seguíamos, sin mirar atrás. Antes de llegar al río hay una carretera sin pavimentar, llegamos allí y corrimos por la carretera hasta encontrar un potrero, entramos allí y nos hicimos en un lugar más oculto.
Al llegar al potrero y descansar un segundo sentí el cansancio, las piernas ya no me soportaban, habíamos corrido más de media hora sin parar, me senté el pasto y sentí el dolor en los brazos y rodillas de las caídas al bajar por el monte, me recosté y aunque me sentía demasiado feliz de seguir vivo, el miedo no se iba, de un momento a otro mi estado cambió y mi cuerpo empezó a llorar, lloraba sin parar y casi todos mis compañeros lo hacían, los tipos más duros que había visto, que no lloraban ni con una puñalada encima ahí estaban llorando, yo tampoco solía llorar, a día de hoy casi nunca lloro, pero ese día no podía parar, nos tranquilizamos después de un rato, y nos quedamos en ese pasta tirados hasta que empezó a bajar el sol, no teníamos fuerzas para levantarnos, nos fumamos los cigarrillos que teníamos ahí recostados en el pasto, y luego caminamos casi 2 horas hasta nuestras casas, dejando a cada uno en su casa.
Chaki se tuvo que perder, se fue a Medellín.
La segunda historia sucedió mientras estaba en la universidad, yo era muy mujeriego y me gustaba mucho la fiesta y beber, justo es la historia de como cambié mi vida.
Había una chica preciosa que le decían Scalzo, era una rubia, alta blanca, y con una cara hermosa, a mí siempre me ha resultado fácil ligar, no soy hermoso, solo soy alto y tengo ojos verdes, tal vez eso ayuda. Scalzo tenía novio, el man si era hijo de un narquillo, tenía mucho dinero, pero el tipo se veía muy de calle, no lo era pero le gustaba aparentarlo. Yo empecé a tirarle los perros a Scalzo porque veía clase de cálculo vectorial con ella, y me pidió que le diera monitorias, yo le empecé a dar clases y empezamos a hablar mucho por Whatsapp, entonces yo ya le dije que me gustaba, que como era para que el novio no sé diera cuenta, y ella me dijo que yo también le gustaba, que no iba a dejar al novio pero que ahí mirábamos como era.
Al principio las clases yo se las daba en la biblioteca de la U, y ella me dijo que se las diera en la casa, entonces obviamente yo no iba a ir a una casa sola a dar clases, pero si el novio veía el WhatsApp creía que le estaba dando de clases, el visaje es que con esas cosas uno empieza a buscar más riesgo, entonces ya no culeabamos en la casa si no en los baños de la U, íbamos en la moto a moteles, salía conmigo de la universidad en la moto, entonces la gente empieza a armar los chismes.
Un día, el tipo me paró en la universidad y me dijo
Tipo: Yo a vos no te quiero volver a ver cerquita de mi novia.
Yo: Relajáte parce que no más somos compañeros.
Tipo: No me importa lo que sean, te abrís de ahí.
Yo: Bueno pues, todo bien.
Obviamente no me iba a abrir de ahí, simplemente le bajamos a mostrarnos tanto en público.
Un día Scalzo me manda un mensaje como a las 11:30 a decirme que estaba en una fiesta donde una amiga, que fuera y que nos podíamos quedar a dormir allá, yo le dije que en un rato iba, llegué a la fiesta que era en las casas de los ricos de por aquí, que son en la salida de la ciudad, son conjuntos con piscina y la fiesta era en el salón comunal, había piscina y estaba buena la fiesta, estaba tomando ron y bailando con Scalzo, cuando en esas llega la camioneta de el novio de ella, alguien de la fiesta había sapeado que yo estaba con ella, el tipo este se baja con dos manes, se acerca y dice.
Tipo: yo ya se todo malparido, y vamos a arreglar las cosas vos y yo.
La que hizo la fiesta se acercó y nos dijo que aquí no podían haber peleas, que si nos íbamos a agarrar tenía que ser en otro lado.
Tipo: listo entonces vámonos.
Cómo yo iba a tomar había dejado la moto.
Yo: y pa donde ?
Tipo: subase al carro y nos vamos pal tambo.
El tambo es un lugar más afuera de la ciudad, que es una montaña dónde queda un café, lo cierran en la noche y allá suben a fumar marihuana y a culear en los carros.
Yo me subí al carro sin pensarlo muchos, nadie hablaba en el carro y el tipo de desvío del camino al tambo, y se metió por una destapada, avanzó 100 metros y me dijo que me bajará.
Yo: nos vamos a dar aquí ?
Y el no me dijo nada.
Cuando veo que uno de los manes con los que el venía le pasa algo envuelto en un trapo rojo. Yo sabía que eso era un revolver, el man lo saca, yo sabía que el tipo era puta apariencia, entonces le dije.
Yo: vos sos una hueva miedosa que no es capaz de agarrarse a mano limpia.
Y empecé a caminar hacia a la carrera dejándolo atrás, camine unos 10 metros y creí que no iba a pasar nada, cuando literal por un lado de la rodilla siento que pasa un tiro. Ahí tuve la misma sensación que en el colegio, un frío, un temblor en las piernas, este tipo me intento dar, eso pasó muy cerca para que estuviera planeado, yo levanté los brazos y me voltee lentamente, mordiendome la lengua para no llorar, el tipo se me acercó y me metió el revolver en la boca.
Tipo: Estoy es que te mato,si yo te vuelvo a ver con mi novia, te busco y te mato en la puerta de tu casa.
Yo después de haber sentido ese tiro tan cerca sabía que el man hablaba muy en serio, no era capaz de hablar,
Tipo: y ahora me tiene que pedir perdón.
Me tuve que arrodillar y pedirle perdón, cosas que jamás en mi vida había hecho, yo era el siempre el que ponía a pedir disculpas a los otros, lloraba del miedo y de la humillación que tenía, me temblaba todo. El tipo se fue, tomé un taxi y volví a mi casa sin decir una palabra, me bañé con agua caliente y aún así sentía frío el cuerpo, esa noche no dormí.
Al final eso no fue tan malo, ya que yo siempre me metía en situaciones pesadas y salía bien parado, ver esto me hizo cambiar varias cosas en mi vida, dejé de ser tan problematico, dejé de pelear en la calle, y de meterme con mujeres que tienen novio, días después pasé por allí y encontré la ojiva de bala,la guardo como enseñanza.
Que me apunten con un arma, los peores miedos que he pasado en mi vida.
submitted by Perrapicha to eldiario [link] [comments]


2020.07.08 00:14 laila307 Leyendas de terror - La leyenda de EVANGELINO Y LA LLORONA

Leyendas de terror - La leyenda de EVANGELINO Y LA LLORONA

https://preview.redd.it/da7oh6eeei951.jpg?width=2000&format=pjpg&auto=webp&s=dec8d71fe29475045cf622aa41c69ce17e7922b0
La leyenda de hoy data al siglo 18, A la 2:30 de la mañana Evangelino estaba saliendo de una caverna iba tomado tambaleaba de lado a lado por las calles de la ciudad de méxico, a pocos minutos evangelino escucha un llanto profundo y aterrador, mis hijos, mis hijooooooooooossssssssss era el llanto de una mujer desesperada….
Y el llanto seguía cada vez más espeluznante...
  • Hijitos míos ya tenemos que irnos lejos…
  • Hijitooos míos a dónde los llevaaareeeé!
Evangelino confundido empezó a buscar a la mujer por todos lados pero no veía a nadie… Mientras el llanto se hacía má profundo y aterrador. Empezaba a meterse en su cabeza y en sus huesos, el pobre hombre empezaba a tener escalofríos,pero se decía así mismo que era el efecto de las bebidas que se lo estaba imaginando porque andaba borracho…. Los gritos cada vez eran mas fuertes, mas profundos y desesperantes, pero evangelino ya no podía más empezaba él también a desesperarse y en medio de su embriaguez se las arregló para salir corriendo, desesperado y enloquecido cruzó la calle de la PLAZA MAYOR y justo en la esquina frente a él se aparece la silueta de una mujer, de pelos largos negro como la noche, que cubrían su rostro con vestimenta blanca, vieja como del siglo pasado...De repente Evangelino se detiene y se le queda viendo fijamente a la mujer pero no podía distinguir su rostro pues sus largas cabelleras le impedían ver más allá… Aterrado el hombre le pregunta, ¿oiga mujer en que la puedo ayudar?, la mujer no contestó.
Evangelino traga saliva y vuelve a preguntarle ¿anda perdida déjeme ayudarla?, cuando baja la mirada al suelo se da cuenta de que aquella mujer pálida de cabellos largos y vestimenta blanca estaba flotando en el aire, y empezaba a lamentarse de manera aterradora, MIS HIJOSSSSSSSSSS, Evangelino pasmado del miedo al saber que los gritos de dolor que había escuchado anteriormente venían de esa mujer temblando le pregunta así que era usted la que lloraba que le pasó a sus hijos?
¿si quiere le ayudo a buscarlos?, cuando de repente el rostro de la mujer se va dejando ver por lo que Evangelino queda aún más aterrado, pues era el rostro. De un horrible espectro.
Desde ese día no se volvió a saber más de Evangelino, pero en el pueblo se corre el rumor de que el hombre lo desapareció la leyenda de la llorona…


https://preview.redd.it/xiiua7anei951.png?width=1280&format=png&auto=webp&s=185206019f85fa2d68277598de97b678d285c544
Cuenta la leyenda que una vez una mujer joven hermosa encontró a su marido con su amante en un ataque de celos, se llevó a sus tres hijos al río y ahí los ahoga luego, arrepentida y maldecida,enloquecida y retorciéndose de dolor también se lanza al río y muere ahogada, por lo que se le ha visto deambular por las noches como alma en pena alrededor de la Plaza Mayor y xochimilco en la ciudad de méxico, gritando desconsoladamente de dolor por sus hijos a quien busca por las noches por ríos, pueblos y ciudades, asustando con su aterrador lamento a quienes la ven u oyen.
Este ha sido la leyenda de la llorona, si tienes un aleyenda que conoces y quisieras compartir con nosotros solo debes postearla… Espero les haya gustado…

#cuentosdeterror #terror #leyendas #lallorona
submitted by laila307 to LeyendasDeTerror [link] [comments]


2020.06.28 18:07 espijajainfinite Ando construyendo un manga y quisiera opiniones a ver si les gusta :)

Hey chicos que tal, miren, cree un manga de los cuales, ya hice los primeros 3 capítulos y quisiera saber que les parece y si les gusta, actualmente no se dibujar ni tengo los aparatos para hacerlo, pero pude redactar la historia, quisiera que le dieran una opinión, y me digan si les gusta, la idea es en un tiempo pasarlo todo al ingles y presentárselo a los redditors americanos, para poder mantener esta historia en 2 idiomas y que mas gente la siga. Si conocen a algún dibujante con los medios y las ganas o si ustedes son unos, por favor escríbanme, si les gusta el proyecto, planeo crearme un patreon para que los que quieran puedan apoyar, sin mas me despido, muchas gracias.
Se basa en un shonen de peleas, donde el protagonista se ve envuelto en una guerra que busca la exterminación de lo divino, este se une para proteger a sus seres queridos, e intentar hacer recapacitar a uno de sus hermanos con el que ha pasado mas tiempo y se ha unido al bando enemigo.
Goddess Love.
Capítulo 1
- Valjean: Mama, ¿Dónde está mi papa? ¿Quién es mi papa? ; pregunto un valjean de 4 años a su madre luego de darse cuenta de que este no tenía uno.
- Afrodita: Hijo mío, ven siéntate en mis piernas que te contare una linda historia. ; dijo con una sonrisa.
- Afrodita: Tu padre era un hombre fuerte y amable, con un corazón que jamás podre olvidar, y alguien que amaba mucho a sus seres queridos, recuerdo como si fuera ayer cuando lo conocí, y la linda sonrisa que llevaba siempre consigo me enamoro.
Flashback al pasado.
(Afrodita narra) Él era dueño de una floristería, nos conocimos de casualidad mientras estaba pasando por allí, ya que debía comprar muchas flores, el día siguiente había una celebración, y tenía que adornarlo todo, recuerdo que al verlo, este puso una cara como si se le hubiera reiniciado el mundo, lo que muchos llaman amor a primera vista, empezamos a hablar, me regalo una rosa de las más rojas que he visto nunca y me dijo que era la mujer más hermosa que había conocido en su vida. Luego de eso, seguí pasando por su floristería varias veces, y un día me invito a salir.
- Padre de valjean: Qui… ¿Quieres salir conmigo?
- Afrodita: Pensé que nunca lo preguntarías.
Salimos por algún tiempo, luego de unos meses le conté el secreto, usualmente en este punto muchos humanos nos tachan de locos a los dioses, o se lo toman a broma y se van, él no se rio, no me miro con una cara de condescendencia en ningún momento, acepto lo que le dije como una verdad, recuerdo que lo que me dijo fue…
- Padre de valjean: Con razón me enamore de ti nada más te vi, eres la diosa que siempre desee para mi vida, me da igual que seas un ser divino, yo te quiero así tal y como eres, porque en este tiempo me he dado cuenta de que tú eres la mujer de mis sueños, y deseo quedarme a tu lado hasta que muera y luego si es posible, incluso después de muerto.
Ese día, recuerdo haber llorado mucho junto a él, pero de felicidad, los meses, pasaron muy rápido, las estaciones también, y cuando me di cuenta ya llevábamos juntos un año, me quede embarazada de ti, y ese día fui con él y le conté lo que pasaba, a diferencia de los embarazos de humanos, los dioses pasamos por un proceso distinto, los embarazos de los dioses duran 6 días, y para que nazca a un semidiós un humano debe morir e irse al inframundo, donde todos los humanos y semidioses viven juntos por la eternidad.
Esa semana paso muy rápido, y él nunca se asustó en ningún momento, dijo que permanecería a mi lado hasta su muerte, y el cumplió su promesa, esa semana me hizo muy feliz.
- Mira! ¡Le escribí unas cartas a nuestro futuro hijo para cuando yo no este!, le he dejado todo mi conocimiento a él, en cartas para que cuando llegue el día ¡Pueda leerlas todas!, seguro que le encantaran mis conocimientos y contigo a su lado todo será más fácil.
El sexto día llego, y los últimos momentos, estuvieron ahí presentes, recuerdo que ese día la realidad de lo que iba a pasar llego hasta el, donde empezó a llorar y decir que no quería morir, que quería conocer a su hijo y convivir con él, pero que como él no iba a estar me pidió que lo cuidara, y le enseñara todo, que lo hiciera feliz, le explique el miedo a la muerte es normal, pero que de igual manera nos encontraríamos en el más allá, me dijo que me amaba, y se acostó en mi barriga en ese momento, lo último que dijo fue
- Padre de valjean: Cuídame a nuestro chiquitín.
Le afirme con lágrimas en los ojos que ciertamente lo haría, y minutos después el murió, varias horas después naciste tú, ese día toda la isla estaba llena de las más hermosas flores, las flores sobraban, tu padre cultivo cientos de árboles e hizo crecer cientos de flores distintas, y esa fue la última carta de amor que él me hizo, a las horas naciste tú.
- Afrodita: Si te preguntas donde está, pues tu papa está en toda la isla adornándola con la gigante cantidad de hermosas flores y árboles que el cultivo y sembró por toda la isla, y aparte de eso, siempre se encontrara en tu corazón y en el mío, por toda la eternidad, y si tu pregunta es ¿Quién fue? Pues fue un hombre increíble.
Sinapsis.
Nos encontramos años después, en un archipiélago, encontrado entre malta, Grecia y Túnez, un archipiélago conformado por 3 islas las cuales, son únicamente conocidas por semidioses y estas se encuentran en el cielo del mar mediterráneo.
- No lograras tu objetivo, lucharemos contra ti y salvaremos a la humanidad y a la divinidad; Exclamo el centinela caído, el protector de la entrada a la ciudad divina y del tele transporte del templo, tirado en el suelo, herido mortalmente y con una herida atravesándole el pecho.
Esto acontecía en la solitaria bóveda, donde la gente únicamente la usa para su tele transporte con otras zonas divinas importantes.
- Creo que eso ya es demasiado tarde para que tu salves algo porque este es tu fin, tú ya estás muerto.; Exclamo una voz sombría oculto en la oscuridad, sin la más mínima visibilidad del el mismo.
COMIENZO DE LA AVENTURA.
El joven Valjean es un chico de tamaño promedio considerando su edad, al que siempre se le puede observar con una sonrisa que parece su lema de presentación ante cualquier persona que se lo llegue a tropezar en algún momento, de bellos ojos, particulares a la familia que viene, y fácilmente identificables por los demás dioses o semidioses, ya que las pupilas de estos, son unos muy hermosos corazones que hacen brillar a la persona que los posee, a sus 13 años, ya ha podido desarrollar su tan ansiada habilidad familiar y se encuentra deseoso esperando ver el mundo que le espera por delante, con la diversión como lema y como objetivo amar a todos sus seres queridos, se considera un loco de amor por las personas que lo aman, aunque esto no es nada raro por el linaje que posee.
Se le puede ver corriendo por la ciudad, de una manera bastante descuidada, saltando por los bancos, muros, o prácticamente cualquier estructura que se encuentre por el camino, mientras observa a las personas y al entorno que lo rodea, prácticamente olvidándose de lo que lleva en frente, y únicamente concentrándose en lo que sus ojos pueden observar en la distancia; y como se encontraba en la calle principal de la ciudad parecía que su diversión nunca acabaría, pero de repente sin previo aviso tropieza y cae, junto a una chica de una edad bastante parecida a la suya, a lo que al caer le dice:
- Valjean: Lo siento, ¿Estas bien? Déjame ayudarte a levantar; Para ese momento pudo detallar el rostro de la chica, y pudo observar que esta era hermosa, para sus ojos brillaba como el mismo sol, tenía un pelo largo, y quizás era un poco más alta que él, a lo que sintió vergüenza y no pudo evitar enrojecerse
- Chica desconocida: Ah, ten más cuidado la próxima vez, me pude haber lastimado; Exclamo la chica desconocida, con algo de furia en su cara, pero no la suficiente para enojarse por un pequeño accidente, ya que sin decirlo, ella tampoco estaba mirando el camino.
- Valjean: Lo siento mucho, en serio perdón; Ayudo a la chica a levantarse tendiéndole la mano, le sonrió y le dijo: Bueno me tengo que ir, disculpa he quedado a verme con alguien, soy Valjean, ¡Adiós!; A lo que nuestro protagonista volvió a salir corriendo.
Está corriendo hacia el centro de la ciudad, quedo en encontrase con uno de sus hermanos menores, y con el que había pasado más tiempo toda su vida, cuando llega al centro de la ciudad se toma unos minutos para tomar el aliento, para darse cuenta de que su hermano no se encuentra allí todavía, por lo que decide esperarlo, viendo los alrededores, hasta que llega a un barandal, desde el cual se puede ver una de las 3 islas divinas en las que se encuentran.
Cree ver algo y de repente se voltea, pero no ve nada, por lo que continua mirando hasta el horizonte, pero en ese instante, cae un rayo del cielo, que impacta con la isla que podía observar, este rayo, destruye a toda la isla, la onda de impacto, lo lleva a chocar con una pared, y darse un golpe en la cabeza, que lo deja inconsciente por unos minutos, cuando logra levantarse, ve a la otra isla cayéndose en pedazos, y ve como estos pedazos caen directamente al mar, todo el mundo está en pánico, no entiende lo que está pasando, hasta que recuerda que se iba a encontrar con su hermano menor, toma la fuerza que tiene con el miedo que lo inunda, y empieza a buscarlo gritando su nombre, no lo consigue, hasta que a lo lejos ve a un chico, de unos 12 años, de su mismo tamaño, pero con detalles más fríos que los suyos, con un pelo plateado y desordenado, y con los mismos ojos que él, pero los suyos a diferencia, en vez del color rosado de sus pupilas, él las tiene blancas, sentado en una banca, en calma como si nada estuviese pasando, y al detallarlo se da cuenta de que es su hermano.
Al acercarse a él le pregunta que, Salem que haces aquí debes correr, que tienen que irse lo más pronto posible, que nada dice que no caiga un segundo rayo, y destruya esa isla donde se encuentran que deben huir, a lo que su hermano contesta con calma y hasta indiferencia que no, que él se va a quedar allí, que eso que paso fue la furia de un dios destruyendo todo lo que no debe existir y que se unirá a él, a lo que saca un cuchillo y con su mano de manera tajante, apuñala a Valjean en el estómago.
- Valjean: ¿Qué? ¿Por qué?
- Salem: Para que unos vivan, otros deben morir y el objetivo que nos propusimos se debe cumplir, matare a todos los que se pongan en mi camino y se opongan a mí, y tú nunca te me hubieses unido, le dijo con una cara entristecida, eres demasiado unido a ellos y solo te pondrías en mi camino.
Valjean cayó hacia atrás, y se estaba arrastrando por el suelo intentando huir de la persona que solía ser su hermano, en pánico no sabía que hacer estaba temblando completamente, con lágrimas en los ojos, intentando sobrevivir como pudiese mientras su hermano lo seguía a pasos cortos, pudo ver como se le escapaba una lagrima de su ojo izquierdo, a lo que grito lo más fuerte que pudo: POR FAVOR AYUDA NO DESEO MORIR.
Cerro los ojos, se había resignado a morir allí, pero en ese segundo llego un semidiós con una espada, y salto en el medio de el con su hermano, intentando asestarle un golpe mortal al enemigo, que este esquivo sin mucho problema.
El semidiós le pidió que corriera, que se pusiera a salvo y luego buscara ayuda, aun temblado valjean se sacó el puñal del estómago con un dolor terrible, y empezó a correr como su cuerpo se lo permitía, tropezándose de vez en cuando, hasta que pudo llegar a una esquina de un callejón oscuro, y resguardarse allí, se tiro en el suelo, y apoyado a la pared, volvió a caer inconsciente, cuando abrió los ojos, vio a un semidiós con pelo negro corto en frente de él, este poseía unas alas oscuras, y 2 cuernos en la cabeza, uno de cada lado, y con una sonrisa algo malvada, le dijo.
Ashaka: ¿Por fin vas a dignare en despertar? Te pude escuchar pidiendo ayuda, pero cuando llegue te vi corriendo, y escondiéndote acá, tu herida ya tuvo que haber sanado, tenemos que irnos rápido, antes de que alguien nos encuentre
- Valjean: No puedo, tengo miedo, voy a morir
Ashaka arremetió con una patada hacia su cara, a lo que dijo; Reacciona, si te quedas aquí, no vas a poder cumplir lo que querías, si vivir es lo que quieres, nos tenemos que ir ya.
Ashaka levanto a valjean y luego de decirle su nombre, le dijo que era hora de correr
- Ashaka: La vida está llena de decisiones, y la tuya fue pedir ayuda para poder vivir otro día, así que si no quieres morir nos tenemos que ir idiota.
Fin del capítulo 1.
Si les gusta, estaré publicando los otros 2 próximamente.
PD: No se agregar fotos, soy algo nuevo en reddit pero un amigo me hizo ciertos diseños de personajes y de las islas por si los quieren ver, gracias!
submitted by espijajainfinite to iLuTV [link] [comments]


2020.05.20 05:38 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

24) La distorsión, distractores y ruido.
La distorsión es una alteración de la percepción que afecta la interpretación de la forma de ser, el comportamiento y la conducta. Los distractores y ruido, atraen la atención de la persona, con pérdida de la concentración y enfoque, provocan admiración, confusión e interés, pero desvían a la persona y la desubica con desorientación. La percepción contribuye con los sentidos en la interpretación de las sensaciones. En este sentido la humanidad se encuentra a la deriva y sin rumbo fijo, en relación con la enseñanza y mensaje de Jesucristo. El ser humano es fácilmente impresionable, se cautiva, deslumbra y fascina con lo que es suntuoso, o sea, costoso en valor monetario y lujoso, de grandiosidad y magnificencia. Por ejemplo, el siguiente caso del templo en tiempos de Jesús: “Y a unos que decían del templo, que estaba adornado de hermosas piedras y dones, dijo: Estas cosas que veis, días vendrán que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruída” (Lucas 21.5 al 6 – RVR1909). Puede ser grandes edificaciones y estructuras de las ciudades: “Y saliendo del templo, le dice uno de sus discípulos: Maestro, mira qué piedras, y qué edificios. Y Jesús respondiendo, le dijo: ¿Ves estos grandes edificios? no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada” (Marcos 13.1 al 2 – RVR1909).
¿Cuál es el conjunto de la distorsión, distractores y ruido, que enfrenta la humanidad hasta nuestros días? Estos en términos de la relación natural - espiritual, se comprenden en todos los ámbitos de la vida cotidiana, desde los privilegios o status de las posiciones laborales o sociales, hasta los bienes, servicios y vestimentas de las clases adineradas, dominio y poder económico, explotación empresarial, gubernamental, militar, político y religioso. Por ejemplo, dar los sobros a Dios a pesar de las grandes riquezas:
“Y mirando, vió á los ricos que echaban sus ofrendas en el gazofilacio. Y vió también una viuda pobrecilla, que echaba allí dos blancas. Y dijo: De verdad os digo, que esta pobre viuda echó más que todos: Porque todos estos, de lo que les sobra echaron para las ofrendas de Dios; mas ésta de su pobreza echó todo el sustento que tenía. Y a unos que decían del templo, que estaba adornado de hermosas piedras y dones, dijo: Estas cosas que veis, días vendrán que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruída” (Lucas 21.1 al 6 – RVR1909).
Esta distorsión, distractores y ruido se pueden presentar de forma involuntaria o voluntaria, consciente o inconsciente, externa o interna, por aprendizaje, sistemático, por iniciativa colectiva o individual. Basta analizar y pensar detenidamente en las causas que nos alejan o distancia del ejemplo y modelo de vida de Jesucristo. Por ejemplo, en lo que algunos llaman las élites, en relación con las minorías sociales con las altas capacidades e ingresos, además de ocupar puestos de fama, fortuna, poder y la explotación de los recursos minerales y naturales de cada país. También los salarios abusivos y privilegiados en ciertos puestos de la función pública, el favorecimiento y enriquecimiento con los fondos públicos del estado, sea en forma ilícita o lícita. Lo que dicen de la distribución de mayor riqueza en manos de pocas personas. La Biblia dice: “Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro, y de preciosa ropa, y también entra un pobre con vestidura vil, Y tuviereis respeto al que trae la vestidura preciosa, y le dijereis: Siéntate tú aquí en buen lugar: y dijereis al pobre: Estáte tú allí en pie; ó siéntate aquí debajo de mi estrado: ¿No juzguáis en vosotros mismos, y venís á ser jueces de pensamientos malos?” (Santiago 2.2 al 4 – RVR1909). Todas estas acciones y pensamientos malos son una distorsión, distractores y ruido, los cuales apegan y estancan a cada persona a una superficialidad y temporalidad en este mundo, con la afectación de su porvenir en relación con la vida eterna, la vida del ser humano después de su muerte: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia de que gocemos: Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, que con facilidad comuniquen; Atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano á la vida eterna” (1 Timoteo 6.17 al 19 – RVR1909). Y a los empobrecidos por los sistemas corruptos de la administración de este mundo, la Biblia dice: “Hermanos míos amados, oid: ¿No ha elegido Dios los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos del reino que ha prometido á los que le aman?” (Santiago 2.5 – RVR1909).
La riqueza está en la fe en y de Jesucristo, ninguna condición de adinerado o de empobrecido es causa de salvación o vida eterna, ni uno ni otro justifica la eternidad con Dios. La Biblia dice: “Dos cosas te he demandado; No me las niegues antes que muera. Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí. No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan que he menester; No sea que me harte, y te niegue, y diga, ¿Quién es Jehová? O no sea que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios” (Proverbios 30.7 al 9 – RVR1909). Tanto el adinerado como el empobrecido dependen de Dios para su salvación y vida eterna: “De más estima es la buena fama que las muchas riquezas; Y la buena gracia más que la plata y el oro. El rico y el pobre se encontraron: A todos ellos hizo Jehová. El avisado ve el mal, y escóndese: Mas los simples pasan, y reciben el daño. Riquezas, y honra, y vida, Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová” (Proverbios 22.1 al 4 – RVR1909). Hay una interferencia del amor al dinero que provoca la distorsión, distractores y ruido, como se indica en el siguiente pasaje acerca del provecho desmedido del beneficio y ganancia, inclusive llegar al extremo de la organización criminal:
“Porfías de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que tienen la piedad por granjería: apártate de los tales. Empero grande granjería es la piedad con contentamiento. Porque nada hemos traído á este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y con qué cubrirnos, seamos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse, caen en tentación y lazo, y en muchas codicias locas y dañosas, que hunden á los hombres en perdición y muerte. Porque el amor del dinero es la raíz de todos los males: el cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, la caridad, la paciencia, la mansedumbre” (1 Timoteo 6.5 al 11 – RVR1909).
El derecho al trabajo es un derecho divino, establecido como origen y principio desde el inicio: “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase” (Génesis 2.15 – RVR1909). Dios es el autor y creador del trabajo, la verdadera reivindicación de la justicia del ser humano es hacer de forma auténtica o genuina la voluntad de Dios. No nos engañemos con el mal llamado supuestos defensores de los derechos avanzados, aparentemente que no son estancados o retrógradas, sin embargo, como ha sido la historia de la humanidad, promueven eliminar la diferencia de la pobreza y la riqueza, por medio de la anarquía y violencia. Por el contrario, se requiere hacer imperar o prevalecer el amor y respeto a la voluntad de Dios, quien es el verdadero dueño, no solo de las naciones sino del universo y de todo lo existente, quien controla la muerte y vida en sus propias manos, imparte justicia y reconoce la obra de Jesucristo practicada en cada justo para vida eterna. Dios Padre rectifica al ser humano cuando este último y en forma reiterada, deja de asumir su propia responsabilidad. Esto se demuestra en los sucesos acontecidos en la historia de la humanidad, para corrección del ser humano, aunque pareciera que el mismo nunca aprende ni escarmienta, a pesar de la disciplina y formación:
“Jehová mata, y él da vida: El hace descender al sepulcro, y hace subir. Jehová empobrece, y él enriquece: Abate, y ensalza. El levanta del polvo al pobre, Y al menesteroso ensalza del estiércol, Para asentarlo con los príncipes; Y hace que tengan por heredad asiento de honra: Porque de Jehová son las columnas de la tierra, Y él asentó sobre ellas el mundo. El guarda los pies de sus santos, Mas los impíos perecen en tinieblas; Porque nadie será fuerte por su fuerza. Delante de Jehová serán quebrantados sus adversarios, Y sobre ellos tronará desde los cielos: Jehová juzgará los términos de la tierra, Y dará fortaleza á su Rey, Y ensalzará el cuerno de su Mesías” (1 Samuel 2.6 al 10 – RVR1909).
Todo lo que pasa en el mundo en función del empobrecimiento y enriquecimiento, ya sea para favorecer a unos y perjudicar a otros, corresponde a una voraz distorsión, distractores y ruido, que consume y destruye rápidamente y dirige a la humanidad al vacío del despeñadero. El imperante desenfreno en la contaminación ambiental, armamentismo, explotación industrial y tecnológica, justificado en la urgente necesidad de fuentes de trabajo para una sobrepoblación mundial, crea una cortina de humo o nube, sumado al ruido suficiente, como para desvirtuar la atención de las personas, tergiversar su sentido de la vida y distraer su enfoque del amor y servicio a Dios Padre, obstruir la aceptación y reconocimiento hacia su Hijo Jesucristo. El tiempo del fin del sistema, se caracteriza en la época actual de la Edad del Calentamiento Global. Los discípulos preguntan a Jesús: “Y sentándose él en el monte de las Olivas, se llegaron á él los discípulos aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo?” (Mateo 24.3 – RVR1909). En la actualidad algunos alegan que la maldad siempre ha existido y es la misma, pero que ahora hay una mayor divulgación de la transmisión de los medios de comunicación. La realidad es que la maldad sí ha aumentado, se ha fomentado la cultura del dinero y de la muerte, precisamente el amor, caridad y felicidad no está ni en el dinero ni en la muerte: “Y por haberse multiplicado la maldad, la caridad de muchos se resfriará. Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24.12 al 14 – RVR1909).
La sociedad mundial, su administración y gobierno se encubre en la luz por apariencia, pero su legislación se despreocupa por lo espiritual, porque se trata de cimentar, estabilizar, fortalecer y lograr solidez solamente en lo natural, sin tomar en cuenta rotundamente lo espiritual, por consiguiente, con mayor repudio a lo celestial. Este sistema social con sus propias leyes se esfuerza por sustituir a Dios Padre y a su Hijo Jesucristo, inclusive promueven la eliminación de Dios en todas sus conversaciones e instituciones, sean privadas o públicas. La Biblia menciona a los que se hacen pasar por luz, pero son falsos y fraudulentos: “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, trasfigurándose en apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz. Así que, no es mucho si también sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme á sus obras” (2 Corintios 11.13 al 15 – RVR1909). Los mismos fariseos, a pesar de ser estudiosos e instruidos en las cuestiones de Dios, son avaros y se burlan de Jesucristo, aunque los seres humanos estimen como sublime, ante Dios es abominación: “Ningún siervo puede servir á dos señores; porque ó aborrecerá al uno y amará al otro, ó se allegará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir á Dios y á las riquezas. Y oían también todas estas cosas los Fariseos, los cuales eran avaros, y se burlaban de él. Y díjoles: Vosotros sois los que os justificáis á vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación” (Lucas 16.13 al 15 – RVR1909).
Despreciar a Jesucristo es una consecuencia de vivir en el lujo y opulencia de la riqueza, cuando Jesús con su vida demostró humildad, sencillez y vivir con lo necesario. El problema del enriquecimiento es el afán y ansiedad por la acumulación, contrario a lo no excesivo, moderado, sobrio, sin adornos superfluos. Otro problema está en la avaricia que también es idolatría, la codicia, egoísmo y envidia, la obsesión y perturbación por incrementar la cuenta bancaria o monetaria, con abuso excesivo e ilimitado de lo que a otros les falta, o sea, debido a que al rico le sobra es lo que a otros necesitados les falta. Esto resta importancia al bien común, la equidad y justicia en la distribución de la riqueza. Los adinerados tienen la posibilidad de la adquisición de activos, artículos, bienes, medios de transporte, muebles, posesiones, propiedades, tratamientos, viajes, entre otros, que a veces son innecesarios o están de más, para elevar la apariencia de status sobre los que no tienen. Se provoca cada vez más una brecha y perpetuidad de la existencia entre adinerados y empobrecidos. Hay una lógica o sentido común en todo esto, por ejemplo, el siguiente caso de Zaqueo: “Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy á los pobres; y si en algo he defraudado á alguno, lo vuelvo con el cuatro tanto” (Lucas 19.8 – RVR1909). Así como el ser humano fue creado con el poder de decisión, también fue constituido con el poder del amor, que lamentablemente muchos portan pero nunca desarrollan y menos ejercen.
Lo que pasa es que en el enriquecimiento, con o sin intención alguna, en el proceso se arriesga o expone a cometer injustica y hasta defraudar a otros. Además, mientras los ricos gastan en cuestiones innecesarias, por exceso de abundancia, hay gente que muere de hambre por ser desposeídos de su subsistencia básica, especialmente quienes están sin abrigo y sin techo, quienes habitan en las calles, cuarterías, hacinamientos, precarios, refugios o tugurios, en extrema pobreza y miseria, con frío, enfermedad, hambre, sin ningún tipo de seguridad o en inmigración. ¡Sálvanos Dios, con la compasión y misericordia de la benignidad!: “Y alzando él los ojos á sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres; porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre; porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis... Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque tenéis vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que estáis hartos! porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis” (Lucas 6.20 al 21 y 24 al 25 – RVR1909).
La distorsión, distractores y ruido es todo aquello que nos separa del enfoque en Jesucristo, cuyo financiamiento es el dinero como el dios de este mundo, la sociedad del mundo entre más dinero quiere y tiene, más comete acciones contrarias a la moral, mayor corrupción y criminalidad, más adicciones y drogadicción, gastos excesivos innecesarios, como el consumismo compulsivo, más se explota al trabajador con salarios bajos y jornadas extenuantes hasta agotar las fuerzas, para obtener mayores ganancias y utilidades, más trata de personas y esclavitud infrahumana, más explotación de los recursos minerales y naturales, más contaminación y calentamiento global, sin amor, respeto y temor alguno a Dios y a su Creación. Más endeudamiento, más usura, más naciones y países empobrecidos, mientras que otros se vuelven colonialistas modernos e imperialistas. El robo descarado de activos, materias primas y recursos públicos a nivel local o entre naciones y países. Hay una saciedad hasta el hartazgo de ambición, aunque irrefrenable, porque entre más se tiene más se quiere. La biblia dice acerca del enriquecimiento, ya sea ilícito o lícito, pero igualmente desmesurado:
“Ea ya ahora, oh ricos, llorad aullando por vuestras miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas: vuestras ropas están comidas de polilla. Vuestro oro y plata están corrompidos de orín; y su orín os será en testimonio, y comerá del todo vuestras carnes como fuego. Os habéis allegado tesoro para en los postreros días. He aquí, el jornal de los obreros que han segado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado de vosotros, clama; y los clamores de los que habían segado, han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos. Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis cebado vuestros corazones como en el día de sacrificios. Habéis condenado y muerto al justo; y él no os resiste” (Santiago 5.1 al 6 – RVR1909).
Otra distorsión, distractores y ruido son las corrientes filosóficas, costumbres, culturas, entretenimientos, espectáculos, estilos de vida, gustos, hábitos, ideologías, ídolos, modas, mundanalidad, ocupaciones, populismo, preferencias, religiones, tendencias y tradiciones: “Adúlteros y adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera pues que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4.4 – RVR1909). La amistad al mundo se refiere a todo lo que resta el primer lugar de Dios Padre y su Hijo Jesucristo, porque suprime la verdadera adoración, alabanza, gloria y honra. Inclusive se requiere renunciar a estas causas, para verdaderamente tomar la cruz de Cristo, seguir sus pasos como discípulo y practicante. Por esta razón Jesucristo dice lo siguiente al joven rico:
“El entonces respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto he guardado desde mi mocedad. Entonces Jesús mirándole, amóle, y díjole: Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes, y da á los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Mas él, entristecido por esta palabra, se fué triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús, mirando alrededor, dice á sus discípulos: ¡Cuán dificilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Y los discípulos se espantaron de sus palabras; mas Jesús respondiendo, les volvió á decir: ¡Hijos, cuán dificil es entrar en el reino de Dios, los que confían en las riquezas! Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que el rico entrar en el reino de Dios. Y ellos se espantaban más, diciendo dentro de sí: ¿Y quién podrá salvarse?” (Marcos 10.20 al 26 – RVR1909).
Cuando hay tanta interferencia e irrupción, que se interpone entre el ser humano, la comunicación y relación con Dios Padre, por la mediación directa de su Hijo Jesucristo, entonces es válida la pregunta: ¿Y quién podrá salvarse? Pero, la crucifixión, resurrección y ascensión de Jesucristo de ninguna manera fue en vano, porque nos ha dejado al Espíritu Santo para continuar su acción y obra. Observemos en el siguiente caso una analogía entre los habitantes de una ciudad con el conocimiento natural, que escuchaban a Simón el mago, que seguidamente representan el conocimiento espiritual, cuando escuchan a Felipe con el anuncio del evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, también Simón el mago cree y se bautiza, aunque permanece apegado a lo natural en amargura y maldad, luego tanto Felipe, como Pedro y Juan, simbolizan el conocimiento celestial, al compartir el poder del Espíritu Santo con las personas de la ciudad, tanto con hombres como con las mujeres:
“Y había un hombre llamado Simón, el cual había sido antes mágico en aquella ciudad, y había engañado la gente de Samaria, diciéndose ser algún grande: Al cual oían todos atentamente desde al más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es la gran virtud de Dios. Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas los había embelesado mucho tiempo. Mas cuando creyeron á Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. El mismo Simón creyó también entonces, y bautizándose, se llegó á Felipe: y viendo los milagros y grandes maravillas que se hacían, estaba atónito. Y los apóstoles que estaban en Jerusalem, habiendo oído que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron á Pedro y á Juan: Los cuales venidos, oraron por ellos, para que recibiesen el Espíritu Santo; (Porque aun no había descendido sobre ninguno de ellos, mas solamente eran bautizados en el nombre de Jesús.) Entonces les impusieron las manos, y recibieron el Espíritu Santo. Y como vió Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, Diciendo: Dadme también á mí esta potestad, que á cualquiera que pusiere las manos encima, reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. No tienes tú parte ni suerte en este negocio; porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete pues de esta tu maldad, y ruega á Dios, si quizás te será perdonado el pensamiento de tu corazón. Porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. Respondiendo entonces Simón, dijo: Rogad vosotros por mí al Señor, que ninguna cosa de estas que habéis dicho, venga sobre mí” (Hechos 8.9 al 24 – RVR1909).
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.04.22 22:11 UrmahraR345 Relato corto: La Profecía/ Parte I

Relato corto: La Profecía/ Parte I
King Ancalaghon
El Rey Demoniaco del Viejo Mundo: Ancalaghon, resurgirá y pondrá en marcha a un ejército el doble de grande al de su Rival: Mordekaiser. Y entonces el rey Espectral y Demoníaco creara grandes terraplenes y se hará dueño de una buena parte de los dominios en Runnaterra. Y nadie ni nada podrá detenerlo, ni siquiera el gran Mordekaiser podrá detenerlo. Ni siquiera los Demacianos.
-------
Frontera entre el reino De Demacia Y Noxus, junto al río Arnoh, final del verano.
Vanguardia del Ejercito Demaciano.
Treinta mil soldados al servicio del reino de Demacia se apiñaban en su frontera, próximos al nacimiento del río Arnoh.
Era un ejército colosal el que Tianna Guardia Corona había reunido. Se decía que una comitiva Noxiana se había acercado lo suficiente en las fronteras del Arnoh y eso había provocado que una parte dela Vanguardia Valerosa liderada por Tianna, una de las mejores mariscales del Rey Jarvan IV se hiciera presente para frenar aquel avance en seco. La gran mariscal del Rey había constituido una descomunal fuerza defensiva que parecía insuperable, capaz de resistir, como hicieran ya en el pasado, o en cualquier embate con sus enemigos en la frontera demaciana, por muy brutal que éste pudiera llegar a ser. Pese a todo, Tianna, la mariscal demaciana al mando de aquella parte del ejército de la Guardia Valerosa , se sentía inquieta. Entre los pelotones había algunos pueblerinos y éstos habían extendido por todo el ejército el rumor de que había una profecía antigua que predecía el nuevo ataque de un Rey Demoniaco, que lo arrasaría todo a su paso. La profecía aseguraba que nada podría oponérsele y que descendería sobre ellos implacable, inclemente. Estos rumores incomodaban a Tianna. Ella sabía combatir contra enemigos tangibles, de carne y hueso: Contra los magos, contra los noxianos y contra los caudillos del norte helado que recientemente habían empezado a atacar las fronteras en Fossbarrow, pero no sabía bien cómo derrotar una profecía.
Llegaron a la zona del encuentro. La Vanguardia se sentía extraña. Un día antes sus integrantes habían tenido una pesadilla espeluznante de un Dragón de miles de millones de Kilómetros de altura. Tianna, sin embargo, no pareció darle mucha importancia, pese a las advertencias de algunos pueblerinos que le pedían encarecidamente que esperara a los refuerzos de otro capitán de compañía, un joven que recientemente había ascendido a rango de Comandante y que había creado una nueva compañía con un nombre propio: Los Asendicar.
La mariscal no lo comprendía. ¿Cómo un mísero pueblerino había llegado a rango de comandante? Negó con la cabeza. Aquel joven cuyo nombre era Rovian, estaba infringiendo y violando leyes y costumbres muy antiguas. Eso podía ser peligroso. Podía mermar el orden en Demacia, negó con la cabeza. Volvió a concentrarse en el asunto que de verdad importaba, el supuesto ataque de las legiones Noxianas.
Tianna arrugó el ceño mientras escrutaba el horizonte. Nada. Sólo la inmensa pradera ante ellos, a medio camino entre el vergel del nacimiento del Rio Arnoh a su derecha y la pradera a su izquierda. Estaban a pocas millas del Pueblo de Idhun. Más al norte del sector se encontraba Sidur que ya había caído en manos del ejército enemigo. Tianna miraba a su alrededor y se sintió bastante segura. Tenía al mejor ejército del mundo, y había reunido a varios miles de soldados en una densa formación que podría detener el avance de cualquier enemigo, no importaba las nuevas unidades o estrategias que fueran a usar aquellas supuestas legiones que según ella se acercaban a sus fronteras. Además contaba con el apoyo de varios regimientos de caballería, que lucharían hombro con hombro para salvaguardar entre todos el bien común de las tierras Demacianas. Estaban preparados, eran muchos, más de cien mil, y compartían el mismo objetivo de defender aquel territorio costara lo que costara. Tianna avanzó al frente; seguía intrigada por el horizonte despejado. No se veía nada más que pradera verde y pasto, sólo se escuchaba el viento. De pronto comprendió lo que le inquietaba. No se oía a ningún pájaro, nada. Ordeno a los voladores de Dragarracos que surcaran los cielos e informaran del acercamiento de algún ejército. Y el sol a sus espaldas comenzaba a ascender, esa podía ser una ventaja para ellos. Sin embargo, aquel silencio resultaba muy misterioso. Fue entonces cuando una de las voladoras de Dragarracos descendió y empezó a dar sus informes:
--- Mi mariscal, es el ejército enemigo, se acercan, pero…--- Aquí la mujer se detuvo un tanto dubitativa.
A Tianna no le gusto ese silencio.
--- ¿Pero? ¿Qué ocurre? ¿Habla?
--- Es el ejército, no guarda semejanza con los noxianos, al parecer se trata de otro ejército, y vienen con unas extrañas criaturas, no sabría cómo describirlas. Yo…
Tianna Levanto la mano interrumpiendo a su exploradora.
--- Bien. Eso es todo. Ya averiguaremos de qué se trata todo esto.
--------
Retaguardia del ejército enemigo
El Rey Demoniaco Ancalaghon, es decir, el terror de los dioses y señor de señores, estaba subido en un carro adornado con rostros extraños y símbolos viejos y antiguos. El carro de guerra tenia ruedas que resplandecían al estar reforzadas con remaches de bronce y unas afiladas y largas puntas de plata que al ponerse en marcha cortaban el aire con sus afiladas aspas por ambos flancos. El vehículo estaba tirado por cuatro Nauglirs negros, fuertes, recubiertos con cotas de malla para protegerlos de las flechas y lanzas enemigas. Ancalaghon hacía que su carro avanzara despacio, al paso, siguiendo la estela del grueso de su ejército infinito. Habían sido muchos milenios los que se había mantenido inactivo, esperando a que Runnaterra se hiciera débil, como lo era ahora. Débil. Patético. Aun recordaba la vieja era y a su rival: Mordekaiser. ¿Qué habría sido del poderoso señor de la muerte? El renacido de Hierro, así le gustaba autoproclamarse. La última vez que lo había visto había sido en Sidón, en la campaña contra los Bactrianos, eso, hacia miles de años, y ahora que lo recordaba Mordekaiser le había hablado de una guerra civil en su amada Noxii, aunque parecía no preocuparse demasiado por aquello; era como si ya hubiera sabido de la inminente traición. En ese momento el Rey Demoniaco acertó muy bien que Mordekaiser ya sabía sobre la traición y había dejado que sucediera, quizá para ir a aquel lugar llamado Mithna Rachnu’un, un imperio que había creado en el Reino de la Muerte. Sonrió. Eso era interesante.
Ancalaghon aun repasaba en su mente a todos los rivales que se habían interpuesto en su camino hacia el control absoluto de la Runnaterra que le correspondía por derecho de herencia, como heredero único y legítimo de los Naugrim: primero en la primera Edad, es decir, en la época de las estrellas, tuvo que vérselas con Glaurum y con Arstaxactra de Koqru y luego con las revueltas los seguidores de Mordekiaser, dirigidas por sus generales más preeminentes: Molón y Sevhatar; también tuvo que sufrir y solucionar la defección de toda occidente, de la que aún quedaba pendiente el problema de Bactria y Kemrri, para este objetivo final había tenido que pactar con Mordekaiser, eso hacia miles de millones de años, pero en la actualidad aquellos imperios se habían extinguido, ya no quedaba ni el recuerdo de lo que habrían sido. Ahora aquella región era conocida como Shurima.
“Patético” Pensó.
Antes el occidente y el oriente eran regiones poderosas y no necesitaban de ascendidos o de bendiciones mágicas o axiomantes estúpidos para mostrar su fortaleza. Era increíble que los seres humanos de aquella región hubieran olvidado la fuerza que los movía por dentro. Un poder más allá de la magia. Bueno, mejor para él, quizá más adelante podría tomar aquella basta región y someterlo a su dominio como habían hecho en el pasado. Por ahora solo necesitaba un establecimiento y que mejor lugar que aquella zona entre el débil imperio Noxiano y el Demaciano. Esto si le divertía: el poderoso imperio de Noxii reducido a un imperio débil, gobernado por tres idiotas y por uno que se había dejado poseer por un demonio: Raum. No podían mostrar más debilidad, En sus tiempos habrían matado a cualquier mortal por dejarse poseer por un demonio. Dejarse poseer por una entidad demoniaca era indicativo de inseguridad, y más aún, de debilidad. Ya en su momento Mordekaiser pondría orden en aquella región. Aquello no era de su incumbencia.
Ancalaghon miró al cielo: un día despejado aunque había unas extrañas aves que volaban y surcaban los cielos. Aunque al descender en dirección al río y divisar la línea del ejército demaciano, el rey se percató de que el sol, en su lento ascenso hacia lo alto del cielo, les cegaría.
El comandante o general de aquel ejército se había situado con el sol naciente a sus espaldas. Eran hábiles aquellos demacianos, había que reconocerlo. A Ancalaghon no le gustaban los retrasos. Argilak, su primer general acababa de llegar desde la vanguardia del ejército para recibir órdenes y el rey se dirigió a él con instrucciones precisas.
--- Haz avanzar la falange de inmediato.
--- ¿Contra el sol, mi temido señor? ---preguntó Argilak, no con duda, sino sólo buscando una confirmación de la orden.
--- Contra el sol ---se reafirmó el rey---. Usa los nuevos escudos que hemos diseñado para contrarrestar el sol. Será la misma táctica de siempre, el yunque y el martillo, pero esta vez modificare las cosas un poco, solo un poco.
Argilak sonrió.
--- Así se hará, mi rey. ---Y montando en un Valaruma de fuego que un soldado le dispuso, partió al galope hacia las unidades de vanguardia.
Todo estaba en marcha y el ejército demaciano no lo sabía.
--- Mi señor.
Ancalaghon volvió a voltearse para ver con seriedad a su otro explorador.
--- ¿Sucede algo?
--- Hemos averiguado la identidad de la general del ejército demaciano.
--- ¿La?
El explorador aguardo unos segundos en responder.
--- Si mi señor, al parecer es mujer.
Ancalaghon sonrió.
--- Vaya, que interesante, es mujer. Esto lo pone más interesante. Pues hay que mostrarle a esa mujer que no se hace trabajos de hombre.
Informa a los conductores de bestias, los quiero listos para el momento.
--- Así se hará, mi temido señor.
----------------
Vanguardia del ejercito Demaciano. Centro de la formación de la Vanguardia Valerosa
Tianna vio emerger en el horizonte al temido ejército del que sus exploradores hablaban. Eran miles, veinte mil, treinta mil, quizá algo más, acertó con extrañeza de que no guardaban semejanza alguna con las armaduras de los Noxianos. Estos eran diferentes y su ejército era más ordenado, más complejo. En las alas se veía a dos cuerpos de caballería. Jinetes a caballo y jinetes montados en otros animales extraños parecidos a lagartos gigantes. No era frecuente ver cuerpos armados de jinetes sobre criaturas semejantes, pero aquello no la importunó demasiado. Ya estaban ahí. Eso era lo importante. La espera había terminado. Al menos, en lo referente a visualizar al enemigo.
Tianna miró al cielo. El sol se elevaba lentamente y aún seguía a sus espaldas. No atacarían hasta pasadas unas horas. No tenía sentido hacerlo con el sol de cara. Los nuevos invasores esperarían. Eso era extraño. ¿Por qué estaban esperando? ¿Si esperaban más estarían en desventaja. Aquello no tenía ningún maldito sentido. No tenía ningún maldito sentido.
La mariscal caminaba relajada frente a sus tropas. Las examinaba con minuciosidad. Los escudos estaban limpios y las espadas eran largas y eso podía cambiar el curso de cualquier combate, las empuñaduras preparadas por manos firmes y los escudos colocados en formación. Resistirían. Tianna se volvió hacia el enemigo. Estos habían dispuesto una formación similar, pero para su sorpresa habían colocado unas lanzas tremendamente largas y empezaban a colocarse en una extraña formación. La formación, si a aquello se podía llamar formación, se asemejaba a un muro de picas: Primero, los de la primera fila colocaron sus enormes lanzas en ristre, y los de la segundo en vertical, acto seguido uno de los jefes militares, un general rugió y las filas de piqueros avanzaron rugiendo y cantando, al tiempo que un cuerno de guerra anunciaba el avance de aquella extraña formación que poco a poco se acercaba hacia la infantería demaciana.
Entonces Tianna dio órdenes de avanzar y solo le quedo observar. Seguía avanzando. La formación enemiga se encontraban a unos tres mil pasos. Era una distancia prudente para detenerse, pero seguían avanzando, no dudaban, no vacilaban, avanzaban impertérritos, sin miedo, sin temor, al tiempo que el constante sonido de sus pasos hacia retemblar la tierra. Tianna se detuvo y apretó los labios. El enemigo proseguía con su avance, impertérrito. ¿No les molestaba el sol? No era lógico atacar así.
Dos mil quinientos pasos.
Las puntas de aquellas exageradas y largas lanzas brillaban bajo la intensa luz del día. Tianna carraspeó y escupió en el suelo una vez más. Al volver a alzar la mirada observó que el avance del ejército enemigo no se detenía.
A dos mil pasos y seguían.
Tianna se pasó el dorso de la mano por debajo de la nariz. Se dio la vuelta entonces hacia uno de sus oficiales.
--- ¡Mi espada! ---gritó, y el poderoso tono de su voz transmitió a sus hombres el mensaje. Todos tensaron los músculos-- -. ¡Preparados para el ataque---vociferó la mariscal, y su orden se repitió a lo largo de la interminable línea defensiva del ejército demaciano.
Mil cuatrocientos, mil trescientos, mil doscientos pasos y no se detenían.
Tianna observaba las enormes y exageradamente largas lanzas del enemigo y había algo que no le gustaba, pero no sabía bien qué era.
Mil pasos.
--- ¡Que se preparen los arqueros! ---ordenó Tianna---. ¡Una lluvia de flechas apaciguará su avance! Varios miles de arqueros ajustaron sus arcos tras la larga línea de la primera formación. Era probable que el enemigo hiciera lo propio.
--- ¡Demacianos , preparad vuestros escudos! ---aulló la mariscal. Los demacianos de su formación levantaron sus escudos para protegerse de una posible lluvia de flechas, mientras en el fondo de sus corazones esperaban que las flechas no fueran a embestirles.
Ochocientos pasos, setecientos, seiscientos.
Aún no estaban a tiro de los arqueros. Debía esperar más. Tianna no llegaba a ver las alas. Sus oficiales de caballería deberían de decidir qué hacer, al menos en el principio del combate. Tras la embestida inicial, una vez asegurada la posición, iría a una de las alas para comprobar que las caballerías cumplían su función frente a la caballería del enemigo. Mantener la formación era clave, pero las alas debían resistir también o todo podría venirse abajo.
Quinientos, cuatrocientos, trescientos pasos.
Tianna iba a ordenar que los arqueros dispararan, cuando de improviso la formación enemiga se detuvo en seco. El contraste entre el ruido de los miles de pisadas avanzando con el silencio que sobrevino al detenerse de golpe era sobrecogedor. Tianna admiraba la disciplina incluso en el enemigo. Era una bonita exhibición, pero todo eso daba igual. No estaban en un desfile, sino en una batalla. La mariscal alzó su brazo para dar la orden a los arqueros cuando de pronto la extraña formación enemiga, treinta mil soldados, alzaron sus escudos. El sol reflejó sobre la superficie de los mismos con tal fuerza que cegó a todos los demacianos.
--- ¡Ahora, disparad ahora! ---gritó Tianna, pero ya era tarde, demasiado tarde. Los arqueros disparaban sin ver, cegados por treinta mil escudos que actuaban como espejos del sol y que herían la vista de sus contrincantes.
--- Escudos de plata ---comentó en voz baja uno de los oficiales ---. Están usando escudos de Plata. La Mariscal hizo callar al oficial con una mirada fulminante y volvió a dar órdenes.
--- ¡Escudos en tierra¡ ¡Hay que resistir su carga y protegerse de las flechas enemigas! ¡Escudos en tierra! ¡Ni un paso atrás! ¡Resistid!
Tianna daba las órdenes que debían darse a pesar del dolor ocular de su Guardia Valerosa.
Aquellos escudos de plata enemigos estaban retrasando el avance de la formación y el ataque de los arqueros. No se podía ver bien contra el reflejo del sol en aquellos malditos escudos. Era por eso por lo que estaban confiados. Tianna creyó ver al enemigo a unos doscientos pasos, luego la luz del reflejo de uno de aquellos escuderos la cegó, se situó entonces justo detrás de la línea principal. Miró otra vez. Parecían estar muy cerca. Se escuchaba al enemigo gritando. De pronto llegó el impacto brutal. Muchos de los demacianos de primera línea fueron atravesados por los piqueros enemigos. Más de lo que era esperable. Demacianos de la segunda y tercera fila reemplazaron con rapidez a los caídos y al fin pareció contenerse la avalancha enemiga, pero habían caído muchos soldados de la Vanguardia Valerosa bajo su mando. No era lógico. Tianna se acercó a la línea de la formación. Los enemigos empujaban y sus hombres y mujeres hacían todo lo posible por mantener la línea, pero de cuando en cuando una de aquellas lanzas exageradamente largas asomaba entre sus hombres y atravesaba a un soldado en el hombro, en la garganta o el pecho; en el cielo también habían empezado algunos combates y los dragarracos caían como lluvia.
Tianna comprendió lo que no le había gustado de aquellas lanzas: eran más largas, de casi 30 codos, cuando sus hombres solo usaban espadas. Esos codos de más les daban ventaja a los enemigos y los malditos parecían estar bien entrenados para sacar partido de aquella circunstancia. Sus hombres, pese a todo, parecían contraponer a la insuficiencia de sus armas con un mayor coraje y entrega. La línea se mantenía. Habían perdido muchos más hombres, pero la formación se mantenía. La cuestión era por cuánto tiempo más. El enemigo ni siquiera había utilizado arqueros. ¿Tanta confianza tenían en sí mismos? Tianna miró hacia los extremos de su formación. ¿Y las alas?
--- ¡Mi caballo! ---pidió la mariscal, y una hermosa yegua blanca apareció de entre los arqueros---. ¡Mantened la posición a toda costa! ¡Ni un paso atrás! ---fue lo último que ordenó a sus oficiales, y partió hacia el extremo izquierdo de su ejército. Tenía que saber qué ocurría con la caballería.
---------------
Retaguardia del ejército enemigo.
--- Parece que resisten ---comentó el rey Ancalaghon a sus consejeros y a su joven hijo Keleborn reunidos a su alrededor para contemplar el transcurso del combate. Ephiartes, el consejero del rey, guardaba silencio.
--- Deberíamos haber mandado a los valaraukar de fuego, a las bestias por delante o transformarnos y acabar con esto de una vez, ---dijo Keleborn nervioso.
Su padre le miró con severidad.
--- Tienes la impaciencia propia de tu juventud, pero impropia de un futuro rey ---le respondió Ancalaghon sin inmutarse-; la prudencia es siempre mejor consejera. Siempre estamos a tiempo de usar las bestias o de transformarnos y, de momento, quiero ser más cauto. ---Su hijo sabía del plan de su padre de intentar tener más y más bestias hasta conseguir una fuerza colosal invencible en todo Runnaterra, y más aún, en todo el mundo conocido, así que bajó la mirada y calló.
--- Hay que ver qué ocurre con las unidades de catafractor, veo que los demacianos tienen algo parecido, pero ahora que los veo bien parecen juguetes de niño, parecen una patética imitación de nuestros catafractor, por ahora deberíamos usar a la caballería ligera- -añadió Toante algo más cauto. El rey asintió un par de veces mientras respondía a Toante.
--- Estoy de acuerdo. Hay que ver lo que ocurre con las nuevas unidades de catafractor, pronto tendremos que ponerlos en acción y usarlos para contrarrestar el ataque de la caballería demaciana; por ahora hay que usar a la caballería ligera. Hoy nos la veremos. Ahora escuchen, en esta batalla y en las siguientes no usaremos magia. Me se dé buena manera por mis espías que estos Demacianos usan armaduras que les permiten absorber la magia, una pena que no sepan usar esa magia en su armadura, y si, ---añadió--- llevas razón Toante, tienen unidades algo parecidas a nuestros catafractor, pero no guardan mucha semejanza, más bien parece que tienen a esas unidades de decoro. Habrá que ver como esta mariscal o general usa a su caballería.
Keleborn miró de reojo con rencor y furia contenida a Toante, este último le estaba quitando la atención de su padre, pero no dijo nada. Ephiartes, el veterano consejero de Ancalaghon, veía con prevención el rencor latente de Keleborn hacia Toante. No era inteligente por parte de Ancalaghon promover ese enfrentamiento entre primo e hijo. Un ejército con generales que se desconfiaban entre sí o que competían de forma desmesurada por satisfacer las ansias de victoria del rey podía conducir todos los planes a un desastre, pero se guardó sus pensamientos. El rey no estaba para disensos esa mañana.
---------
Ejército Demaciano. Ala izquierda de la Vanguardia Valerosa.
Tianna llegó junto a la caballería en el extremo izquierdo de su ejército. La lucha era ya encarnizada. Los jinetes Demacianos y los jinetes del invasor combatían en una confusa maraña contra lanzas y otros jinetes enemigos montados en lagartos gigantes derribaban a la caballería ligera. Los Dahas, es decir, los jinetes de lagarto eran una nueva unidad del ejército de Ancalaghon en donde dos guerreros montaban en una sola criatura, que al entrar en combate, uno de los dos desmontaba y desde tierra hería a las monturas enemigas. Por su parte, los jinetes de la caballería ligera se beneficiaban de la mayor envergadura de esos animales, de modo que podían atacar a los demacianos desde más arriba, haciendo que sus golpes de espada hacia abajo fueran más potentes, para lo cual se ayudaban de unas armas que empuñaban con destreza. Tianna azuzó a su yegua y se introdujo en medio de la contienda. Consiguió zafarse de uno de los guerreros que había desmontado y le clavó su espada entre los ojos. Luego se adentró hasta embestir con su caballo a uno de los Dahas. Una espada le rozó la sien. Tianna se revolvió y sesgó de un tajo poderoso la mano que blandía el guerrero. Ella, la gran mariscal del rey, no era una del montón. Era Tianna. Veterana desde niña, desde siempre. No se iba a dejar amedrentar por guerreros de aspecto horrido y por un puñado de jinetes más o menos bien adiestrados.
Los malditos necesitarían algo más si querían hacerles retroceder.
--- ¡Masacrad a estos malditos! ¡Mantened las posiciones!
La voz de la mariscal reverberó por encima del fragor de la batalla inyectando ánimos a los guerreros de su ejército.
-------------
Retaguardia del ejército enemigo
Argilak había sido llamado por el rey.
Ancalaghon quería saber de primera mano cómo iban las cosas en el frente de la falange hoplat.
--- Resisten, mi rey ---respondió Argilak sin añadir más. Respiraba entrecortadamente y tenía sangre enemiga salpicada por brazos y piernas.
El rey miró el líquido rojo con aprecio. Argilak no era un genio, pero era un servidor leal y eso ya era mucho en los tiempos que le había tocado vivir.
--- ¿Y en las alas? ---inquirió el rey.
--- Por lo que me han dicho mis oficiales, ni los dahas ni la caballería ligera han conseguido abrir brecha alguna en ninguno de los dos extremos. No perdemos ni mucho ni menos, pero estamos estancados ---concluyó Argilak, sacudiéndose polvo y sangre entremezclados. Esperaba órdenes. Keleborn volvió a mirar a su padre, pero sin decir nada.
El rey cruzó sus ojos con los de su hijo y tras un segundo de silencio asintió una vez mientras daba las nuevas instrucciones.
--- ¡La resistencia de esa mujer empieza a resultarme impertinente! ¡Que las unidades de catafractos reemplacen a las fuerzas de caballería de las alas! ¡Keleborn, tú dirigirás el ataque por nuestra ala derecha y Toante, tú por la izquierda! ---Y luego, bajando la voz, pero de modo aun claramente nítido para todos---: Quiero acabar con esto antes del mediodía. Tengo hambre. Hambre de carne humana. Quiero prisioneros, me los comeré más adelante.
---------
Ejército Demaciano. Ala izquierda de la Vanguardia Valerosa.
Tianna había recibido un corte en uno de sus hombros. No era profundo y su armadura había amortiguado el impacto, pero la habían herido. Su sangre se confundía con la de una decena de enemigos que había abatido con los mandobles de su espada. Estaba cansada, pero no derrotada. Sus jinetes, valerosos, fuertes y valientes habían mantenido la pugna y el ala izquierda no había cedido terreno. Y de pronto las buenas noticias llegaban de todas partes: El ejército Invasor retrocedía, y en el ala derecha llegaba una oficial que confirmaba lo mismo. Los invasores replegaban su caballería. Si la formación de la Vanguardia Valerosa no estuviera tan estancada en el centro podría ordenar un avance, pero quizá fuera su oportunidad para intentar deshacer las alas enemigas y atacar la extraña formación de sus rivales por los extremos.
--- ¡Reagrupaos! ¡Rehaced la formación! ---Tianna gritaba mientras sus pensamientos se atropellaban. Estaba considerando lanzar una carga de persecución contra el enemigo que se batía en retirada, cuando observó algo que le hizo dudar. Los jinetes de sus enemigos, es decir, su caballería ligera se dividían en dos mientras galopaban hacia sus posiciones de retaguardia dejando un amplio pasillo central por el que emergían nuevas unidades montadas, estos eran diferentes. Los nuevos jinetes parecían cabalgar sobre caballos más robustos, pero no galopaban sino que más bien avanzaban al trote al tiempo que sus conductores portaban unas lanzas negras como la oscuridad exterior y lo empuñaban en vertical sin colocarse en posición de combate. Sin embargo, a medida que se acercaban la mariscal pudo comprobar que los jinetes que montaban aquellos pesados animales estaban recubiertos de cotas de malla de metal por todo el cuerpo, con brazos, piernas, pecho, todo perfectamente protegido y, lo más sorprendente aún: las propias bestias estaban completamente recubiertas de mallas densas que debían pesar una enormidad, pero que los caballos acertaban a trasladar con un trote decidido y, aparentemente, irrefrenable. Tianna sabía lo que se les venía encima. En la biblioteca del palacio del rey habían historias y mitos sobre los temibles catafractor de un rey demoniaco cuyo nombre había sido olvidado. Según lo que había leído y lo que había acertado a comprender, era que aquellas unidades eran lentas en sus maniobras, pero que esa lentitud la compensaban con su robustez absoluta. Se trataba de caballos y jinetes completamente acorazados, prácticamente indestructibles. Tianna, como otros muchos, pensaba en aquéllas eran historias del pasado, anteriores a las guerras Runicas.
La mariscal vio desaparecer a la caballería ligera tras las pesadas unidades catafractas. El suelo empezó a temblar bajo las pezuñas de su propia montura y el estruendo monocorde del avance de los caballos blindados penetró en los oídos de los jinetes del ejército demaciano que como ella, se sentían extrañados de ver unidades extrañas y nuevas, que nunca habían visto en un campo de batalla. Tianna se pasó la sudorosa y ensangrentada mano derecha por la boca. Tenía sed, pero ahora no había tiempo.
--- ¡Manteneos firmes! ¡Los caballos en línea! -Dudaba. No sabía si ordenar una carga o recibir a aquella temible caballería blindada allí mismo, todos juntos, detenidos sobre la pradera del Arnoh. Sabía que la duda era el principio de la derrota---. ¡A la carga, a la cargaaaaaa!
Ambas caballerías, la ligera Demaciana y la blindada enemiga se encontraron en aquel inmisericorde campo de batalla, al tiempo que los jinetes enemigos, dos manos en sus respectivas lanzas se colocaban en posición de combate, rugiendo, para así, acabar con aquellos demacianos que se creían muy osados de meterse en su camino.
Y ahí estaba Tianna, Guardia Corona, la primera en impulsar su yegua contra las unidades blindadas de catafractos que se lanzaban contra ellos. En pocos metros, los jinetes demacianos consiguieron una velocidad de carga muy superior a la de los caballos acorazados de los jinetes enemigos. Aquello insufló un soplo de esperanza en el compungido corazón de Tianna, pero aun así, a pesar de todo eso, tenía un mal presentimiento.
Y entonces, ambas caballerías se encontraron y chocaron. Impactaron con una fuerza más allá de la natural, algunos soldados volaron por los aires, otros fueron despedidos y murieron con una lanza clavada en el pecho. El choque fue bestial. Los caballos de los unos y los otros se estrellaron de forma brutal, pero en lugar de crearse la típica maraña de caballerías enemigas, tras el primer impacto y la consecuente caída de los animales de primera línea, una vez que los demacianos habían perdido la fuerza de su carga, los catafractos del rey Ancalaghon retomaron su avance empujando al enemigo hacia atrás. Tianna lanzó una lanza contra uno de los jinetes enemigos, pero éste se cubrió con un escudo y la lanzase desvió de su trayectoria. Tianna veía a sus hombres intentando herir a guerreros y bestias enemigas con las espadas o las lanzas, pero la mayoría de los golpes se estrellaba una y otra vez contra las poderosas protecciones de metal de los catafractos. En ese preciso momento, los catafractos, lentos pero tenaces, respondían con sus propias lanzas y con certeros golpes de espada a los mandobles demacianos. Pronto Tianna vio como decenas de sus jinetes caían heridos entre horribles gritos de dolor para terminar siendo pisoteados por los caballos que, con el peso adicional del metal protector que transportaban sobre sí, parecían bestias titanicas que lo arrasaban todo a su paso. La mariscal intentó reagrupar a sus jinetes para establecer una línea defensiva del ala izquierda de su ejército, pero los catafractos, ajenos a las inútiles maniobras del ejército demaciano, continuaban su avance como fantasmas venidos de otro mundo, de otro tiempo, de otra era anterior a la Runnaterra conocida, como seres casi inmortales, fríos, sólo concentrados en su destino de destruir por completo al enemigo que, obstinado, intentaba sobrevivir a su imperturbable carga de hierro y sangre.
Tianna era una militar curtida, madura y decidida. En el campo de batalla, sabía lo que debía hacerse, cómo debía hacerlo y en qué momento. Ordenó la retirada. Aquel flanco estaba perdido. Perdido.
submitted by UrmahraR345 to LeagueOfLegendsLatino [link] [comments]


2020.04.08 05:32 alforo_ Critóbal Colón, el genocida sin escrúpulos

Desde los tiempos inmemoriales de la escuela nacional católica del franquismo, se nos enseñó que Colón era nuestro héroe histórico, que había descubierto el «nuevo» continente y llevado la civilización a los «indios» que lo habitaban. Con el transcurso del tiempo descubrimos que Colón no era ni siquiera español, ni había descubierto un nuevo continente, y que lo que había en aquel continente no eran «indios» sino aborígenes americanos. En este didáctico trabajo del historiador estadounidense a Howard Zinn nos descubre el rostro macabro de un Colón del que nunca nos habían hablado en la escuela.

CRISTÓBAL COLÓN, EL GENOCIDA SIN ESCRÚPULOS
«Los hombres y las mujeres arawak, desnudos, morenos y presos de la perplejidad, emergieron de sus poblados hacia las playas de la isla y se adentraron en las aguas para ver más de cerca el extraño barco.
Cuando Colón y sus marineros desembarcaron portando espadas y hablando de forma rara, los nativos arawak corrieron a darles la bienvenida, a llevarles alimentos, agua y obsequios.
«Nos trajeron loros y bolas de algodón, – escribió Colón en su diario – langas y muchas otras cosas más que cambiaron por cuentas cascabeles de halcón. No tuvieron ningún inconveniente en darnos todo lo que poseían… Eran de fuerte constitución, con cuerpos bien hechos» hermosos rasgos… Al enseñarles una espada, la cogieron por la hoja y se cortaron al no saber lo que era. Con cincuenta hombres los subyugaríamos a todos, con ellos haríamos lo que quisiéramos».
Estos arawaks de las Islas Antillas se parecían mucho a los indígenas del continente, que eran extraordinarios – así los calificarían repetidamente los observadores europeos- por su hospitalidad, su entrega a la hora de compartir. Estos rasgos no estaban precisamente en auge en la Europa renacentista, dominada por la religión de los Papas, el gobierno de los reyes y la obsesión por el dinero que caracterizaba la civilización occidental y su primer emisario a las Américas, Cristóbal Colón.
ENFEBRECIDO POR EL ORO
La cuestión que más acuciaba a Colón era: ¿dónde está el oro? Había convencido a los reyes de España a que financiaran su expedición a esas tierras. Esperaba que al otro lado del Atlántico -en las «Indias» y en Asia – habría riquezas, oro y especias. Como otros ilustrados contemporáneos suyos, sabía que el mundo era esférico y que podía navegar hacia el oeste para llegar al Extremo Oriente.
España acababa de unificarse formando uno de los nuevos Estado-nación modernos, como Francia, Inglaterra y Portugal. Su población, mayormente compuesta por campesinos, trabajaba para la nobleza, que representaba el 2% de la población, siendo éstos los propietarios del 95% de la tierra.
España se había comprometido con la Iglesia Católica, había expulsado a todos los judíos y ahuyentado a los musulmanes. Como otros estados del mundo moderno, España buscaba oro, material que se estaba convirtiendo en la nueva medida de la riqueza, con más utilidad que la tierra porque todo lo podía comprar.
Había oro en Asia, o así se pensaba, y ciertamente había seda y especias, porque hacía unos siglos, Marco Polo y otros habían traído cosas maravillosas de sus expediciones por tierra. Al haber conquistado los turcos Constantinopla y el Mediterráneo oriental, y al estar las rutas terrestres a Asia en su poder, hacía falta una ruta marítima. España decidió jugar la carta de una larga expedición a través de un océano desconocido. El objetivo era claro: obtener esclavos y oro.
EL NEGOCIO DEL «DESCUBRIMIENTO»
A cambio de la aportación de oro y especias, a Colón le prometieron el 10% de los beneficios, el puesto de gobernador de las tierras descubiertas, además de la fama que conllevaría su nuevo título: Almirante del Mar Océano. Era comerciante de la ciudad italiana de Génova, tejedor eventual -hijo de un tejedor muy habilidoso-, y navegante experto.
Embarcó con tres carabelas, la más grande de las cuales era la Santa María, velero de unos treinta metros de largo, con una tripulación de treinta y nueve personas. Colón nunca hubiera llegado a Asia, que distaba miles de kilómetros más de lo que él había calculado, imaginándose un mundo más pequeño. Al cubrir la cuarta parte de esa distancia dio con una tierra desconocida que no figuraba en mapa alguno y que estaba entre Europa y Asia: las Américas.
Esto ocurrió a principios de octubre de 1492, treinta y tres días después de que él y su tripulación hubieran zarpado de las Islas Canarias, en la costa atlántica de África. De repente vieron ramas flotando en el agua, pájaros volando. Entonces, el día 12 de octubre, un marinero llamado Rodrigo vio la luna de la madrugada brillando en unas arenas blancas y dio la señal de alarma. Eran las islas Antillas, en el Caribe. Se suponía que el primer hombre que viera tierra tenía que obtener una pensión vitalicia de 10.000 maravedíes, pero Rodrigo nunca la recibió. Colón dijo que él había visto una luz la noche anterior y fue él quien recibió la recompensa.
Cuando se acercaron a tierra, los indios arawak les dieron la bienvenida nadando hacia los buques para recibirles. Los arawak vivían en pequeños pueblos comunales, y tenían una agricultura basada en el maíz, las batatas y la yuca. Sabían tejer e hilar, pero no tenían ni caballos ni animales de labranza. No tenían hierro, pero llevaban diminutos ornamentos de oro en las orejas. Este hecho iba a traer dramáticas consecuencias: Colón apresó a varios de ellos y les hizo embarcar, insistiendo en que le guiaran hasta el origen del oro. Luego navegó a la que hoy conocemos como isla de Cuba, y luego a la Hispaniola -la isla que hoy se compone de Haití y la República Dominicana-. Allí, los destellos de oro visibles en los ríos y la máscara de oro que un jefe indígena local ofreció a Colón provocaron visiones delirantes de oro sin fin.
LA PRIMERA BASE MILITAR EUROPEA EN AMÉRICA
En Hispaniola, Colón construyó un fuerte con la madera de la Santa María, que había embarrancado. Fue la primera base militar europea en el hemisferio occidental. Lo llamó Navidad, y allí dejó a treinta y nueve miembros de su tripulación con instrucciones de encontrar y almacenar oro. Apresó a más indígenas y los embarcó en las dos naves que le quedaban. En un lugar de la isla se enzarzó en una lucha con unos indígenas que se negaron a suministrarles la cantidad de arcos y flechas que él y sus hombres deseaban. Dos fueron atravesados con las espadas y murieron desangrados. Entonces la Niña y la Pinta embarcaron rumbo a las Azores y a España. Cuando el tiempo enfrió, algunos de los prisioneros indígenas murieron.
El informe de Colón a la Corte de Madrid era extravagante. Insistió en el hecho de que había llegado a Asia –se refería a Cuba– y a una isla de la costa china (Hispaniola).
«Hispaniola es un milagro. Montañas y colinas, llanuras y pasturas, son tan fértiles como hermosas… los puertos naturales son increíblemente buenos y hay muchos ríos anchos, la mayoría de los cuales contienen oro… Hay muchas especias, y nueve grandes minas de otros metales…»
Los indígenas, según el informe de Colón:
«son tan ingenuos, generosos con sus posesiones que nadie que no les hubiera visto se lo creería».
Concluyó su informe con una petición de ayuda a Sus Majestades, y ofreció que, a cambio, en su siguiente viaje, les traería «cuanto oro necesitasen… y cuantos esclavos pidiesen«. Se prodigó en expresiones de tipo religioso:
«Es así que el Dios eterno, Nuestro Señor, da victoria a los que siguen Su camino frente a lo que aparenta ser imposible».
FRACASO DE LA RESISTENCIA
Los arawaks intentaron reunir un ejército de resistencia, pero se enfrentaban a españoles que tenían armadura, mosquetes, espadas y caballos. Cuando los españoles hacían prisioneros, los ahorcaban o los quemaban en la hoguera. Entre los arawaks empezaron los suicidios en masa con veneno de yuca. Mataban a los niños para que no cayeran en manos de los españoles. En dos años la mitad de los 250.000 indígenas de Haití habían muerto por asesinato, mutilación o suicidio.
TESTIMONIO DEL GENOCIDIO
La principal fuente de información sobre lo que pasó en las islas después de la llegada de Colón -y para muchos temas, la única- es Bartolomé de las Casas. De sacerdote joven había participado en la conquista de Cuba. Durante un tiempo fue el propietario de una hacienda donde trabajaban esclavos indígenas, pero la abandonó y se convirtió en un vehemente crítico de la crueldad española. Las Casas transcribió el diario de Colón y, a los cincuenta años, empezó a escribir una Historia de las Indias en varios volúmenes.
Las Casas habla del tratamiento de los indígenas a manos de los españoles:
«Testimonios interminables… dan fe del temperamento benigno y pacífico de los nativos… Pero fue nuestra labor la de exasperar, asolar, matar, mutilar y destrozar; ¿a quién puede extrañar, pues si de vez en cuando intentaban matar a alguno de los nuestros?… El almirante, es verdad, fue tan ciego como los que le vinieron detrás, y tenía tantas ansias de complacer al Rey que cometió crímenes irreparables contra los indígenas…»
EPÍLOGO
El hecho de enfatizar el heroísmo de Colón y sus sucesores como navegantes y descubridores y de quitar énfasis al genocidio que provocaron no es una necesidad técnica sino una elección ideológica. Sirve -se quiera o no- para justificar lo que pasó.
Lo que quiero resaltar aquí no es el hecho de que debamos acusar, juzgar y condenar a Colón in absentia, al contar la historia. Ya pasó el tiempo de hacerlo; sería un inútil ejercicio académico de moralística. Quiero hacer hincapié en que todavía nos acompaña la costumbre de aceptar las atrocidades como el precio deplorable pero necesario que hay que pagar por el progreso.
El tratamiento de los héroes (Colón) y sus víctimas (los arawaks), -la sumisa aceptación de la conquista y el asesinato en el nombre del progreso-. es sólo un aspecto de una postura ante la historia que explica el pasado desde el punto de vista de los gobernadores, los conquistadores, los diplomáticos y los líderes. Es como si ellos -por ejemplo, Colón– merecieran la aceptación universal; como si ellos, – los Padres Fundadores, Jackson, Lincoln, Wilson, Roosevelt, Kennedy, los principales miembros del Congreso, los famosos jueces del Tribunal Supremo-, representaran a toda la nación.
No debemos aceptar la memoria de los estados como cosa propia. Las naciones no son comunidades y nunca lo fueron. La historia de cualquier país, si se presenta como si fuera la de una familia, disimula terribles conflictos de intereses (algo explosivo, casi siempre reprimido) entre conquistadores y conquistados, amos y esclavos, capitalistas y trabajadores, dominadores y dominados por razones de raza y sexo.
Prefiero explicar la historia del descubrimiento de América desde el punto de vista de los arawaks; la de la Constitución, desde la posición de los esclavos; la de Andrew Jackson, tal como lo verían los cherokees; la de la Guerra Civil, tal como la vieron los irlandeses de Nueva York; la de la Guerra de México, desde el punto de vista de los desertores del ejército de Scott; la de la eclosión del industrialismo, tal como lo vieron las jóvenes obreras de las fábricas textiles de Lowell; la de la Guerra Hispano-Estadounidense vista por los cubanos; la de la conquista de las Filipinas tal como la verían los soldados negros de Luzón; la de la Edad de Oro, tal como la vieron los agricultores sureños; la de la 1 Guerra Mundial, desde el punto de vista de los socialistas, y la de la Segunda vista por los pacifistas; la del New Deal de Roosevelt, tal como la vieron los negros de Harlem; la del Imperio Americano de posguerra, desde el punto de vista de los peones de Latinoamérica. Y así sucesivamente, dentro de los límites que se le imponen a una sola persona, por mucho que él o ella se esfuercen en «ver» la historia desde otros puntos de vista.
Howard Zinn, autor del texto que reproducimos, es un célebre historiador estadounidense, que ha publicado más de 20 libros sobre esa materia. Nacido en Brooklyn, en 1922, falleció en California en el año 2010, a los 87 años.
Desde la década de 1960, Zinn fue un auténtico referente en su país en la lucha por los derechos civiles y el movimiento antibélico . Entre sus libros más conocidos en el exterior, se encuentra «A People’s History of the United States», editada en castellano bajo el título de «La otra historia de los Estados Unidos».
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2020.02.20 18:21 mc_ars0 Del dum

Me encanta ser blanco, y estoy orgulloso de serlo, estoy orgulloso de tener sangre española. Y aunque a muchos españoles les causaría rechazo la idea, yo me moriría de alegría si supieran que algunos de los antepasados perteneció al imperio español. Me encanta mi piel clara, me encanta mi heterocromia, me encanta mi ojo de color verde, mi ojo de color miel, mi nariz respingada, mi forma de mi cráneo, mis labios. Amo a las mujeres blancas, son las mujeres más bellas que existen ante mis ojos. Me encanta la historia, la cultura, el arte de Europa, lo considero lo más increíble que le ha pasado a la humanidad, adoro los idiomas, la música, las tierras son hermosas, me encantan sus ideas, sus valores y estoy orgulloso de ser un blanco en latinoamerica.
submitted by mc_ars0 to copypasta_es [link] [comments]


2019.12.30 04:04 Phleven_Brown Me encanta ser blanco y estoy orgulloso de serlo

Me encanta ser blanco y estoy orgulloso de serlo me encanta tener sangre europea y aunque a muchos blancos les causaría rechazo la idea, yo me moriría de alegría si supiera que alguno de mis antepasados perteneció al Imperio español. Me encanta mi piel blanca, me encanta mi heterocromía (mi ojo color verde, mi ojo color miel) mi nariz respingada la forma de mi cráneo mis labios. Amo a las mujeres blancas son las mujeres más bellas que existen ante mis ojos. Me encanta la cultura, la historia y el arte de Europa, los considero lo más increíble que le ha pasado a la humanidad, adoro los idiomas las tierras la música, las tierras son hermosas, me encantan sus ideas, sus ideales, sus valores estoy orgulloso de ser un blanco en Latinoamérica, porque siempre fueron los blancos los que hicieron la mayor aportación a mi país, no me siento culpable por lo que hizo el Imperio británico en África, los mismos negros vendían a su propia raza, lo siguen haciendo hasta el día de hoy fueron los blancos quienes los liberaron y fueron los blancos quienes mejoraron su calidad de vida, ahora que se han deshecho de ellos con violencia es cuando África ha ido empeorando. No me siento mal por la santa inquisición, gracias a ella los musulmanes no tomaron Europa, los blancos de América fueron quienes desearon integrar a todas las razas en su sociedad, quienes decidieron darle una oportunidad a los demás. No me interesa el nazismo en Alemania, es un país con aportes maravillosos, los chinos han matado a millones y millones más, así como los (((judíos))), así como los indígenas se mataban entre ellos antes de que llegarán los españoles quienes intentaron igualmente asesinarlos, no es como que solo los blancos hayan esclavizado, la esclavitud por parte de los árabes a los blancos también existió, la esclavitud de negros a otros negros y así podríamos seguir con los pecados de todas las razas. Ya basta de la misma mentira, nosotros no estuvimos a la cabeza de los más grandes momentos de la historia porque fuéramos malvados u hubiéramos tenido suerte, lo hicimos porque fuimos los mejores, los más creativos, los mejores líderes los mejores negociantes incluso los más heroicos. Seguro no tengo nada en contra de alguien por ser de otra raza y seguro que seré llamado racista, nazi y demás pero no me importa, ya no me importa un carajo, el mayor defecto de la raza es blanca es que le importa tanto la moral, les importa tanto ser llamados racistas que están permitiendo la destrucción de su propia gente se están creyendo en cuento de que son los más grandes villanos ¡Ya basta! Yo como minoría en mi país no puede hablar por mi, pero ustedes europeos son una desgracia en este momento, no tienen la obligación de cambiar, no tienen la obligación de tolerarlo todo no tienen culpa que sentir, ustedes hicieron los grandes países que quieren destruir en primer lugar, nosotros inventamos la electricidad, las más grandes corrientes de pensamiento, las más grandes teorías científicas, las más grandes vanguardias artísticas ¡Muestra orgullo! No sucumbas a ad hominems, si eres llamado racista, si eres llamado nazi ¡Qué así sea! Disfrútalo, pon la frente en alto y piensen en sus prioridades. Ahhh en fin esto no será visto por nadie de esos países salvo quizá por España pero tenia que desahogarme. Oh y Latinoamérica, dejen de ver Televisa, por favor.
submitted by Phleven_Brown to copypasta_es [link] [comments]


2019.12.18 01:56 Dragonlibro_Patata (修罗武神 / Martial God Asura) Dios Marcial Asura C2 "Belleza anciana"

Chu Feng en realidad no era de la familia Chu. Él era un hijo adoptivo de Chu Yuan, el quinto hijo mayor de la familia Chu.
Eso causo que Chu Feng fuera dejado de lado y fuera humillado desde una temprana edad. Si no fuese por la protección de Chu Yuan, él ya hubiera sido botado de la familia Chu. Debido a eso, Chu Feng estaba muy agradecido con Chu Yuan, y juro convertirse en el orgullo de la familia y ganar algo de honor.
Hace cinco años, Chu Feng tenía exactamente diez años de edad y esa era la mejor edad de entrenar en las artes marciales.
En ese tiempo tenía muchas esperanzas de entrenar, porque sentía que el momento de probarse a si mismo había llegado. Sin embargo, nunca habría pensado que un mes después de entrar a la Escuela Dragón Azure, un rayo iba a golpear su cuerpo y entraría en su Dantian.
Al principio, Chu Feng pensó que era buena suerte, porque cuando empezó a entrenar, su velocidad de entrenamiento era asombrosa. En solo dos meses, el llego al 2° nivel del Reino Espiritual. La velocidad era completamente anormal, y debido a eso, Chu Feng no se atrevía a decírselo a nadie así que oculto su fuerza y continúo entrenando.
Pero la buena suerte no duro mucho. Justo cuando Chu Feng pensó que se había convertido en un genio, un cambio ocurrió en su cuerpo.
Por ese cambio, su cultivación paro y no avanzo mas allá, por lo que fue clasificado como la persona con el talento más horrible en esta vida.
*Bzz*
En ese momento, la Hierba Santa Espiritual en las manos de Chu Feng estaba siendo refinada y absorbida por su Dantian
Su velocidad de refinamiento era extremadamente rápida y excedía el sentido común. Normalmente, con la fuerza de Chu Feng, tomaría por lo menos un mes refinar la Hierba Santa Espiritual.
Sin embargo, viéndolo ahora, ya estaba a medio refinamiento después de un corto tiempo, y el Dantian de Chu Feng se sentía como una cueva que jamás daba señales de llenarse.
*Bzz*
Repentinamente, una luz floto en las manos de Chu Feng y lo otra mitad de la Hierba Santa Espiritual desapareció instantáneamente.
Al mismo tiempo también, todo cambio en el Dantian de Chu Feng.
Las nueve bestias en el rayo se entrelazaron una con otra. Se estaba moviendo rápidamente, y en realidad se estaban condensando, tornándose en algo similar a una píldora.
Después que la píldora se formó a sí misma, un sin fin de energía espiritual salió de ella como una marea limpiando el cuerpo de Chu Feng. Muy pronto, eso impregno todo su cuerpo.
*Whoosh*
Chu Feng de repente abrió sus ojos, y ¡Había huellas de rayos en ellos! Una expresión indescriptible se mostraba en sus ojos.
“Lo he logrado. Después de cinco años, por fin lo he logrado.” Chu Feng estaba rebosante de alegría. Salto de la cama y camino por los alrededores evaluando su cuerpo.
En el camino del cultivo marcial, los reinos conocidos eran los siguientes:
Espiritual, Origen, Profundo, y Cielo. Eso eran los cuatro grandes reinos, y cada reino estaba dividido en nueve niveles.
En el 1° nivel del Reino Espiritual, el punto principal del era entrenar el cuerpo físico con un método especial, e incrementar su fuerza.
Pero después de llegar al 2° nivel del Reino Espiritual, se debe usar diferentes formas para condensar la energía espiritual. Solo las personas que exitosamente condensan su energía espiritual en sus Dantian pueden en verdad comenzar en su camino de cultivo marcial.
Cuando el cuerpo de Chu Feng cambio, le hizo incapaz de condensar energía espiritual. Los rayos divinos en su Dantian eran como nueve bestias salvajes con hambre. La energía espiritual que Chu Feng condensaba siempre seria devorada por los rayos divinos.
Pero él no se dio por vencido. Eso fue porque el encontró que aunque los Rayos Divinos si absorbían su energía espiritual, había un límite. Mientras el seguía proveyendo energía espiritual a su Dantian, algún día podría llenarlo.
Y hoy, finalmente lo logro.
“Es una sensación muy fuerte. Una cantidad sin fin de energía espiritual está surgiendo en mi cuerpo, como si eso fuera a romper a través de mi cuerpo.”
Este sentimiento era inconcebible para Chu Feng. El nunca pensó que el Rayo Divino iba a directamente a tomar lugar en su Dantian y condensarse en una píldora.
Sabía que aun con cinco de sus años de cultivo sin parar, el no podía condensar una energía espiritual tan fuerte. La razón por la cual él pudo fue por ese Rayo Divino.
*Bzz*
Pero justo en ese momento, el cuerpo de Chu Feng repentinamente se tenso y su expresión también cambio bastante.
El Rayo Divino estaba cambiando. Su poder instantáneamente incremento múltiples veces y de repente forzó su paso escalando al 4° nivel del Reino Espiritual.
“¿Han acabado los malos tiempos y llegaron los buenos?”
Chu Feng fuertemente apretó sus puños y el sintió que el poder explosivo en su cuerpo valió sus cinco años de sufrimiento.
De pronto continuo forzando a través de los siguientes dos niveles, aquel inexplicable método para hacerse fuerte finalmente regreso.
El dio severa mirada hacia la dirección del atrio interior y murmuro, “Chu Zhen, estaré tomando tu Hierba Santa Espiritual.”
El reclutamiento de los discípulos de la Escuela Dragón Azure solo pasaba una vez al año y cada vez duraba solo diez días.
Después de diez días, el examen anual de los discípulos interiores daba comienzo. Esta vez, Chu Feng quien se había mantenido callado por cinco años también iba a participar.
La ubicación del examen era en un gran palacio bajo tierra. Dentro de la sala principal del palacio subterráneo, el número de personas era como los océanos y montañas pues había probablemente más de diez mil personas.
La mayoría de las personas allí estaban en el 3° nivel de Reino Espiritual porque todos sabían que el examen de los discípulos interiores requería que uno estuviera por lo menos el 3° nivel para pasar.
Sin embargo, también había una pequeña porción de discípulos en el 2° nivel y ellos querían tratar de pasarlo dentro de la confusión. Había personas como esas todos los años, pero la mayoría de ellos terminaban fracasando.
Algo que valía la pena mencionar, era que había también una pequeña porción en el 4° nivel también estaban allí. Ellos no eran personas mediocres que entrenaban lento, de hecho, algunos de ellos hasta eran genios. Intencionalmente esperaron hasta que eran de 4° nivel en su Reino Espiritual antes de participar en el examen de discípulos interiores. ¿La razón? El premio.
Cuando uno alcanzaba el 3° nivel, se puede comenzar a entrenar habilidades marciales.
Habilidades marciales eran muy fuertes métodos de ataque. No solo podían mostrar a fondo su fuerza, también podían lograr ganar un poder que excedía los límites del cuerpo.
Debido a eso, habilidades marciales eran muy preciosas, que hasta las familias ricas y ponderosas quienes habían existido por generaciones no las tenían. Esa era la razón porque todo tipo de familias mandaba a sus generaciones jóvenes a varias escuelas de cultivación.
En todos las escuelas, habían una gran cantidad de habilidades marciales, y dentro de la Escuela Dragón Azure, mientras te conviertas en un discípulo del atrio interior, podías comenzar a cultivar habilidades marciales.
Las habilidades marciales también se dividían en rangos, del más débil al más fuerte, había nueve rangos.
Dentro del atrio interior, la mejor habilidad marcial solo era de rango 3.
Pero, dentro del examen anual de discípulos interiores, la primera persona en pasarlo se ganaría un libro de habilidades de 4° rango.
Por eso era que esas personas preferían entrenar en el atrio exterior y no entrar al atrio interior. Era por el libro de habilidades marciales de 4° rango.
“Mira, ¿No es ese Yang TianYu?”
“Waa, en verdad es el. Él ya está en el 4° nivel de Reino Espiritual a la edad de trece. Parece que el primer lugar en el examen será el.”
En el océano de personas, un joven cautivo la atención de las personas. Para ser más preciso era un niño.
Había docenas de miles de discípulos en el atrio exterior y la mayoría de ellos eran personas desconocidos. Sin embargo el centro de atención en las miradas de todos era mayormente genios, en cual este Yang TianYu era uno de ellos.
“Pueda que no sea así. No importa que tanta aptitud tenga Yang TianYu, él es, al final, un niño. Sería muy difícil para el ser el primero.”
“Hay muchos talentos desconocidos en la Escuela Dragón Azure, y algunas veces los genios no pueden ser capaz de derrotar a los mediocres. Por ejemplo, ese Duan Yuxuan.” Otro discípulo de atrio exterior señalo sus dedos a un joven de apariencia fría.
Esa persona era llamada Duan Yuxuan. Él ha estado en la Escuela Dragón Azure por 6 años y originalmente también era un personaje desconocido.
Pero hace unos meses, el inesperadamente derroto a un discípulo de atrio interior que estaba en el 4° nivel de Reino Espiritual. Debido a eso, su nombre se había esparcido y se convirtió en un personaje focal del atrio exterior.
“Silencio.” Repentinamente, una fuerte y clara voz hizo eco.
Mirando a la fuente, todos no podían más que mirar fijamente. Ellos vieron una docena de siluetas aparecer en la alta plataforma en la sala.
La mayoría de ellos eran personas mayores, ancianos, y ellos eran los ancianos del atrio exterior. Pero no solo estaban los ancianos, también estaba el líder, ella era una mujer hermosa.
La mujer vestía un vestido rojo apretado que resaltaba sus seductoras curvas. Especialmente bajo el vestido, habían dos piernas, blanca como la nieve piernas, y se podía decir que eran perfectas.
No solo era su atractivo cuerpo, su apariencia era extremadamente encantadora. Con ojos redondos, labios rojos, y una cara ovalada, era justo como la cara de un zorro.
Ella era la famosa anciana de la Escuela Dragón Azure, la Hermosa Su Rou.
Su Rou era un personaje de clase alta. Ella entro a la Escuela Dragón Azure a la edad de 10 años, después entro a atrio interior a la edad de 12, y se convirtió un discípulo la edad de corta 15.
Pero justo cuando todos eran optimistas y pensaban que ella convertiría en el discípulo #1 de la Escuela Dragón Azure, ella de repente se volvió en una anciana.
Nadie tenía información sobre este cambio, y hasta hoy, todavía era un misterio que era discutido por las personas de manera muy entusiasta.
“Waa, ¡Es Su Ruo! ¿No era ella una anciana en el atrio interior? ¿Por qué vino al atrio exterior?” Con la aparición de Su Ruo, todos los discípulos masculinos abrieron sus bocas y comenzaron a babear.
Los discípulos del atrio exterior eran muy jóvenes. La mayoría de ellos eran adolescentes y algunos eran niños. A su edad, una mujer madura como Su Rou tenía el mayor encanto.
Su Rou no tenía un aire de anciana mientras sonreía encantadoramente a la multitud y decía gentilmente, “Las reglas de el examen son muy simples. Entren por la puerta detrás de mí y salgan del lado de la otra puerta. Con eso, pasas el examen.”
“La única diferencia es que la primera persona en pasar ganara el libro de habilidades de 4° rango. Ni siquiera pueden ganar esto en el atrio interior.”
“Pero algo que vale mencionar es que la persona que sea primero este año ganara otro premio especial.”
“Dependiendo de la perspectiva de una persona, este premio puede ser hasta más precioso que el anterior~” Después de decir eso, Su Rou intencionalmente alargo la entonación. Un aire cautivador lleno la sala completa.

(Continuará...) Si no quieres esperar, lee más gratis en Bookista @ Google Play.
submitted by Dragonlibro_Patata to Wuxia_y_Xianxia [link] [comments]


2019.12.17 04:42 Dragonlibro_Patata (妖神记 / Tales of Demons and Gods) El Diario de Demonios y Dioses C1

La atención de los estudiantes estaba concentrada en la Maestra. Ella tiene una figura alta, lleva unvestido que se afirmaba estrechamente a su cuerpo, dando énfasis de su abundante pecho. Tenía unas piernas finas, y blancas como la nieve, también llevaba un exquisito maquillaje que la hacía ver elegante y hermosa. Sus ojos estaban llenos de orgullo y arrogancia. La Familia Sagrada es una delas tres familias más grandes en la Ciudad Gloria. Porque ella es de nacimientoNoble,yuna Espiritista Demonio de Nivel 3-plata, ella naturalmente hace a la capital orgullosa.
Como una Espiritista Demonio de Nivel 3-Plata, ella normalmente no debería venir aquí a enseñar. Ella solo accedió a hacerlo porque su sobrino esta en esta clase.
“Espiritistas Demonios y Peleadores Tienen Cinco Diferentes Rangos, Los que Son: Bronce, Plata, Oro, Oro Negro, Y Rango Leyenda. Cada Rango está dividido en Cinco Niveles, De 1-Estrella a 5- Estrellas.”
“Un Espiritista Demonio está por arriba de un Peleador. Un Espiritista Demonio puede formar un ‘Reino Alma‘ en su Dantian*. Tienen la habilidad de integrar unDemoniocapturadoensuReino Alma y entonces combinarse con el Demonio en combate. Esto les permite tener una fuerza que en comparación, es mucho mayor a la de los peleadores.” Shen Xiu levantando su mentón y diciendo de forma muy arrogante, “Justo como yo. Mi Demonios un Zorro de flamas Escarlata.”
[\T/N: Dantian, se refiere a la energía interior de una persona, como su Ki, Qi, Chakra,* etc.]
De pronto, la cara y manos de Shen Xiu tuvieron un cambio espontaneo. Sus rasgos faciales se volvieron más nítidos, sus dientes y uñas se volvieron más afiladas. Finalmente, Una cola escarlata emergió de su parte trasera.
“Después de emerger con un Demonio, puedo controlar su fuerza como también obtener habilidades de fuego. Entre los Demonios , El Zorro de flamas Escarlata es una Bestia de Rango Oro. Eso significa que el Nivel más alto que puedo alcanzar es el de Espiritista Demonio de Nivel Oro. Por supuesto, después de volverme un Espiritista Demonio de Rango Oro, puedo remplazarlo por un Demonio mucho más fuerte.”
Cuando empezó a hablar de su cultivación, el orgullo mostrado en el rostro de Shen Xiu se volvió más denso y visible.
Las palabras de Shen Xiu hicieron a unos estudiantes quedar sorprendidos. Espiritistas Demonio de Rango Oro son una existencia muy lejana para la mayoría de todos ellos.
Mientras Shen Xiu continuaba hablando en el estrado, Nie Li estaba sentado en la fila de atrás. Su mente estaba en trance mientras su Alma flotaba alrededor.
[T/N: Eso de que su “Alma flotaba alrededor” no es como si de verdad su Alma flotara alrededor, solo lo tradujeron así.]
Después de un tiempo, Nie Li lentamente abrió sus ojos. El no pudo hacer nada para evitar estar confundido con la escena enfrente de él.
“¿En dónde estoy?” Nie Li tranquilamente se preguntó a sí mismo.
Él estaba completamente conmocionado cuando se dio cuenta que sus manos se habían vuelto pequeñas y su piel se volvió más suave.
Shen Xiu estaba en el estrado, hablando sin parar. Nie Li claramente recordó que ese era el año en que se unió a la escuela. La maestra hablando era una Espiritista Demonio de Rango 3-Plata y era extremadamente arrogante. Por causa de ella, Nie Li estuvo sin ganas de estudiar por un tiempo.
“¿Yo en realidad he Renacido?” Nie Li estaba profundamente sorprendido. El recordaba ser rodeado y atacado por el Sabio Emperador y seis bestias de Rango Deidad, en donde termino muriendo en batalla. Parece que su Alma ha renacido en el tiempo que el tenia trece años de edad.
Nie Li miro alrededor, y vio rostros familiares: Lu Piao y Du Ze. Esos hermanos que compartieron vida y muerte cuando estaban vivos, excepto que sus apariencias son muy inmaduras.
Y ella, Nie Li volteaa la izquierda. A unos metros de él, una belleza perfecta apareció en su campode visión. Su nombre es Ye ZiYun. Aun cuando su apariencia es solo de trece-catorce años, Actualmente ya se veía hermosa y elegante con pelo de color morado hasta su cintura. Ella tiene cejas arqueadas, y una inteligencia radiante podía ser vista en sus ojos. Ellateníaprofundos hoyuelos cada vez que sonreía.
Aun cuando su apariencia era un poco infantil, Nie Li sabia que, cuando creciera un poco más, seríaextremadamente hermosa y encantadora. Ella llevaba un vestido blanco de seda que le daba una inexpresable elegancia. En su antigua vida, Nie Li tuvo una profunda afección hacia ella desde queera un adolescente.
‘¡Ella no está muerta!‘
[T/N: Por si alguno no sabe, las ‘ son cuando piensan las cosas y “ son cuando lo dicen.]
Nie Li Estaba extremadamente excitado en su corazón, al punto de casi explota.
“Yo en verdad he vuelto en el tiempo, ¿Es esto real? ¿No es un sueño?” Nie Li se preguntaba a sí mismo. El severamente se pellizcaba para estar seguro de no ser un sueño. El claro dolor le dice que no era un sueño. De pronto él pensó en algo.
“¡El Libro Temporal del Demonio Espiritual. Debe ser El Libro Temporal del Demonio Espiritual”
Nie Li bajo su cabeza e inmediatamente busco por él, pero no lo pudo encontrar. ¡A Nie Li le costaba Creer que este raro fenómeno que le sucedió a él no fuera causa del misterioso Libro Temporal del Demonio Espiritual!
El creador de ese Libro Temporal del Demonio Espiritual no era conocido. Es un libro de alto misterio que siempre mantenía junto a él. El recordaba claramente, que cuando peleaba con el Sabio Emperador y las seis bestias de Rango Deidad, su sangre había cubierto el libro. Debió ser El Libro Temporal del Demonio Espiritual el que lo trajo de vuelta a sus yo de trece años.
Después de ver todos esos rostros familiares, Nie Li pensaba ensusmemoriasdistantes.El recordaba cuando la Ciudad Gloria estaba bajo el ataque de las bestias Viento-Nieve. El guardián de la Ciudad Gloria, el gran anciano Ye Mo, quien era un Espiritista Demonio de Rango Leyenda, murióen la batalla con las bestias, junto a cientos de miles de personas. Solo unos pocos lograron escapar al desierto, al este de la St. Montaña Ancestral. Durante el Escape, un sobreviviente tras otro fueron muriendo. Un día, ellos estaban acorralados por las bestias en el desierto. Más tarde al anochecer, Nie Li y Ye Zi Yun susurraron para confortar el Alma del otro.
Esa noche, Nie Li finalmente tomo a la diosa entre sus brazos.
Bajo la noche estrellada, la luz de la luna parecía hecha de plata cristalina que pronto se volvió un velo nebuloso. Ye Zi Yun con su exquisito cuerpo, con su clara y cristalina piel que parecía hecha de un modelo de escultura de Jade. Se abrazaron uno al otro con pasión y locura.
Si no fuera por la destrucción de la Ciudad Gloria y por el espantoso escape, el nunca habría podidoobtener el favor de Ye Zi Yun. Él tenía un ridículo bajo talento y era de una familia con solo lo suficiente para sobrevivir. Después de esa noche, ellos fueron rodeados por otro grupo de bestias. En sacrificio para protegerlo, Ye Zi Yun murió por las garras de una de las bestias. Nie Li nunca podrá olvidar ese momento.
Después de que el experimento los amenazantes ataques, Nie Li logro sobrevivir y camino por el Desierto Infinito. A pesar de que su talento era bajo, Sus instintos de sobrevivencia le permitieron a Nie Lie viajar por el Continente Divino. El paso por incontables personas, peleando con bestias. El también paso por muchas cosas misteriosas, Y también por el Libro Temporal del Demonio Espiritual. Si no fuera por el libro, Nie Li no habría sido capaz de haber vuelto.
¡Ese Misterioso Libro Temporal del Demonio Espiritual, Increíblemente lo trajo de vuelta en el tiempo!
Volvió antes de la destrucción de la Ciudad Gloria. Antes de que sus padres, familia y hermanosmurieran en la batalla. Antes de que Ye Zi Yun muriera en el escape.
“¡Desde que he vuelto, los cielos me han dado otra oportunidad! No dejare que la destrucción de laCiudad Gloria suceda de nuevo.” Nie Li dijo bajo su aliento, apretando los dientes. El firmemente yahizo su decisión.
Vagamente recordó que recientemente él ha entrado al instituto y debería tener trece años. Nie Li quería reír muy felizmente y decir: ‘¡Estoy de vuelta, qué bueno!‘
‘¡Sabio Emperador, la próxima vez que nos encontremos, yo te masacrare completamente, y vengaremi antigua vida!‘
Si no fuera por la destrucción de la Ciudad Gloria, él y Ye Zi Yun habrían sido de dos mundos completamente diferentes. Siendo imposible el que ellos estuvieran juntos. Ye Zi Yun era la hija del Señor de la Ciudad Gloria, sin mencionar que su abuelo es Ye Mo el Espiritista Demonio de RangoLeyenda.
Nie Li era de una familia que no sostenía ningún poder e iba cayendo cada vez más. Ambos, en lamitad del escape, construyeron un profundo sentimiento el uno por el otro. Nie Li solo supo de la identidad de ella más tarde. Cuando Ye Zi Yun entro al instituto, nadie en la clase sabía su identidad.
En la Ciudad Gloria, hay tres grandes Familias. La Familia Divina, la Familia Sagrada, y la familia Viento-Nieve. Ellos representaban el poder supremo de la Ciudad Gloria, El pináculo de las nobles familias. El Señor de la ciudad usualmente nacía de una de esas tres familias. Después de las tresgrandes familias hay siete Familias Nobles y después de ellos están las doce Familias Aristócratas.
Nie Li Pertenecía a la Familia Marcas Sagradas que estaba en el último lugar entre las familias Aristócratas. Aun cuando ellos todavía tienen poco estatus, hay una diferencia astronómica entre ellos y Las Siete Nobles Familias, sin contar a las Tres Grandes Familias que están mucho más lejos.
Con el Soporte* de Nie Li, es simplemente imposible el estar junto a Ye Zi Yun.
[T/N: Soporte es como sus conexiones, la familia que lo apoya por atrás con sus decisiones.]
Pero, un brillo de determinación paso por los ojos de Nie Li, desde que él ha renacido, ¿Eso es algúnproblema? Aun cuando su cultivación es pobre, con un vasto conocimiento de su antigua vida, aumentar su talento no es imposible.
“Nie Li, ¿A que le estas sonriendo?” Pregunto Lu Piao, mirando perplejo a Nie Li.Seestaba preguntando si ya se había vuelto loco, desde que se ha estado riendo el solo por un tiempo e incluso viendo a Ye Zin Yun con una mirada lasciva*.
[T/N: Lasciva = Cochina, pensando en algo adulto]
“¡Solo estoy siendo Feliz! Buen Hermano, ¡Qué bueno verte!” Nie Li Declaro mientras excitadamente abrazo a Lu Piao. Es un hábito de su vida pasada.
Después de ser ridículamente abrazado por Nie Li, Lu Piao Murmuro enojado, “¡Oí, Nie Li! ¡Quien es tu buen hermano, ¿Señor Gay? ¡Rápido, Suéltame!”
Lu Piao estaba agitado, pensando que han iniciado la escuela hace no mucho, solo se habían conocido por unos días. No eran lo suficiente cercanos como para este nivel de intimidad.
Nie Li No dejo de abrazarlo. El miro seriamente a Lu Piao y Rió “¡No importa que pienses, en micorazón, siempre serás mi hermano!”
Naturalmente Nie Li no le podía decir a Lu Piao sobre las aventuras de vida y muerte que pasaron juntos en su vida pasada. Observando la mirada fija que le lanzaba Nie Li, Lu Piao quedo atónito porun tiempo y no pudo hacer nada para evitar decir, “¡Rarito!”
Aun así, no importaba que, las palabras que dijo Nie Li previamente, lo hicieran sentirse movido. Lu Piao miro a Nie Li y dijo, “Sé que eres de los nobles en la Ciudad Gloria, pero déjame advertirte: No tengas ideas con esa chica. Su identidad es extremadamente misteriosa. Escuche que cuando entroal instituto el Director personalmente le organizo su habitación.”
Nie Li sonrió sutilmente, Lu Piao desconoce que la identidad de Ye Zi Yun que Nie Li ya la sabe.
“¡Ella es mi mujer!” Declaro Nie Li, mirando a la hermosa chica con el pelo largo no muy lejos de él. Su corazón late excepcionalmente rápido al pensar en esa noche de pasión. Nie Li no pudo evitar el sentir caliente su corazón.
De pronto Nie Li recordó, ¡El y Ye Zi Yun solo tienen trece!
‘Zi Yun, ¿Cuándo crecerás para volverte la hermosa y encantadora mujer de antes? ¡Yo prometo protegerte y crecer junto a ti!‘
No muy lejos, Ye Zi Yun parecía haber notado algo. Ella giro su cabeza y miroaNieLi.Ella gentilmente arrugo sus cejas, y pensó que Nie Li debe ser un noble travieso. Desde el comienzo de laclase, él ha estado viéndola sin parar. Si él se atreve a provocarla, ella no lo dejara ir tan fácilmente.Ye Zi Yun no quería hacer uso de su estatus para hacer amigos, pero eso no significa que ella sedejara humillar si alguien la molesta.

(Continuará...) Si no quieres esperar, lee más gratis en Bookista @ Google Play.
submitted by Dragonlibro_Patata to Wuxia_y_Xianxia [link] [comments]


2019.10.28 23:23 Farajo001 Una Historia de Terror: "La casa de Adela" de Mariana Enriquez

Es recomendable que apagues la luz, cierres la persiana ya que no debe haber ninguna luz
(Si disfrutaste de esta historia, por favor dale a la flecha naranja y comentá cómo te hizo sentir)
" Todos los días pienso en Adela. Y si durante el día no aparece su recuerdo —las pecas, los dientes amarillos, el pelo rubio demasiado fino, el muñón en el hombro, las botitas de gamuza—, regresa de noche, en sueños. Los sueños con Adela son todos distintos, pero nunca falta la lluvia ni faltamos mi hermano y yo, los dos parados frente a la casa abandonada, con nuestros pilotos amarillos, mirando a los policías en el jardín que hablan en voz baja con nuestros padres.
Nos hicimos amigos porque ella era una princesa de suburbio, mimada en su enorme chalet inglés insertado en nuestro barrio gris de Lanús, tan diferente que parecía un castillo, y sus habitantes, los señores, y nosotros, los siervos en nuestras casas cuadradas de cemento con jardines raquíticos. Nos hicimos amigos porque ella tenía los mejores juguetes importados, que le traía su papá de Estados Unidos. Y porque organizaba las mejores fiestas de cumpleaños cada 3 de enero, poco antes de Reyes y poco después de Año Nuevo, al lado de la pileta, con el agua que, bajo el sol de la siesta, parecía plateada, hecha de papel de regalo. Y porque tenía un proyector y usaba las paredes blancas del living para ver películas mientras el resto del barrio todavía tenía televisores blanco y negro.
Pero, sobre todo, nos hicimos amigos de ella, mi hermano y yo, porque Adela tenía un solo brazo. O a lo mejor sería más preciso decir que le faltaba un brazo. El izquierdo. Por suerte no era zurda. Le faltaba desde el hombro; tenía ahí una pequeña protuberancia de carne que se movía, con un retazo de músculo, pero no servía para nada. Los padres de Adela decían que había nacido así, que era un defecto congénito. Muchos otros chicos le tenían miedo, o asco. Se reían de ella, le decían monstruita, adefesio, bicho incompleto; decían que la iban a contratar en un circo, que seguro estaba su foto en los libros de medicina.
A ella no le importaba. Ni siquiera quería usar un brazo ortopédico. Le gustaba ser observada y nunca ocultaba el muñón. Si veía la repulsión en los ojos de alguien, era capaz de refregarle el muñón por la cara o sentarse muy cerca y rozar el brazo del otro con su apéndice inútil, hasta humillarlo, hasta dejarlo al borde de las lágrimas.
Nuestra madre decía que Adela tenía un carácter único, era valiente y fuerte, un ejemplo, una dulzura, qué bien la criaron, qué buenos padres, insistía. Pero Adela decía que sus padres mentían. Sobre el brazo. No nací así, contaba. Y qué pasó, le preguntábamos. Y entonces ella contaba su versión. Sus versiones, mejor dicho. A veces contaba que la había atacado su perro, un dóberman negro llamado Infierno. El perro se había vuelto loco, les suele pasar a los dóberman, una raza que, según Adela, tenía un cráneo demasiado chico para el tamaño del cerebro; por eso les dolía siempre la cabeza y se enloquecían de dolor, se les trastornaba el cerebro apretado contra los huesos. Decía que la había atacado cuando ella tenía dos años. Se acordaba: el dolor, los gruñidos, el ruido de las mandíbulas masticando, la sangre manchando el pasto, mezclada con el agua de la pileta. Su padre lo había matado de un tiro; excelente puntería, porque el perro, cuando recibió el disparo, todavía cargaba con Adela bebé entre los dientes.
Mi hermano no creía en esta versión.
—A ver, ¿y la cicatriz dónde está?
Ella se molestaba.
—Se curó rebién. No se ve.
—Imposible. Siempre se ven.
—No quedó cicatriz de los dientes, me tuvieron que cortar más arriba de la mordida. .
—Obvio. Igual tendría que haber cicatriz. No se borra así nomás.
Y le mostraba su propia cicatriz de apendicitis, en la ingle, como ejemplo.
—A vos porque te operaron médicos de cuarta. Yo estuve en la mejor clínica de Capital.
—Bla bla bla —le decía mi hermano, y la hacía llorar. Era el único que la enfurecía. Y, sin embargo, nunca se peleaban del todo. Él disfrutaba con sus mentiras. A ella le gustaba el desafío. Y yo solamente escuchaba y así pasaban las tardes después de la escuela hasta que mi hermano y Adela descubrieron las películas de terror y cambió todo para siempre.
No sé cuál fue la primera película. A mí no me daban permiso para verlas. Mi mamá decía que era demasiado chica. Pero Adela tiene mi misma edad, insistía yo. Problema de sus papás si la dejan: ya te dije que no, decía mi mamá, y era imposible discutir con ella.
—¿Y por qué a Pablo lo dejás?
—Porque es más grande que vos.
—¡Porque es varón! —gritaba mi papá, entrometido, orgulloso.
—¡Los odio! —gritaba yo, y lloraba en mi cama hasta quedarme dormida.
Lo que no pudieron controlar fue que mi hermano Pablo y Adela, llenos de compasión, me contaran las películas. Y cuando terminaban de contarme las películas, contaban más historias. No puedo olvidarme de esas tardes: cuando Adela contaba, cuando se concentraba y le ardían los ojos oscuros, el parque de la casa se llenaba de sombras, que corrían, que saludaban burlonas. Yo las veía cuando Adela se sentaba de espaldas al ventanal, en el living. No se lo decía. Pero Adela sabía. Mi hermano no sé. Él era capaz de ocultar mejor que nosotras.
Él supo ocultar hasta el final, hasta su último acto, hasta que solamente quedó de él ese costillar a la vista, ese cráneo destrozado y, sobre todo, ese brazo izquierdo en medio de las vías, tan separado de su cuerpo y del tren que no parecía producto del accidente —del suicidio, le sigo diciendo accidente a su suicidio—; parecía que alguien lo había llevado hasta el medio de los rieles para exponerlo, como un saludo, un mensaje.
La verdad es que no recuerdo cuáles de las historias eran resúmenes de películas y cuáles eran inventos de Adela o Pablo. Desde que entramos en la casa, nunca pude ver una película de terror: veinte años después conservo la fobia y, si veo una escena por casualidad o por error en la televisión, esa noche tomo pastillas para dormir y durante días tengo náuseas y recuerdo a Adela sentada en el sofá, con los ojos quietos y sin su brazo, mientras mi hermano la miraba con adoración. No recuerdo, es cierto, muchas de las historias: apenas una sobre un perro poseído por el demonio —Adela tenía debilidad por las historias de animales—, otra sobre un hombre que había descuartizado a su mujer y había ocultado sus miembros en una heladera y esos miembros, por la noche, habían salido a perseguirlo, piernas y brazos y tronco y cabeza rodando y arrastrándose por la casa, hasta que la mano muerta y vengadora mató al asesino apretándole el cuello —Adela tenía debilidad, también, por las historias de miembros mutilados y amputaciones—; otra sobre el fantasma de un niño que siempre aparecía en las fotos de cumpleaños, el invitado terrorífico que nadie reconocía, de piel gris y sonrisa ancha.
Me gustaban especialmente las historias sobre la casa abandonada. Incluso sé cuándo comenzó la obsesión. Fue culpa de mi madre. Una tarde, después de la escuela, mi hermano y yo la acompañamos hasta el supermercado. Ella apuró el paso cuando pasamos frente a la casa abandonada que estaba a media cuadra del negocio. Nos dimos cuenta y le preguntamos por qué corría. Ella se rió. Me acuerdo de la risa de mi madre, de lo joven que era esa tarde de verano, del olor a champú de limón de su pelo y de la carcajada de chicle de menta.
—¡Soy más tonta! Me da miedo esa casa, no me hagan caso.
Trataba de tranquilizarnos, de portarse como una adulta, como una madre.
—Por qué —dijo Pablo.
—Por nada, porque está abandonada.
—¿Y?
—No hagas caso, hijo.
—¡Decime, dale! .
—Me da miedo que se esconda alguien adentro, un ladrón, cualquier cosa.
Mi hermano quiso saber más, pero mi madre no tenía mucho más para decir. La casa había estado abandonada desde antes de que mis padres llegaran al barrio, antes del nacimiento de Pablo. Ella sabía que, apenas meses antes, se habían muerto los dueños, un matrimonio de viejitos. ¿Se murieron juntos?, quiso saber Pablo. Qué morboso estás, hijo, te voy a prohibir las películas. No, se murieron uno atrás del otro. Les pasa a los matrimonios de viejitos, cuando uno se muere, el otro se apaga enseguida. Y, desde entonces, los hijos se están peleando por la sucesión. Qué es la sucesión, quise saber yo. Es la herencia, dijo mi madre. Se están peleando para ver quién se queda con la casa. Pero es una casa bastante chota, dijo Pablo, y mi mamá lo retó por usar una mala palabra.
—¿Qué mala palabra?
—Sabés perfectamente: no voy a repetir.
—«Chota» no es una mala palabra.
—Pablo, por favor.
—Bueno. Pero está que se cae la casa, mamá.
—Qué sé yo, hijo, querrán el terreno. Es un problema de la familia.
—Para mí que tiene fantasmas.
—¡A vos te están haciendo mal las películas! .
Yo creí que le iban a prohibir seguir viendo películas, pero mi mamá no volvió a mencionar el tema. Y, al día siguiente, mi hermano le contó a Adela sobre la casa. Ella se entusiasmó: una casa embrujada tan cerca, en el barrio, a dos cuadras apenas, era la pura felicidad. Vamos a verla, dijo ella. Los tres salimos corriendo. Bajamos a los gritos las escaleras de madera del chalet, muy hermosas (tenían de un lado ventanas con vidrios de colores, verdes, amarillos y rojos, y estaban alfombradas). Adela corría más lento que nosotros y un poco de costado, por la falta del brazo; pero corría rápido. Esa tarde llevaba un vestido blanco, con breteles; me acuerdo de que, cuando corría, el bretel del lado izquierdo caía sobre su resto de bracito y ella lo acomodaba sin pensar, como si se sacara de la cara un mechón de pelo.
La casa no tenía nada especial a primera vista, pero, si se le prestaba atención, había detalles inquietantes. Las ventanas estaban tapiadas, cerradas completamente, con ladrillos. ¿Para evitar que alguien entrara o que algo saliera? La puerta, de hierro, estaba pintada de marrón oscuro; parece sangre seca, dijo Adela.
Qué exagerada, me atreví a decirle. Ella solamente me sonrió. Tenía los dientes amarillos. Eso sí me daba asco, no su brazo, o su falta de brazo. No se lavaba los dientes, creo; y, además, era muy pálida y la piel traslúcida hacía resaltar ese color enfermizo, como en los rostros de las geishas. Entró en el jardín, muy pequeño, de la casa. Se paró en el pasillo que llevaba a la puerta, se dio vuelta y dijo:
—¿Se dieron cuenta?
No esperó nuestra respuesta.
—Es muy raro, ¿cómo puede ser que tenga el pasto tan corto?
Mi hermano la siguió, entró en el jardín y, como si tuviera miedo, también se quedó en el pasillo de baldosas que iba de la vereda a la puerta de entrada.
—Es verdad —dijo—. Los pastos tendrían que estar altísimos. Mirá, Clara, vení.
Entré. Cruzar el portón oxidado fue horrible. No lo recuerdo así por lo que pasó después: estoy segura de lo que sentí entonces, en ese preciso momento. Hacía frío en ese jardín. Y el pasto parecía quemado. Arrasado. Era amarillo y corto: ni un yuyo verde. Ni una planta. En ese jardín había una sequía infernal y al mismo tiempo era invierno. Y la casa zumbaba, zumbaba como un mosquito ronco, como un mosquito gordo. Vibraba. No salí corriendo porque no quería que mi hermano y Adela se burlaran de mí, pero tenía ganas de escapar hasta mi casa, hasta mi mamá, de decirle sí, tenés razón, esa casa es mala y no se esconden ladrones, se esconde un bicho que tiembla, se esconde algo que no tiene que salir.
Adela y Pablo no hablaban de otra cosa. Todo era la casa. Preguntaban en el barrio sobre la casa. Preguntaban al quiosquero y en el club; a don Justo, que esperaba el atardecer sentado en la puerta de su casa, a los gallegos del bazar y a la verdulera. Nadie les decía nada de importancia. Pero varios coincidieron en que la rareza de las ventanas tapiadas y ese jardín reseco les daba escalofríos, tristeza, a veces miedo, sobre todo miedo de noche. Muchos se acordaban de los viejitos: eran rusos o lituanos, muy amables, muy callados. ¿Y los hijos? Algunos decían que peleaban por la herencia. Otros que no visitaban a sus padres, ni siquiera cuando se enfermaron. Nadie los había visto. Nunca. Los hijos, si existían, eran un misterio.
—Alguien tuvo que tapiar las ventanas —le dijo mi hermano a don Justo.
—Vos sabés que sí. Pero lo hicieron unos albañiles, no lo hicieron los hijos.
—A lo mejor los albañiles eran los hijos.
—Seguro que no. Eran bien morochos los albañiles. Y los viejitos eran rubios, transparentes. Como vos, como Adelita, como tu mamá. Polacos debían ser. De por ahí.
La idea de entrar en la casa fue de mi hermano. Me lo sugirió primero a mí. Le dije que estaba loco. Estaba fanatizado. Necesitaba saber qué había pasado en esa casa, qué había adentro. Lo deseaba con un fervor muy extraño para un chico de once años. No entiendo, nunca pude entender qué le hizo la casa, cómo lo atrajo así. Porque lo atrajo a él, primero. Y él contagió a Adela.
Se sentaban en el caminito de baldosas amarillas y rosas que partía el jardín seco. El portón de hierro oxidado estaba siempre abierto, les daba la bienvenida. Yo los acompañaba, pero me quedaba afuera, en la vereda. Ellos miraban la puerta, como si creyeran que podían abrirla con la mente. Pasaban horas ahí, sentados, en silencio. La gente que pasaba por la vereda, los vecinos, no les prestaban atención. No les parecía raro o quizá no los veían. Yo no me atrevía a contarle nada a mi madre.
O, a lo mejor, la casa no me dejaba hablar. La casa no quería que los salvara.
Seguíamos reuniéndonos en el living de la casa de Adela, pero ya no se hablaba de películas. Ahora Pablo y Adela —pero sobre todo Adela— contaban historias de la casa. De dónde las sacan, les pregunté una tarde. Parecieron sorprendidos, se miraron.
—La casa nos cuenta las historias. ¿Vos no la escuchás?
—Pobre —dijo Pablo—. No escucha la voz de la casa.
—No importa —dijo Adela—. Nosotros te contamos.
Y me contaban.
Sobre la viejita, que tenía ojos sin pupilas pero no estaba ciega.
Sobre el viejito, que quemaba libros de medicina junto al gallinero vacío, en el fondo.
Sobre el fondo, igual de seco y muerto que el jardín, lleno de pequeños agujeros como madrigueras de ratas.
Sobre una canilla que no dejaba de gotear porque lo que vivía en la casa necesitaba agua.
A Pablo le costó un poco convencer a Adela de que entrara. Fue extraño. Ahora ella parecía tener miedo: se turnaban. En el momento decisivo, ella parecía entender mejor. Mi hermano le insistía. La agarraba del único brazo y hasta la sacudía. En el colegio, se hablaba de que Pablo y Adela eran novios y los chicos se metían los dedos en la boca, hasta la garganta, haciendo gesto de vómito. Tu hermano sale con la monstrua, se reían. A Pablo y Adela no les molestaba. A mí tampoco. A mí solamente me preocupaba la casa.
Decidieron entrar el último día del verano. Fueron las palabras exactas de Adela, una tarde de discusión en el living de su casa.
—El último día del verano, Pablo —dijo—. Dentro de una semana.
Quisieron que yo los acompañara y acepté porque no quería dejarlos. No podían entrar solos en la oscuridad.
Decidimos entrar de noche, después de la cena. Teníamos que escaparnos, pero salir de casa tarde, en verano, no era tan difícil. Los chicos jugaban en la calle hasta tarde en el barrio. Ahora no es así. Ahora es un barrio pobre y peligroso, los vecinos no salen, tienen miedo de que les roben, tienen miedo de los adolescentes que toman vino en las esquinas y a veces se pelean a tiros. El chalet de Adela se vendió y fue dividido en departamentos. En el parque se construyó un galpón. Es mejor, creo. El galpón oculta las sombras.
Un grupo de chicas jugaba al elástico en medio de la calle; cuando pasaba un auto —circulaban muy pocos—, paraban para dejarlo pasar. Más lejos, otros pateaban una pelota y donde el asfalto era más nuevo, más liso, algunas adolescentes patinaban. Pasamos entre ellos, desapercibidos.
Adela esperaba en el jardín muerto. Estaba muy tranquila, iluminada. Conectada, pienso ahora.
Nos señaló la puerta y yo gemí de miedo. Estaba entreabierta, apenas una rendija.
—¿Cómo? —preguntó Pablo.
—La encontré así.
Mi hermano se sacó la mochila y la abrió. Traía llaves, destornilladores, palancas; herramientas de mi papá que había encontrado en una caja, en el lavadero. Ya no las iba a necesitar. Estaba buscando la linterna.
—No hace falta —dijo Adela.
La miramos confundidos. Ella abrió la puerta del todo y entonces vimos que adentro de la casa había luz.
Recuerdo que caminamos de la mano bajo esa luminosidad que parecía eléctrica, aunque en el techo, donde debería haber lámparas, sólo había cables viejos, asomando de los huecos como ramas secas. Parecía la luz del sol. Afuera era de noche y amenazaba tormenta, una poderosa lluvia de verano. Ahí adentro hacía frío y olía a desinfectante y la luz era como de hospital.
La casa no parecía rara por adentro. En el pequeño hall de entrada estaba la mesa del teléfono, un teléfono negro, como el de nuestros abuelos.
Que por favor no suene, que no suene, me acuerdo de que recé así, de que repetí eso en voz baja, con los ojos cerrados. Y no sonó.
Los tres juntos pasamos a la siguiente sala. La casa se sentía más grande de lo que parecía desde afuera. Y zumbaba, como si vivieran colonias de bichos ocultos detrás de la pintura de las paredes.
Adela se adelantaba, entusiasmada, sin miedo. Pablo le pedía «esperá, esperá» cada tres pasos. Ella hacía caso pero no sé si nos escuchaba claramente. Cuando se daba vuelta para mirarnos, parecía perdida. En sus ojos no había reconocimiento. Decía «sí, sí», pero yo sentí que ya no nos hablaba. Pablo sintió lo mismo. Me lo dijo después.
La sala siguiente, el living, tenía sillones sucios, de color mostaza, agrisados por el polvo. Contra la pared se apilaban estantes de vidrio. Estaban muy limpios y llenos de pequeños adornos, tan pequeños que tuvimos que acercarnos para verlos. Recuerdo que nuestros alientos, juntos, empañaron los estantes más bajos, los que alcanzábamos: llegaban hasta el techo.
Al principio no supe lo que estaba viendo. Eran objetos chiquitísimos, de un blanco amarillento, con forma semicircular. Algunos eran redondeados, otros más puntiagudos. No quise tocarlos.
—Son uñas —dijo Pablo.
Sentí que el zumbido me ensordecía y me puse a llorar. Abracé a Pablo, pero no dejé de mirar. En el siguiente estante, el de más arriba, había dientes. Muelas con plomo negro en el centro, como las de mi papá, que las tenía arregladas; incisivos, como los que me molestaban cuando empecé a usar aparatos; paletas como las de Roxana, la chica que se sentaba delante de mí en el colegio. Cuando levanté la cabeza para alcanzar a ver el tercer estante, se fue la luz.
Adela gritó en la oscuridad. Mi corazón latía tan fuerte que me dejaba sorda. Pero sentía a mi hermano, que me abrazaba los hombros, que no me soltaba. De pronto, vi un redondel de luz en la pared: era la linterna. Dije: «Salgamos, salgamos.» Pablo, sin embargo, caminó en dirección opuesta a la salida, siguió entrando en la casa. Lo seguí. Quería irme, pero no sola.
La luz de la linterna iluminaba cosas sin sentido. Un libro de medicina, de hojas brillantes, abierto en el suelo. Un espejo colgado cerca del techo, ¿quién podía reflejarse ahí? Una pila de ropa blanca. Pablo se frenó: movía la linterna y la luz sencillamente no mostraba ninguna otra pared. Esa habitación no terminaba nunca o sus límites estaban demasiado lejos para ser iluminados por una linterna.
—Vamos, vamos —volví a decirle, y recuerdo que pensé en salir sola, en dejarlo, en escapar. .
—¡Adela! —gritó Pablo.
No se la escuchaba en la oscuridad. Dónde podía estar, en esa habitación eterna. .
—Acá.
Era su voz, muy baja, cerca. Estaba detrás de nosotros. Retrocedimos. Pablo iluminó el lugar de donde venía la voz y entonces la vimos.
Adela no había salido de la habitación de los estantes. Nos saludó con la mano derecha, parada junto a una puerta. Después giró, abrió la puerta que estaba a su lado y la cerró detrás de ella. Mi hermano corrió, pero cuando llegó a la puerta, ya no pudo abrirla. Estaba cerrada con llave.
Sé lo que Pablo pensó: buscar las herramientas que había dejado afuera, en la mochila, para abrir la puerta que se había llevado a Adela. Yo no quería sacarla: solamente quería salir, y lo seguí, corriendo. Afuera llovía y las herramientas estaban desparramadas sobre el pasto seco del jardín; mojadas, brillaban en la noche. Alguien las había sacado de la mochila. Cuando nos quedamos quietos un minuto, asustados, sorprendidos, alguien cerró la puerta desde adentro.
La casa dejó de zumbar.
No recuerdo bien cuánto tiempo pasó Pablo intentando abrirla. Pero en algún momento escuchó mis gritos. Y me hizo caso.
Mis padres llamaron a la policía.
Y todos los días y casi todas las noches vuelvo a esa noche de lluvia. Mis padres, los padres de Adela, la policía en el jardín. Nosotros empapados, con pilotos amarillos. Los policías que salían de la casa diciendo que no con la cabeza. La madre de Adela desmayada bajo la lluvia.
Nunca la encontraron. Ni viva ni muerta. Nos pidieron la descripción del interior de la casa. Contamos. Repetimos. Mi madre me dio un cachetazo cuando hablé de los estantes y de la luz. «¡La casa está llena de escombros, mentirosa!», me gritó. La madre de Adela lloraba y pedía «por favor, dónde está Adela, dónde está Adela».
En la casa, le dijimos. Abrió una puerta de la casa, entró en una habitación y ahí debe estar todavía.
Los policías decían que no quedaba una sola puerta dentro de la casa. Ni nada que pudiera ser considerado una habitación. La casa era una cáscara, decían. Todas las paredes interiores habían sido demolidas.
Recuerdo que los escuché decir «máscara», no «cáscara». La casa es una máscara, escuché.
Nosotros mentíamos. O habíamos visto algo tan feroz que estábamos shockeados. Ellos no querían creer siquiera que habíamos entrado en la casa. Mi madre no nos creyó nunca. Ni siquiera cuando la policía rastrilló el barrio entero, allanando cada casa. El caso estuvo en televisión: nos dejaban ver los noticieros. Nos dejaban leer las revistas que hablaban de la desaparición. La madre de Adela nos visitó varias veces y siempre decía: «A ver si me dicen la verdad, chicos, a ver si se acuerdan…»
Nosotros volvíamos a contar todo. Ella se iba llorando. Mi hermano también lloraba. Yo la convencí, yo la hice entrar, decía.
Una noche, mi papá se despertó y escuchó que alguien intentaba abrir la puerta. Se levantó de la cama, agazapado, pensaba que encontraría a un ladrón. Encontró a Pablo, que luchaba con la llave en la cerradura —esa cerradura siempre andaba mal—; llevaba herramientas y una linterna en la mochila. Los escuché gritar durante horas y recuerdo que mi hermano le pedía por favor que quería mudarse, que si no se mudaba, se iba a volver loco.
Nos mudamos. Mi hermano se volvió loco igual. Se suicidó a los veintidós años. Yo reconocí el cuerpo destrozado. No tuve opción: mis padres estaban de vacaciones en la costa cuando se tiró bajo el tren, bien lejos de nuestra casa, cerca de la estación Beccar. No dejó una nota. Él siempre soñaba con Adela: en sus sueños, nuestra amiga no tenía uñas ni dientes, sangraba por la boca, sangraban sus manos.
Desde que Pablo se mató, vuelvo a la casa. Entro en el jardín, que sigue quemado y amarillo. Miro por las ventanas, abiertas como ojos negros: la policía derrumbó los ladrillos que las tapiaban hace quince años y así quedaron, abiertas. Adentro de la casa, cuando el sol la ilumina, se ven vigas y el techo agujereado y basura. Los chicos del barrio saben lo que pasó ahí adentro. En el suelo pintaron, con aerosol, el nombre de Adela. En las paredes de afuera también. ¿Dónde está Adela?, dice una pintada. Otra, más pequeña, escrita con fibra, repite el modelo de una leyenda urbana: hay que decir Adela tres veces a la medianoche, frente al espejo, con una vela en la mano, y entonces veremos reflejado lo que ella vio, quién se la llevó.
Mi hermano, que también visitaba la casa, vio esas indicaciones e hizo ese viejo ritual una noche. No vio nada. Rompió el espejo del baño con sus puños y tuvimos que llevarlo al hospital para que lo cosieran.
No me animo a entrar. Hay una pintada sobre la puerta que me mantiene afuera. Acá vive Adela, ¡cuidado!, dice. Imagino que la escribió un chico del barrio, en chiste o desafío. Pero yo sé que tiene razón. Que ésta es su casa. Y todavía no estoy preparada para visitarla."

V I B E C H E C K

submitted by Farajo001 to u/Farajo001 [link] [comments]


2019.10.25 05:03 RRegnieRR EL AMOR

Por: José Luis Regnier Palacios
Este cuento tiene un mensaje muy importante, espero lo encuentren.
-un café expreso por favor- El hombre me entrega el café.
Le page y me salí. El lugar era un lugar tranquilo, con el puro sonido de las aves, así que decidí sentarme, tomarme mi café y disfrutar del hermoso atardecer.
-Hola-me dijo una voz suave de chica
Voltee a mirarla, era una chica de mi edad, cabello café, ojos azules como el cielo, nariz fina, y una piel blanca sin maquillar que parecía de bebe, era simplemente hermosa, era tan hermosa que no me importo su físico ni el cómo vestía.
-Que tal- le dije, fijándome que a su derecha la acompañaba una chica morena hermosa, pero no tanto como la primera, y a su izquierda un chico ni feo ni guapo, no les preste mucha atención a los dos, ya que estaba fijándome en la de en medio.
-¿Cómo estás?- pregunto la chica de en medio
-Siempre se puede estar mejor
-¿puedo tomarme uno contigo?
-Claro- le dije
La chica sonrió, se fue a pedir un café y después se despidió de sus amigos
Ella hablo conmigo durante un buen rato nos la pasábamos muy bien, riéndonos y contándonos cosas como: que te gusta? De donde eres? Que es lo que te gusta hacer? Etc. Ella me hacía preguntas como intentado descubrir el como pienso y que clase de persona soy, normalmente me sentiría tímido, no suelo hablar con chicas, pero en ese momento me sentí en una tranquilidad inexplicable, como si ella hubiera sido mi mejor amigo de toda la vida, pero realmente no tenía ni una hora de conocerla.
-¿Quieres ir a mi fiesta? será mañana- dijo
-Apenas te conozco y ¿me quieres invitar a tu fiesta?
Sonrió
-Te espero mañana- dijo guiñándome el ojo y entregándome la dirección de donde sería la fiesta.
Desperté en mi cama de madrugada, pero quería volver al sueño así que volví a dormirme.
En esta ocasión estaba con ella, ella me agarraba del brazo con suavidad y me dirigió hasta una mesa, y antes de que me sentara me dijo-Aquí hay pizza, refresco y más chucherías, siéntete como en tu casa- me dijo alejándose a saludar a los demás invitados.
Así que como me dijo siéntete como en tu casa empecé a comer de todo, al rato estaba sentado en un sofá jugando un videojuego. De repente escuche que había mucho alboroto en un lugar de la casa pero no le preste mucha atención.
-Sígueme- me dijo alguien
Volteé a ver y era ella
-¿A dónde?- le dije
-A mi habitación, todos están atentos en otra cosa, nadie notara si estamos o no-
En ese momento no sabía qué hacer, no es como que iríamos a su habitación a jugar ambos videojuegos.
-Tú ve, yo subo cuando termine esta partida.
Ella subió, y me dio el tiempo necesario para que pudiera pensar en algo, pero en vez de que hiciera eso, simplemente no le di importancia y me puse a jugar hasta que anocheció.
-Joder la chica - pensé
Subí a su habitación sin pensarlo y sin saber cuántas horas la había dejado sola ahí a la pobre.
Estaba en su cama acurrucada en la cama dormida, me acerque para ver si realmente lo estaba y me di cuenta que tenía un rostro de tristeza incluso algunas lágrimas no se habían secado en la almohada.
-Lose, fui un idiota, debí decirte simplemente que no soy así y no quiero enamorarme aun, eres hermosa, la mujer más hermosa que he visto y puede que tu busques un amor pero yo no, hay muchas estrellas en el universo por que fijarse solo en una- dije y salí.
Justo cuando iba a cerrar la puerta me dijo
-Espera, te perdono, fue mi culpa.- dijo descobijándose para poder pararse de la cama.
-Debí suponer que no eras así- dijo ahora acercándose a mí.
Me dio un beso lento, casi apasionado, ahora sabía que realmente me amaba
-Puede que tu no me ames ni busques un amor, pero yo sí y ya lo he encontrado-dijo abrazándome.
Desperté
submitted by RRegnieRR to u/RRegnieRR [link] [comments]


2019.10.09 06:02 Davidemagx Es una ficción (Repost corregido para lectura en celular)

Alejandro era un hombre casado
galán, buen mozo, inseguro
arriba en la escala social vivía con ella, su mujer,
a quien de oros bañaba y de afectos faltaba, con ella convivía
no la amaba por la noche y se notaba
después de mucho tiempo de pelearla
que ninguna promesa pasa el día.

Una noche de banderas blancas se subieron en el coche,
terminaron en un pub
en la barra el apoyado con la mujer entre los brazos,
miraba la multitud de caras entre flashes y neones
cuando la vio pasar, con el cielo en la mirada
y ella le devolvió la vista y la sonrisa
disimulado la siguió con los ojos hasta los baños
se excuso de la legal y se abrió paso a los trancazos

Entre codos y apretones llegó hasta la puerta
la espero ansioso con cada puerta abierta
finalmente la muchacha, hermosa y proporcionada
lo encontró allí parado como un blanco caballero
se comieron con la vista a simple encuentro
unas palabras de primera vez, "Ale"
"Victoria" dijo ella hundiéndose en un beso
y la mujer esperaba mientras, confiada y ya sin ánimos para reyerta

Los encontrados se dieron cita en la pantalla móvil
y se alejó el esposo con nueva alegría en el pecho
la trampa en la solapa y el pantalón sintiéndose estrecho
a encontrar a la mujer primera, a la legal
que no increpó la ausencia excusada en estar tranquila
"te saliste con la tuya" se dijo el esposo
después de un rato a casa ella quería sexo,
él se durmió como un oso

La mañana trajo un "buen día" de la divina
un regalo para el cansado, agua para el sediento
y cuidando de no despertar a la de la alianza
se deslizó fuera de cama y al baño
para devolver el mensaje a la paloma
Media hora y jugueteo, volaron textos y un video
tenía que verla pronto y se dieron lugar y fecha
"Esta noche 10:30" acordaban ellos soplar al viento

Pendiente estuvo de cada mensaje y cada hora
la legal lanzaba ostias que el no devolvía, lo agotaba, lo pudría,
"seguro tenes a otra" le decía
"¿qué decís? ¡enferma!" contestaba como escudado
"atendeme un poco, mirame, desgraciado"
"así como estás de loca no me tienta"
la pelea siguió por unas horas
"te vas a la mierda, loca" y coordinando con la fechoría a las 10 salía

La levantó en una vereda entre Salta y Buenos Aires
charla breve, charla necia, unas birras
en un bar el juego de lo nuevo, el gusto a no se debe
ella menor, de 17, el ya con 35
"Que linda parejita" comentó una vieja ingenua
y se hicieron los bonitos con todo y sonrojarse
para luego levantarse e irse a morir a un telo
el sexo fue divino, revolvieron hasta el suelo

En la cucharita los dos melosos
la nena jugaba con el pelo
y el le hablaba de la otra, la malvada
la bruja de la alianza y el recelo
del cansancio y de sentirse vivo en mucho tiempo
"No se que hiciste pero me gusta" dijo el blanco caballero
"a mi también me gusta" dijo la nena antes de un beso
y se enlazaron de nuevo hasta llegada la alborada

Pasaron los meses, la mujer era una fiera
él se atrincheraba o la ignoraba y guardaba su secreto,
su remedio ante aquel mal
su dama tras la cortina, la que ahora todo era
repitieron los encuentros, los hoteles y promesas
mal decía él a la bruja de la sortija
y ella lo envolvía con perfumes en los labios
no era hechicería, eran los años

Una noche más de hacerla suya
dejó en su vientre la semilla
la damita que lo amaba quería darle todo
y él parecía dispuesto de cualquier modo
se amaron otro rato con el cuerpo y las palabras
se dejaron como siempre, a las 7
"Te amo" decía ella
"Te amo" él le devolvía y se alejaba.

Una semana y Andrés que no llegaba
Victoria no dijo nada y marchó a la farmacia amiga
donde una mujer de bata rezaba "¿Que buscas?"
"Un test de embarazo" le pedía
y la mujer tomaba del estante una caja rosada mirando sin prejuicio,
"pasá por caja"
Victoria sonriendo para esconder los nervios
pagó en efectivo

"Positivo" decía el test
Victoria sintió su mundo darse vuelta
y vio la luz al final del túnel
así su amado estaría con ella
le escribió emocionada para darle la noticia
hubo un visto sin respuesta
las horas que pasaron angustiantes
y un mensaje, uno sólo "¿quién sos?"

La malvada ahora gritaba con fuerza redoblada
Alejandro la miraba mudo, ¿cómo pudo descuidarse?
le gritó "loca enferma" en su afán de victimizarse
y salió de la casa para no aguantarla
"Paso a buscarte donde siempre, soy yo"
avisó a la nena que preocupada respondió "¿estás bien amor?"
"hablamos luego", salió a toda marcha
a buscar la divina, su cura, su remedio

En el mismo primer telo después de haber cogido
se sentaron al debate los amantes
"Dame tiempo, te lo pido" dijo él casi atrevido
"Te amo, por supuesto, te quiero yo conmigo"
dijo ella tomándole la mano
y llevándola a su ombligo
pero el se mostró algo frío
puso al tiempo por excusa y la despachó con prontitud

Volvió a la casa de la guerra
y la malvada lo recibía con los bolsos preparados
"Me voy y quiero divorcio, quiero sangre, quiero todo" dijo
y Alejandro contemplaba sus males
discutieron y al final del griterío se encontraron como nunca
o quizás fue conveniente, la mitad perder es mucho
"Ella o yo" dijo la esposa
"Vos" aseguró el marido

"Te pido que ya no jodas, ese hijo no es mío ni lo quiero"
El blanco caballero se convirtió en zorro austero
"¿Yo te amo y me haces esto?"
"Es tu culpa por estar con alguien casado" dijo el monstruo
La bloqueó y se dio por desvanecido
Victoria quedó llorando la traición
con las manos en el vientre
y el llanto desgarrando el corazón

Mamá y papá supieron tras haberles confesado
a su rabia sumó reprobación
"Sos muy chica para ser madre"
y un tiempo luego la llevaron a un doctor
de moral y reputación manchadas
de matrícula revocada
en un caserón apartado a escondidas de los indiscretos
para no verse en la vecinada y la difusión

"Todo va a estar bien, nena" oró el carnicero
con chaqueta blanca y camisa negra
la acostó en una pieza que olía a muerte
y le puso un suero con algún mejunje
la dejó por varias horas sin mirarla
mientras los padres le recalcaban la vergüenza
con miradas reprobatorias y palabras aplastantes
Victoria sentía la vida escaparse

Sentada en el inodoro de ese lugar macabro
dejó casi su vida con la sangre
y así le dio de alta, cual jabalí atravesado por lanza
"Llevenla al hospital para que no muera" dijo el insensible,
"pero antes paguen que esto es mi negocio"
quiso insultarlo la madre pero bien sabia ella
que no escapaba de también
ser deplorable en esa tranza

Victoria ya estuvo en casa
Alejandro ni enterado
"Te amo todavía, es por vos que hago ésto. Adiós"
leía en el mensaje de texto
y se colgó del techo sofocada por la depresión
la encontró su padre y perdió la cordura
a los dos los sumió la culpa
y quisieron su justicia

"Ella estaría acá si no fuese por ese canalla"
gritaba el padre en la comisaría
la policía se hizo presente
y la mujer atendía histérica
llorando y arrancándose los pelos
Alejandro estaba en el sillón con la cara explotada
a sus pies como a un metro el arma asesina
"Fue suicidio" dijo la viuda

La causa leyó "suicidios"...

Los personajes y hechos relatados aquí no son reales
cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia
ustedes saben, no hace falta que les aclare
es otra de esas que no son verdad
una historia fabulada
es sólo ficción.

Fin.
submitted by Davidemagx to argentina [link] [comments]


2019.10.05 12:41 Davidemagx Historias de un Kiosco 24 Hs

Me llamo Francisco, tengo 30 años y vivo en pueblo perdido en la concha del pato. Si agarraras un mapa de la Argentina y te pusieras a querer ubicar este lugar olvidado por la gracia de la Pacha Mama, supongo nos encontrarías en algún lugar entre Chaco, Santa Fe y Santiago del Estero y perdona que no sea preciso pero de verdad tampoco estoy muy seguro de que estemos en algún mapa... Digo, geográficamente estamos ubicados dentro de la Argentina, solo que no existe un sólo punto de referencia que nos marque ni en un GPS, así que sí. Estamos perdidos.
El pueblo está "meh", gente cálida de caras aburridas y monótonas durante la mayor parte del día, casi descoloridas, preocupadas de la manera de sobrellevar otro día de existencia en éste más que modesto pueblo en el que de por sí cuesta ocupar el tiempo. No tenemos ni un cine, el único escenario es el de la plaza principal que sólo se usa durante los actos escolares y el resto del año sirve de depósito de artículos varios de procedencia dudosa, así que entenderán que aparte de laburar y chusmear no existe otro medio de entretenimiento. Ya es un milagro contar con TV por cable, ni hablar internet aunque la velocidad deje mucho que desear. No nos faltan viejas lechuzonas, por ende, o criollos que se sienten a matear en las veredas un miércoles cualquiera a la vera de un sol que mata sólo para tratar de pescar a ojo crudo e indiscreto el ultimo pedazo de información sobre un vecino, ya saben. Pueblo chico, infierno grande. Los únicos momentos en los que el pueblo parece cobrar cierto tipo de vida fuera del estado vegetativo al que llamamos cotidianidad es cuando llegan las camionetas blancas con el cóndor pintado en azul como de logotipo o escudo, es entonces y sólo entonces cuando la atención de la población entera se centra en ése acontecimiento que se da cada tantos meses y sin previo aviso. Nadie sabe de dónde ni para qué, pero llegan, recorren el pueblo sin detener marcha y a baja velocidad como si estudiaran detalles, y se van sin que siquiera haya bajado un solo pasajero... No voy a mentirles, pasan cosas raras en éste pueblo y a lo largo de los años me convencí de que tiene que ver con la procesión de chatas, de alguna forma. Les hablaré un poco más de mi pueblo luego ya que no es la razón original que tengo para comenzar a contarles estas cosas.
Verán, trabajo en un kiosquito de esos 24 Hs durante la noche. Mi turno es fijo, de 00:00 a 08:00, en lo que considero lo más aburrido de este lugar podrido excepto cuanto me cae clientela porque, verán otra vez, mis clientes no son nada normales u ordinarios... Mis clientes son de índole paranormal. Déjenme decirles que no fumo, no tomo ni me drogo excepto por esa vez que Gaspar el Lobizón me metió yuyitos en el mate y quedé mirando de colores, pero eso fue sin querer... En fin, algún día llegaré a Gaspar, por ahora me interesa más contarles qué fue lo que me llevó a comenzar ésto.
Era una noche más de esas al pedo, yo me debatía entre la depresión, la taza de café recalentado que me hacía cagar pero necesitaba igual para sobrellevar la jornada y ya estaba resignado a morir la noche en el depósito, dormir hasta un rato antes de entregar el puesto al de la mañana. La noche había estado muy quieta y silenciosa para mi gusto y hacían más o menos dos semanas que nada ocurría así que mi moral estaba por el suelo, esperando el día de cobro para levantarla. Dejé la taza de café a medio terminar sobre el mostrador, giré en la silla y me levanté para ir a armarme una cama con las bolsas de gomitas de marca conocida a la que no pienso hacerles publicidad porque no me van a garpar pero que ya todos conocemos, cuando sonó la puerta al abrirse. Contento ante el prospecto de tener a alguien o algo a lo que dirigirle la palabra, me puse recto y derecho y de manera automática y con todo el tono de desesperación en la voz dije - ¡Buenas noches! ¿Como va? Señor, señora u otro...- sin embargo y para mi sorpresa, la puerta permanecía abierta y sin la presencia de nadie. Habría culpado al viento pero como dije antes, la noche estaba quieta, se me dio por salir corriendo al depósito para ver que Berto, el pericote, no se hubiese vuelto a colar. Juro que no es un pericote normal, tiene el tamaño de un perro mediano y la inteligencia de McGuyver y la fuerza concentrada de un bruto, una vez lo vi robar la caja de herramientas de un camión para ir a tratar de romper el candado que había puesto en la puerta del depósito para evitar de que entre y se coma los sobresitos de jugo, es adicto a los sobres de jugo, y desistir del intento cuando no encontró la herramienta adecuada para poder cumplir su cometido y retirarse frustrado puteando en guaraní... Ésa es otra cosa que hace, habla en guaraní... Volviendo al tema, corrí al deposito a ver que no estuviera Berto cuando una voz me detuvo
- No hay nadie ahí... - y me detuve, volviendo la mirada hacia atrás para encontrar a quién o qué fuese, pero de nuevo no había nadie.
- ¿Hola? - dije y me contestó de inmediato
- Hola Francisco. Necesito que me escuches ahora... -
- Dale, pero podrías dar la cara para hacerlo menos incómodo. Digo, no te ofendas, pero si ya me estás hablando es medio al pedo que te hagas el misterioso. - no lo decía de ortiva, es que eran las cuatro de la mañana y la verdad no tenía ganas de quedarme con intrigas y no ver una cara me jodía un poco. Así de solitario es.
- No vas a verme porque solamente soy una voz etérea, al menos ahí en dónde vos estás. No puedo abundar en detalles, Francisco, necesito que me escuches antes de que se corte la señal... -
- ¿Señal? - pregunté
- ¡Concentrarte! ¡Es de vital importancia! Esos detalles no importan ahora. Escuchame... - dijo la voz un poco molesta, - ... a las 04:30 va a venir una criatura conocida como Ivunche... -
- ¿Pero el Ivunche no es típico de la Patagonia? - interrumpí a la voz que insistía con hacerse la misteriosa desde algún lugar indefinido del mundo.
- Tenés el deficit de atención de ladrillo, flaco... ¿Me vas a escuchar? - preguntó,
- Bueno, sí. Dale... -
- Como te decía, a las 4:30 va a llegar un Ivunche. La criatura normalmente se considera peligrosa pero ésta en particular no lo es, tampoco es precisamente amigable, pero si sos cuidadoso te vas a poder acercártelo lo suficiente como para... -
- ¡Pará, pará, pará! No sos mi patrón así que no me des órdenes, menos si ponen en peligro mi integridad física. -
- ¡Ah! ¡Escuchame pelotudo! ¡Necesito que dejes de interrumpirme y me dejes terminar de explicarte! ¿Es mucho pedir? - dijo la ruda voz. A ésta altura supongo se preguntarán por qué nada de ésto me resultaba extraño, raro o me preocupaba, vuelvan a ver, ya me acostumbré a que sucedan cosas que por ahí no tienen explicación lógica y, honestamente, me chupaba un poco un huevo. ¿Una voz que me conoce y me habla con insolencia? no es la gran cosa.
- No, perdona. Ahora sí te escucho... -
*tut tut* - ¡Se me corta la señal ahora! No hay tiempo. Mirá, cuando llegue el Ivunche vas a tener que acercarte y arrancarle unos pelos de la cabeza. Te voy a volver a llamara cuand... - *tutututututututututu* y así como así la comunicación se cortó.
Al menos sabía lo que tenía que hacer, aunque no sabía el motivo, era suficiente. Me puse a googlear imágenes del Ivunche para reconocerlo al verlo, feo el hijo de puta. Para los que no saben, el ivunche es un humano deforme que camina en tres piernas, con la cabeza torcida hacia atrás, lengua bifurcada y cubierto de pelo, iba a ser fácil de reconocer con ésas características además de el hecho de que anda desnudo. A la hora indicada me preparé mental y físicamente para la confrontación con el ser que todavía no había llegado, odio que sean impuntuales, repasando escenas de Police Story de Jackie Chan en caso que necesitara defenderme e improvisé un arma con el palo del escurridor porque, ¿por qué no? Para las cinco de la mañana ya estaba aburrido y retomé la idea de irme a dormir al depósito cuando la puerta se abrió y allí mismo estaba, para mi sorpresa, desnudo y caminando en tres piernas, con el cuerpo cubierto de bello y erguido, sin la cabeza torcida y estaba... ¿Más bueno que comer pollo con la mano?
No es que sea gay ni nada, pero de verdad estaba que se partía... hasta tenía barba y todo. Había algo familiar en él pero no podía establecer qué. Entró caminando normal o lo que puede decirse normal con esa tercer pierna en medio de las otras dos, rengueando un poco porque la arrastraba, casual hasta una de las heladeras y agarró una botella de agua mineral, lo que resultaba lógico porque ese cuerpo tallado a mano seguramente no conocía lo que era una cerveza. Se podía rallar queso en esos abdominales, de nuevo, no soy gay pero ¡Papito, si fuera mujer, pegame y decime imbuncha! Después de agarrar el agua se dirigió a la caja donde yo ya lo estaba esperando.
- Hola. - dijo con la voz más varonil y masculina que escuché en mi vida, así que para disimular mi complejo de beta trate de engrosar mi voz y dije
- Hola. - Con voz de pito. El bicho levantó la pierna izquierda y quedó apoyado con las otras dos.
- ¿Como te va? Cobrame, por favor, que estoy algo apurado. -
- Dame lo que quieras...-
- ¿Cómo? - me preguntó...
- No, nada. Que son $55... -
- Ah, bien. Flaco, en la que estamos ¿podrías indicarme para donde tengo que agarrar para salir a la ruta? - me preguntó y respondí
- ¿No sos de acá? Te me haces conocido de algún lado pero no sé de dónde... -
- No, no soy de acá pero es muy probable que me hayas visto alguna vez. Seguramente y como mínimo habrá visto una foto mía en internet. - me sorprendía que una criatura como el Ivunche supiera lo que era el internet y que me haya mirado fijo cuando dijo eso me hizo creer que tenía la habilidad de leer la mente. Me dio vergüenza porque seguramente ya sabía lo que había pensado antes de él y por la sonrisa hermosa que me dirigió me terminé de convencer de que lo era... En fin, como no respondí a eso se dio vuelta en dirección a la puerta. ¿Qué era que tenía que hacer yo? Algo era... ¡Ah, sí! ¡La voz! ¡Los pelos! Antes de que diera el primer paso estiré la mano y le agarré un mechón de pelo y tiré quizás con un poco más de la fuerza necesaria porque me quedé con un buen mechón con pedacitos de cuero cabelludo.
- ¿¡Qué hacés pelotudo!? ¡Te voy a cagara a trompadas! - Oh, ya sé por qué se me hacía familiar. El que me hubiese gritado enojado me remontó a las telenovelas del canal del número de la mala suerte.
- ¡Perdoname! ¡Fue un impulso! -
- ¡Qué impulso ni las peloas! ¿Qué te pasa a vos, pelotudo? - dijo,
- Es que nunca había visto a uno antes, uno de ustedes, famosos, y es lo primero que atiné a hacer por los nervios, perdón... - Resultó que el supuesto ivunche nunca apareció como se suponía y en su lugar apareció nada más y nada menos que al actor Luciano Castro. Me miró como para tumbarme de una piña pero creo se apiadó. En su lugar me dijo
- No podes ir por la vida tirándole el pelo a la gente, sos un inconsciente, flaco, casi te parto a trompadas. - Dijo el múltiples veces nominado y una vez ganador del Martín Fierro Luciano Castro y se dio vuelta otra vez y salió del kiosco a la oscuridad de la madrugada y lo perdí en la sobras después de verle el lomazo cuando cruzaba su desnudez bajo el farol de la luz.
Nada más sucedió esa noche, después de eso no pude dormirme como había querido antes y esperé a finalizar mi turno escuchando relatos de Alejandro Apo. Me preguntaba por la poco paciente y misteriosa voz, sobre el ivunche que nunca vino y sobre todo, me preguntaba si me iban a creer en el pueblo lo de Luciano Castro. Antes de entregar la caja al turno siguiente fui a controlar el depósito, donde Berto se las había ingeniado para entrar a lo Misión Imposible por el ventiluz que no tuve en cuenta, lo encontré en medio de los sobrecitos de jugo de naranja banana, con la nariz polvorienta y los ojos abiertos mirando al techo, al sentirme me miró y dijo con voz grave - Añamengui... - antes de incorporarse y salir caminando en dos patas de ahí. Dejé el chico del turno siguiente lo descubra por sí mismo y se ocupe, no tenía ganas de ocuparme yo.
Mi pueblo no es normal, por empezar ni siquiera figuramos en los mapas y cada tanto pasan cosas que desafían la lógica y la razón y durante mi turno en el kiosco más que en cualquier otro momento, voy a volver, si no me olvido o no me muero, con otras historias con suerte mejor contadas que ésta que salió de apuro. Bueno, hasta la próxima...

Fin.
submitted by Davidemagx to argentina [link] [comments]


2019.09.01 16:39 Davidemagx Viaje acompañado

“¿Quiere agua?” dijo la chica junto a nosotros mientras le pasaba la cantimplora a mi hijo, sin darme tiempo de sacar de la mochila la que yo llevaba preparada. “Ya tenía la mía…” dije torpemente, “… gracias.” Leandro, mi hijo, la tomó con ambas manos y bebió del pico, devolviendoselá con una sonrisa de agradecimiento. Viajamos a la capital por sus controles anuales. Ésta vez le tocaban neurólogo y visitar al pediatra que siguió su caso desde nacido. Con 4 años de edad, Leandro es un nene saludable. Pasar por todas la que pasó, con su prematurez extrema, la lista de complicaciones de salud física en esos cien días de neonatología y resultar sólo con retraso lingüístico era algo más que simplemente suerte. Tomamos un colectivo de larga distancia, Leandro ama los colectivos y se entusiasma cada vez que hay que viajar en ellos, el boleto me indicaba asiento 9, junto a la ventana. En el asiento 10, pasillo, la chica ya mencionada No más de 20 o 21 años. Trigueña, tez blanca, lunar junto a los labios finos, nariz delicadamente redondeada, mejillas lisas, ojos verdes que cortaban la luz natural. Voz suave, hermosa. “¿Es tu hijo? Preguntó. “Sí…” dije con una sonrisa, “¿Vas a la capital?” pregunté luego. “Sí, estudio ahí. Visito a mis viejos cada tanto acá.” Contestó y di vuelta a mirar a mi hijo que me sonrió y apoyó la punta de su nariz en la mía, un juego que inventamos para darnos seguridad y demostrarnos afecto. “¡Que hermoso papi!” dijo y me abrazó. Le devolví el abrazo, un beso y un te amo. Él se acomodó mirando por la ventana y jugando con su colectivo de juguete. Yo alcancé en la mochila unos caramelos y ofrecí a la chica a elegir. Tomó de cereza, sonrió y dio gracias sin más. Leandro llamó mi atención con sus juegos y se los seguí hasta que el colectivo cubrió al menos unos kilometros de ruta salido desde la terminal. Cuando me di cuenta, mi hijo dormía sobre mis brazos. Me quedé mirando por la ventana, el paisaje perderse hacia la izquierda y mientras corría como proyección desde la derecha. Pensé en mis años de joven, en mis 20's y aunque 33 no son muchos ciertamente son años y con hijos a favor, se crece antes de tiempo. Pensé en mi época de estudiante, en los incontables viajes en colectivo abarcando hasta mis años de soltero pre paternidad. Noté que jamás antes se había sentado una mujer atractiva junto a mí en los colectivos. Dispuso mi suerte que siempre ocuparan otro lugar o yo viajara de pié. Siempre quise tener la suerte de compartir el viaje con una mujer bonita, librado al azar de la denominación aue dos tickets en la boleteria dispusieron. Lo quise, y por primera vez sucedía. Di vuelta para tratar de iniciar conversación. Ella dormía. Regresé el rostro a mi lugar, apoyando la cabeza en la de mi hijo. Pensé otro poco en mi vida como padre, en mis años de juventud y soltería, en los viajes a solas y en la locura de querer iniciar conversación con una joven atractiva como la de al lado mientras mi hijo visitaba los sueños recostado en mi pecho. Pronto también me encontró el sueño y me dejé dormir. Desperté con el colectivo entrando a la ciudad, la primer parada no estaba lejos. La joven ojos verdes aún dormía, Leandro también. Lo desperté y preparé las cosas para bajar, guardando su juguete y prendiendo su campera. El colectivo llegó a la parada inicial, “Perdón…” dije, mientras apoyaba mi mano en el hombro de mi vecina de asiento, despertandola con cuidado, “… es nuestra parada, te incomodo un momento ¿Sí?” “Sí, dale. Perdón…” dijo ella, con medio ojo cerrado y voz perezosa. Corrió las piernas al pasillo y pasamos junto a ella. “Gracias por el agua.” Dije antes de bajar. Devolvió una sonrisa y la perdí al bajar por las escaleras, fuera del colectivo y a la vereda. Tomamos un remis al hotel, llegabamos con una hora de anticipación y hora y media para rellenar hasta la consulta con el neurólogo, a las 18:40. Subimos a la habitación luego del check in, acomodé el bolso mientras Leandro jugaba en la cama, y nos dimos una ducha para prepararnos para el turno con el doctor. “Por lo que yo estoy viendo, y con verlo a él nada más, puedo decirte que está bien…” dijo el Doc mientras Leandro jugaba con la balanza analógica y el doctor lo observaba. Con molestia, debo reconocer, porwue estaba haciendo ruido con la parte movil de la balanza, “Hijo… Sentate aquí.” Le indiqué a la silla de al lado y obedeció como siempre lo hace. “Perdone, doctor. Estaba diciendo…” dije, “Sí… que yo lo veo muy bien a él. Veamos, que pasar por la neo, las complicaciones que tuvo, haber nacido bajo peso, sin desarrollarse por completo y que cognitivamente esté perfecto. Solamente teniendo dificultades con el habla, considerando otros casos menos serios que el de él, es un nene perfecto. Des cierto que es un nene de contextuta pequeña pero el crecimiento cefálico está bien y corresponde a un nene normal a su edad gestacional. Desde enero que lo vi hasta ahora, con la terapia que estuvo haciendo más el jardín de infantes, se nota enormemente el cambio y la mejoría. Si te voy a decir, papá, que insistas con llevarlo a la fonoaudióloga. No para hacer un tratamiento complejo sino para ayudarlo a desarrollar el lenguaje con incorporacion de palabras y que ya no sean oraciones de dos o tres palabras en tercera persona. Ahora…” dijo mientras tomaba una lapicera y una hoja del anotador, “Yo te voy a pedir también un análisis neurocognitivo para poder utilizarlo como base para seguir su caso. El indorme psicológico no tiene base científica, es subjetivo. Por lo tanto no me sirve a mi para establecer un punto de comparación fijo. ¿Él tiene 4, verdad?” preguntó “Sí…” respondí “Bien…” bien dijo mientras comenzaba a anotar, “… te voy a dar que lo lleves con éste doctor, él hace test neurocognitivo pero no creo que te lo haga ahora porque es a partir de los 5 años. Vas a tener que tener paciencia y saber que ese estudio es caro, papá. Bien. Una vez que tengas eso recién vas a venir a verme. Y la próxima vez después de eso, a los 6. ¿Se entendió?” preguntó como si me hubiese hablado en lenguas, “Perfecto, doctor.” “Entonces espero al año que viene.” Dijo estestirando la mano con satisfacción. Satisfacción porque eramos el último turno y se había atrasado. Eran las 20:14. “Gracias, doctor. Lo veremos en un año entonces.” Dije estrechando su mano. “¿Vamos hijo?” dije a Leandro y bajó de su silla, pidiendo upa. Lo alcé, sólo porque mal criarlo me sale gratis, y abandonamos el consultorio sin más. Al salir pasamos por una plaza donde ofrecían actividades para niños por ser dia festivo en la ciudad. Paseamos en calecita, jugó en el tobogán y se sentó a pintar con temperas en un lienzo por el que pagué y no llevé. Caminamos hasta el centro y nos sentamos a comer pizza en un bar. Con la noche agradable, nos quedamos en las mesas de la vereda. Hicimos nuestro enchastre de gaseosa derramada y nos fuimos tan pronto terminamos de cenar, al hotel. A dormir. Al dia siguiente tenía turmo con el pediatra pero pasado el mediodía comenzó con fiebre. Visitamos la farmacia por ibuprofeno 4% y regresamos al hotel. Le di una dosis y poco después la fiebre bajó. Opté por cortar el viaje y no llevarlo al control pediátrica para no temer que pasar otro día de hotel con él así. Volveríamos esa misma tarde a casa e iría a su pediatra local habitual y descansaría mejor en su propia cama. Tomamos el colectivo a las 18:15 en una parada en las afueras del centro, mi boleto soretaba el asiento 9 otra vez, con mucha coincidencia. Compré un jugo fresco para mi hijo, unas galletitas dulces y subimos tan pronto llegó. Era exactamente la misma unidad e lanque habíamos venido, la misma empresa. Para repetir y coincidir, ora joven atractiva se sentó junto a nosotros. Ésta vez de pelo largo, suelto, oscuro y rulos. Anteojos se cristal blanco con marco oscuro y los ojos negros mas bellos que hubiese visto en mucho tiempo… o al menos en ése día o con ése estado mental erosionado. Leandro comenzaba a hacer fiebre otra vez por lo que chequeando el horario de la dosis inicial, le administré otra. Habían pasado seis horas exactas. Iba decaído pero no molesto. “Es hermoso tu hijo…” habló la joven al lado con labios rosados finos y miel en la voz. “Gracias.” Dije sonriendo. “¿Está enfermo?” preguntó. “Tiene fiebre. Va a estar bien, tengo su jarabe… ¿Estudias aquí?” “Vivo acá, sí. Voy a ver a mis viejos a mis pagos.” Dijo. Leandro pidió agua, alcancé en la mochila y extraje la botella, dándole a tomar con sorbete. El colectivo arrancó y se acomodó en mi pecho. La joven muchacha fijó la vista en su celar y yo, que había girado con el fin de continuar la conversación, me descubrí símplemente apreciando su hermosura y regreando a mi habitual estado de paternidad. Sin volverla a molestar. Al ir cayendo el sol por fuera, en la ruta, el sueño reclamó a mi hijo y a la joven. Yo seguí contemplando por la ventana, a la oscuridad. A un pasado en el que viajar me resultaba cómodo y placentero, en el que ninguna chica se sentaba junto y… lo quise. Quise que hubiese sucedido en aquel entonces. No dormí en todo el viaje, perdido en mis pensamientos, controlando la temperatura de mi hijo y cada tanto viendo por el filo del ojo a la joven durmiendo junto a nosotros. Pensé en la forma en la que el universo dispone y alinea. A destiempo para algunos. Para mí. Al llegar, resultó que bajabamos en la misma parada. Que vivíamos en la misma ciudad. Que jamás antes nos habíamos cruzado. Sin hablar durante todo el viaje, hasta ese momento antes de abandonar el colectivo en el que esbozó despreocupada, desapegada, “Chau. Espero mejore tu gordo…” y se fue en otra dirección antes de que yo pudiera reaponder dando las gracias. Hice upa a mi hijo y caminé la cuadra y media hasta casa. Es noche repasaba el viaje, acostado en mi cama. A solas en mi cama. Luces apagadas. Deseé tener diez años menos y la suerte de haber viajado acompañado. Deseé quizás no haber sido padre aún y haber dispuesto de la libertad para hablar con mis vecinas de asiento a gusto. Deseé muchas cosasde diferente manera… Me levanté. Tomé el termómetro junto a la cama y fui a controlar a mi hijo. Estaba bien. Acaricié su pelo y besé su frente. “Te amo, hijo.” Susurré a su oído y regresé a la cama sabiendo que mi vida no tiene sentido sin él.
Fin.
Se agradecen críticas, sirven para mejorar a este humilde escritor amateur.
Saludos.
submitted by Davidemagx to TextoSentido [link] [comments]


2019.08.20 07:16 maualkla Una historia que quiero contar

Mucho tiempo atrás, Agosto de 2014 para ser exactos. Desde donde me encuentro parece otra vida aquella en la que viví está historia que deseo guardar para la historia en este post.
Estaba feliz, en aquel año iba a entrar a la universidad en ingeniería en sistemas, estaba muy feliz, me sentía dueño del mundo en aquel momento. No tenía nada más allá que mis ilustraciones y aspiraciones hacia el futuro. Y en la primera semana, un día (no recuerdo cuál) ella apareció ahí, hermosa, la chica más bella que en mi vida he visto, tal y como la soñé ahí sentada, solita sin hacer mucho ruido. Discretamente (cómo es mi especialidad) no pude dejar de admirar lo bonita que ella era a la luz de esas lámparas blancas incandescentes que ponen en los salones de clase.
No tenía ni idea de cómo hablar con ella (les juro que todavía no se como) y al final del día lo único que pude hacer fue saludarla de una forma muy sin chiste.
No volví a verla como durante 15 días pero si causó estruendo en mi; No tenía la menor idea de quién era y en ese momento hubiera dado todo por conocerla. Cómo dije, unos días después (El primer día oficial de clases) re apareció, solo puedo decir que ella es mi tipo, hay mil adjetivos que podría dar pero me quedo con el que indica que yo quedé enamorado. Así como a primera vista, y sin ninguna duda ella iba a ser a quien yo le iba a regalar mi corazón (Ella quisiera o no).
Transcurrió el día, no hable con ella (No pude, no sé porque pero no pude) y al final casi de alguna forma pude llegar a hablar con ella, una plática plana y sin chiste pero que era (hasta ahora lo comprendo) la puerta de entrada a los próximos 5 años de mi vida (Los mejores que he vivido. Así nomás) fue la plática más simple pero supe su nombre y lo demás ya era pan comido.
Me dirigía a mi casa, feliz y agusto con un nuevo amor en mi corazón y de repente ¡LUISA!
FYI Luisa, ella fue digamos que mi Crush durante algo así como 2 o 3 años. Fue una "relación" por llamarle de alguna manera super rara en la cual un día me avisaron que le gustaba a una chica la vi y dije Neh, pero luego por alguna razón me empezó a gustar y luego salí un par de veces con ella y de repente se volvió mi ideal de amor. Literalmente llegue a rechazar a otras chicas por el simple hecho de que en algún momento yo iba a andar con Luisa (Nunca supe cómo, ni Luisa sabía de eso) el caso es que pues era el "amor de mi vida" y ella estaba a un salón de distancia de mi (lo que siempre había soñado).
Evidentemente fue algo super emocionante para mí y de inmediato puse a mi mente a trabajar en formas en las cuales yo podría acercarme a Luisa y pudiéramos terminar felices por siempre y amén. Todo perfecto hasta que recordé a esta güerita que acababa de conocer y que me parecía la persona más misteriosa de la tierra. Cómo buen hombre puse a pensar en cómo "llegarle" a Luisa mientras stalkeaba a la güerita.
El día siguiente (Martes 12 de Agosto de 2014) llegue a la universidad pensando en todo menos en lo emocionante que era mi carrera, llegue decidido a entablar conversación con Luisa, salí varias veces a ver dónde podía encontrarla y estuve pensando en las múltiples opciones que tenía y de un momento al otro unos ojitos verdes en la cara más bella que me tocó ver, entraron al salón.
Simplemente era demasiado atractiva para mí, no podía hacer nada al respecto más que mirarla fijamente (literalmente) no puedo explicar con palabras aquello, pero definitivamente si tú has estado perdida mente enamorado de alguien sabrás de que hablo. Y vaya que yo estaba, esa güerita tenía toda mi atención, Luisa dejó de existir de un momento al otro, así nomás.
Por alguna razón ese martes, en la primera hora debíamos ir a un laboratorio en otra parte de la universidad, y pues yo fui, y va a sonar acosador pero en el camino hacia el laboratorio me decidí a simplemente ir por ella, no podía pasar un segundo más de mi vida lejos de ella, literalmente en ese momento acepte todo, sin dudar ni un segundo.
Tuvimos clase (No recuerdo nada, lo juro) y saliendo de ahí nos dirigimos hacia un evento de bienvenida que organizaban en mi universidad con un discurso frente a los alumnos de todas las carreras y pues para allá fui, pero esta vez (de alguna manera casi inconsciente que no puedo explicar) pude saludarla. Y empezamos a hablar, y a hablar y a hablar. Y no se si ella fingió o actuó pero realmente ese momento era literalmente un momento perfecto, cómo si lo hubiera escrito y lo estuviese coreografeando alguien más. Y esa plática fluyó y fluyó y de un momento al otro esa güerita se convirtió en la única mujer con la que yo quería estar ya en todos sentidos. Ella era (es) increíblemente cool, guapa, con una voz (hermosa) que me dejaba sin aliento.
Llegamos al auditorio a media plática y esto ya estaba más allá que pa acá, y en un hecho que fue como la cereza del pastel, Luisa pasó a un lado mío y me vio con la güerita y (quizá lo imaginé) pero quedó anonadada, ya en ese momento en mi mente Luisa no existía, solo estaba Mariana.
Después de eso pasaron millones de cosas, hermosas y difíciles. Y ambas están en mi mente para ser escritas.
submitted by maualkla to u/maualkla [link] [comments]


2019.08.09 16:30 sweeterzone Kate de Medellin

Kate de Medellin
una hermosa escort de cuerpo natural, me considero muy ardiente, apasionada, elegante y discreta. Haré que disfrutes del máximo placer, tengo piel blanca, rostro hermoso y un cabello negro Fotos 100% reales. me encanta hacerte sentir cómodo y deseoso de más; no sólo en el sexo soy excelente, también puedes hablar conmigo de manera abierta tranquila. Disfrutarás de mi buen humor. Ven y pasa un buen rato con una mujer que además de complacerte, te hará sentir cómodo y en confianza, conmigo podrás conversar agradablemente, compruébalo. Hago domicilios a hoteles, moteles Soy muy discreta en cómo me visto para pasar desapercibida, también tengo un hermoso apartamento muy discreto en Medellín.
https://sweeterzone.com/escort/kate_med/

https://preview.redd.it/visoj43goff31.jpg?width=330&format=pjpg&auto=webp&s=51c555fc8f223073ce53950c6c7c0f109fae09c0
submitted by sweeterzone to u/sweeterzone [link] [comments]


2018.12.12 16:35 StarFire1221 Porque pareciera que la raza/color de cada persona esta ligada a su clase socioeconómica en Mexico?

Puede sonar racista lo que expreso aquí, y no pretendo ofender a nadie, pero es enserio, vamos a ser objetivos y discutir esto de manera civilizada
De veras, parecería que están de la mano estas dos cosas, siempre que ves a un albañil/obrero/conserje usualmente son de ascendencia más (o totalmente) indígena, y cuando ves a niñ@s fresas de escuelas privadas, o actores/actrices que son considerados atractivos por mayorias siempre parecen de fenotipo norteamericano o europeo, (dana paola, karla souza)
De veras, parense en un Tec de Monterrey de cualquier estado y van a ver por todos lados mujeres blancas y súper atractivas al igual que weyes “güeritos” y “papis”
Se que uno puede argumentar “obviooo si son de clase alta comen mejor, y tienen acceso a mas productos y vanidades como arreglos dentales, maquillaje y mejor ropa”
Si estoy de acuerdo, sin embargo va mas allá de eso, independientemente de que su clase les ayude en su imagen personal, siempre son de raza/fenotipo mas “rubio” o considerado atractivo para estándares americanos, obvio no es siempre, hay excepciones, tengo amigos suuper negros/indígenas que son mirreyes y tienen estilo, al igual que hay personas super blancas y rubias creciendo en barrio/pobreza (aunque esto es mucho menos comun)
Pero parece que va de la mano, de ahi tantos chistes
“Yo tan conalep y tepito y tu tan UP y campestre” “Yo todo prietito, tu toda güerita hermosa bb”
Admitámoslo es gracioso, pero en una nota mas seria, a que se deberá que siempre la gente mas “clara” o “blanca” suelen ser de clases mas altas?
Me llama la atención esta división social e incluso “racial”? Que opiniones tienen al respecto?
Todo esto es objetivo y sin propósito de ofender a nadie, si esto te ofendió de alguna manera, pido perdón de la manera mas atenta
submitted by StarFire1221 to mexico [link] [comments]


2018.11.13 17:12 marvarlife Al perro más flaco se le pegan las pulgas...

Ya el Fulgencio estaba cansado de tanta fregadera. Cuanti cosa que saliya mal era siempre él el culpable, naiden más!. Y esto le pasaba siempre, no importa dónde, ni cuándo ni cómo, era él, siempre él.
Estaba casi convencido que, como decia el dicho del Tío Licho, que él era el chucho flaco y que por tanto siempre a él se le pegaban las pulgas, es decir, no importaba qué había pasado, cómo había pasado, dónde había pasado, lo que fuera; éra claro que “al chucho más flaco se le pegan las pulgas”.
“A la chucha Maria, yo mejor me voy del cantón que ya no aguanto todo esto” dijo el Fulgencio ya sin ánimos de nada, derrotado y cansado de tanto batallar, de tanto aguantar con todo lo que le achacaban. Y agarró su matata onde puso dos mudadas viejas y zas!, se fue rumbo a donde le apuntaba la nariz.
“achis” dijo, como reflexionando, “si el mundo es grande y mis caites estan nuevitos, a volar caite pues y a echar pulgas a otro lado!” Y no escuchó los lamentos ni razones de la Maria ni de los cipotes quienes le rogaban dejara esa locura, que ellos lo necesitaban allí con ellos.
“nombe hijos, nombe Maria, yo me voy a ver quiago porque la verda quiero algo mejor pa ustedes. Este pueblo esta maldito y agora me voy y en cuanto pueda me los vengo a trer, se los prometo y pongo a Diosito como mi testigo” les dijo jurando haciendo cruz con sus dedos y chupeteandolos con un sonoro beso…y adiós, dijo y se fue con una determinación nunca vista en él.
Y caminó por los cerros y Colinas pasando por algunas viejas aldeas y caseríos y vió con tristeza que el mundo estaba como que muy pobre por todos esos lados; pero, el seguiría caminando, buscando, que según le habían contado, allá en la gran ciudad había trabajo, mucho trabajo y mucho pisto.
Ya las tortillas con queso seco se le habían acabado y sólo le quedaban dos pesos que no podía gastarlos sino en caso de ultra urgencia. El hambre no era de urgencia, el estaba acostumbrado a pasar hambre y además, había en el monte jocotes de pitarrillo y mangos indios que igual servían pa aplacar los ruidos de sus tripas protestonas.
Medio cansado se recostó a la orilla de un cristalino río que había encontrado. Puso su matata de almohada y se quedó viendo pal cielo azul. Pasó más de dos horas viendo las nubes hacer remolinos y formas diversas que se iban creando y desapareciendo al capricho de los juguetones vientos; estaba ido, pensando, soñando con la gran ciudad. De vez en cuando miraba pasar los grandes aviones allá a lo lejos y los miraba desaparecer en la inmensidad de aquel retechulo cielo.
Y se quedó dormido, soñando que un día sería él uno de los pasajeros de aquellos animals voladores; o talvez hasta el “motorista” de esos increíbles chunches!”. Estaba profundo, los ronquidos se esparcían por todos los alrededores y ni las moscas que se le paseaban por los lacios bigotes lograban despertarlo de su profundo soñar.
“Rrrrrrrrrrrrr, Nioooooo, Rrrrrrrrr….” Se escucho el sonido de un avión pequeño acercándose al río. El ruido de las hélices y los motores despertaron al Fulgencio; asustado sintió como si estaba en los algodonales de la hacienda de los Miranda donde cuando andaba en la corta de algodón, sin previo aviso, la avioneta que regaba veneno pasaba por encima de ellos, los cortadores, lanzando el DDT y otros polvos mata bichos. “Sólo mata los bichos, no es malo pa la gente” les decía siempre el caporal. “Sigan muchachos que falta semanas para terminar los cortes!”.
Pero esta avioneta era más grande y parecía que se iba a estrellar contra el río, volando bajo, requete bajo. “A la chucha, solo falta que esa avioneta se caiga y me echen la culpa a mi” dijo el Fulgencio; “yo mejor me voy!” Y se paró y agarrando su matata se sacudió el remendado pantalón, tratando de sacudirse la arena de la playita del cantarín rio.
Y allí es cuando vió aquellos bultos caer desde la fulgurante avioneta; cayeron más de 30 bultos al río, y flotando se fueron yendo con la corriente río abajo. Uno de los bultos cayó casi a la orilla del río, del lado donde Fulgencio estaba y se atascó en una rama de un palo de papaturro que topaba con el río. “Achis, quizas al fin me llego mi diya de suerte; Seguro que esos son bultos de ropita usada pa la gente pobre de estos montes” dijo contento, y se acercó al papaturro y logró “pescar” el bulto.
Pesaba bastante, no menos de 50 libras y estaba muy bien empacado, inclusive protegido contra el agua – resistente al agua, guaterpruf, como decían de los relojes Timex que a veces pasaban vendiendo por el cantón y que nadie podía comprar – y, “que gueno, la ropita no se mojó, que guena suerte!” dijo el Fulgengio muy animado y contento con su suerte.
Y se echó el bulto al hombro y caminó de regreso a su aldea. Llegó re cansado, las canillas temblando, 50 libras y sin comer no era tan chiche pero lo animaba el pensar que llevaba ropitas pa su mujer y sus hijos y la que sobrara la llevaría al tiangue del pueblo pa vender y sacar algunos pesos pa los frijoles.
“Bien dice el dicho, más vale tarde que nunca, verda Maria?” dijo Fulgencio con cara de satisfacción, orgulloso de poder traer algo Bueno a su familia. Y la Maria aun incrédula, presintiendo que alguna cosa mala podia traerles aquel chunche, se fue un tanto renuente a traer el cuchillo romo que usaba en la cocina pa cortar la yuca.
Le dió el cuchillo a Fulgencio quien, con ansias de descubrir lo que venía; comenzó a cortar con gran cuidado -para no romper ninguna pieza- aquel perfectamente amarrado bulto. Le tomó casi diez minutos desmaniar el dichoso bulto, se imaginaba cuanta ropa bonita venía, ropa de marca de la mandan los gringos pa los pobres del país pero que casi siempre se la cogian los encargados de recibir y distribuir y nunca llegaba a la gente que verdaderamente necesitaban.
“Achis, mira Maria, no es ropa este volado, crio que es harina de maiz seco!” dijo el Fulgencio desanimado y triste. Y la probó con un dedo. Estaba amarga y de un gusto feo.
“que mala suerte Maria, ya está pasada la triste harina, está amarga y tiene un sabor refeyo” exclamó ya enojado. “ya deciya yo, que esto era muy gueno pa ser cierto, malaya mi suerte!” dijo mirando al cielo como reclamando a alguien por aplastarle su efímera alegría que le había durado un solo día, el día entero que le llevó en regresar al rancho con el triste bulto al hombro.
Se sento desalentado y cabizbajo; ahora sí, se dijo a sí mismo, “todas esas babosadas y malas suertes eran su culpa”; y que a lo mejor, en verdad, él estaba “salado” y que todo lo malo que ocurría a su alrededor era su mera y única culpa.
Agarró el bulto y lo tiró en el patio de atrás del rancho a la par de un majoncho sin majonchos. “Lo siento Maria, me voy agora mesmo que tengo que seguir mi pensada”. Y no hubo ruego ni llorada de cipotes que lo disuadiera de retomar su, momentaneamente parado Proyecto.
“me voy a buscar la vida y no pararé hasta que estos mis caites estén gastados hasta las lonas o hasta que venga con diez mil pesos pa construir una casita Buena” dijo con gran aplomo, seguro que ahora si no regresaba sino era con suficiente pisto pa la casita y pa comer bien.
Y pensó que su viaje hacia oriente no le habia traido suerte y decidio salir rumbo opuesto, hacia occidente, talvez, si tenia suerte podía llegar a la mera capital donde si abundaban los trabajos. Pasó tres días camina y camina, por ratos conseguía jalón montado en alguna carreta de bueyes o en tractores jala cana. Llegó a un pequeño pueblo de calles empedradas y casas de calicanto, techos de teja roja. Le pareció re bonito, un carretero le habia dicho que en ese pueblo había gente de pisto que talvez con un poco de suerte podría conseguir trabajo.
Caminó hacia el centro, como le había indicado el carretero y pasó enfrente del parque del centro donde alrededor se veían casas más grandes y más bonitas, con sus grandes corredores y amuebladas con muebles de madera fina y hamacas tejidas. Era la zona de casas de los ricos del pueblo y también donde, en el lado opuesto a las grandes casas, se erigía una Hermosa iglesia de estilo barroco con su gran campanario y sus grandes y elaboradas puertas de maderas finas.
A la derecha de la iglesia estaba el edificio de la alcaldía municipal, una construcción de paredes blancas y adornadas con ladrillos rojizos que contrastaban y resaltaban con buen gusto la moderna construcción.
Fulgencio estaba anodadado y miraba pa todos lados, este pueblo era “arrecho”, una chulada, nada que ver con su caserio pobre, pensó. La gente se paseaba bien vestida y alegre por el gran parque, algunos iban rumbo a la iglesia, otros sentados en las cómodas y preciosas bancas de madera y hierro forjado bajo las sombras de los frondosos árboles de abetos y pinos verdes. Estaba Seguro que era aquí, en este re-bonito pueblo donde su suerte cambiaría; y, con fervor y mirando hacia la Hermosa iglesia le pidió a Dios que esta vez si le echara una mano de a deveras; que confiaba en él; que cuando regresara le pondría un altar al niño Jesús y a San Crisantemo, se lo prometió con gran fe y devoción acompañando su petición con una serie de siete persignaciones y supiros.
Mientras esto pasaba, allá en el río donde habian caído los bultos del cielo, había pasado a darle agua a su burro un campesino del mismo caserío donde Fulgencio vivía. Mientras tomaba agua él y su burro, vio a lo lejos una polvareda. Por puro instinto y, por si acaso era cosa del diablo, escondió al burro en los matorrales y él se escondió detrás del palo de papaturro y se quedó allí en silencio, observando la polvareda acercarse a gran velocidad. Era un gran pickup truck, un Toyota nuevecito del que se bajaron cuatro hombres armados con fusiles y pistolas. Se miraban como personas de “malas pulgas”, y recorrieron la orilla del rio buscando algo y maldiciendo su mala suerte.
Uno de ellos, el que parecía ser el mero jefe dijo en voz alta y de pocos amigos: “Busquen bien pendejos que si no encuentramos ese paquete nos jodemos todos!”. Y buscaron por casi una hora y no encontraban el tal paquete. El Jefe habló de nuevo y dijo: Si el paquete no está por aquí, alguno de estos campesinos estúpidos lo ha de haber encontrado.
Vamos a pasar por los caseríos y ofrecemos una recompensa a quien sepa de el paquete o de quién lo tenga. Y se fueron de aldea en aldea y nadie sabía nada.
Chilo, el campesino amigo de Fulgencio suspiró hondo al ver a aquellos maleantes irse. Con seguridad pasarian por su aldea, pero allí, según Chilo, no encontrarían nada pues en su aldea la gente no salia pa ningún lado; él era el único que con su burro acarreaba leña pa vender en los caseríos de los alrededores.
“amonos burro no vaya ser el diablo questos maishtros nos encuentren y piensen que nojotros encontramos su bulto” Y se fue a paso rápido a su casa allá en la aldea antes que otra cosa sucediera. Llegó medio asustado aun, pero ya más tranquilo.
Le contó su mujer, la Nancha, que unos hombres como guardias, bien armados, habían pasado por la aldea buscando un chunche y que pagaban diez mil pesos a quien supiera de ese volado. “diez mil pesos, te podes imaginar vos Chilo!” dijo la mujer haciendo ademanes y soñando con todo ese pisto en la bolsa de su desgastado delantal.
En la casa de Fulgencio, la María se asustó al ver a aquellos cuatro enpistolados. Tenían cara de malos y le temblaron las patas al escuchar que andaban buscando un bulto y que daban una recompensa en puro cash, diez mil pesos, sin hacer preguntas ni averiguaciones. La Maria sólo les dijo “no señorones, aquí no hemos visto nada”.
Los hombres se fueron rumbo a la siguiente aldea, se veian frustrados y desesperados; María corrió al patio y vió que el paquete estaba allí y sintió un escalofrío sabiendo que era eso lo que aquellos hombres peligrosos buscaban. “es que ese burro del Fulgencio solo en problemas nos mete!” dijo la Maria; “malaya que ni estando lejos nos siga trayendo mala suerte; Dios nos libre” dijo enfadada, pero mas que enfadada, re asustada.
Se fue donde su amiga la Nancha a preguntar si estaba por allí el Chilo. “puesi aquí esta vos Maria, pa que te es gueno ese gueno para nada?” Y le contó el cuento de los enpistalados y le contó que el Fulgencio había hallado el tal bulto pero que ella no había tenido valor de decírselo a los hombres pues le dieron miedo con sus caras de bravos y malas gentes.
“Achis, Maria, ya salimos de pobres!; orita mesmo me voy a buscar a esos maishtros y les entrego el bulto” dijo emocionado el Chilo quién había escuchado la conversación de las mujeres.
“estás siguro vos Chilo?” dijo la Nancha con el seño bien fruncido de pura preocupación. “hay que tener cuidado que la Maria tiene razón, esos hombres se ven como malos. “no seyas bruta mujer, no ves que esos dijeron que el tal paquete valia mas de “cincuenta mil verdes”…y verdes son los meros dolares gringos, así es que diez mil pesos es como que nada para ellos”
Se fue Chilo a buscar a los dueños del dichoso paquete. Como pudo lo amarró de nuevo y lo subió al lomo de su burro y se fueron, burro y hombre, en busca de fortuna. Poco habían recorrido cuando vió venir en sentido contrario la veloz polvareda que ya antes había visto allá río abajo. Y se paró en el medio de la callejuela de polvo, mas apta para carretas y burros que para vehiculos motorizados, y les hizo señas de parar. “que te pasa idiota, apártate o te aplastamos” le grito desde la cama del pickup uno de los pistoleros.
Chilo no se apartó y, más por lástima al burro que a aquel bruto campesino, metieron los frenos y pararon. “guenas tardes señores, aquí les traigo el bulto que buscan, lo encontró mi amigo el Fulgencio y pensó quera ropa usada pero sólo encontró un polvo rancio y dejó el paquete tirado”.
Se miraron los bandidos los unos a los otros, incrédulos, era una gran suerte, se habían salvado de una segura muerte; el gran Jefe de la capital nunca les habría perdonado esa pérdida. Se bajaron y comprobaron que, en efecto, era el tan ansiado paquete.
No sabían si matar de una vez a Chilo y su burro o si dejarlos ir. A ellos les daba lo mismo una cosa o la otra. Se inclinaron por lo mas facil para ellos, matarlo y ya. “Diosito me los puso en el camino, son ustedes el milagro que mi chero Fulgencio y yo hemos estado pidiendo dende años atrás; con el pistillo que ustedes nos darán, salimos de pobres; bendito seya El Niño de Atocha y ustedes” les dijo alegre Chilo.
El jefe hizo señas a sus tres matones que se detuvieran. Las palabras de Chilo le recordaron de su propia historia, cuando el era pobre e ingenuo, cuando el era bueno y sin mancha. Y allí mismo saco de su bolsa los diez mil pesos prometidos, se los dió al Chilo quien jamas en su vida habia visto semejante rimero de billetes juntos, todos de cien pesos cada uno. Era pisto equivalente a diez años de trabajo de él y Fulgencio juntos. Vaya con Dios amigo, jamas cuentes de esto a nadie, dijo el jefe a Chilo.
La Maria construyo su casita con sus cinco mil pesos y hasta le sobro pa montar una medio tiendita. El Fulgencio regresó un año después, venía con quinientos pesos que había logrado ahorrar, no era mucho, pero al menos era algo pa comenzar se había dicho. De todas maneras ya se sentía muy triste y sólo lejos de su Maria y sus cipotes con quienes no se habia podido comunicar desde el día que se fue.
Se sorprendió al pasar por el rancho del Chilo; ya no era un rancho, era una bonita casa de adobe y tejas de la que en el techo salía una antenna de televisión como la de sus patrones allá en San Chico, el pueblo de los maishtros ricos. Pero estaba ansioso por llegar a su rancho y siguió de largo.
Se acerco a su rancho que ya tampoco era un rancho. Era también una bonita casa, igual que la del Chilo, y con un rotulo de la Coca Cola que ademas decia Tienda Maria.
Y salieron Mariay los cipotes, y se abrazaron y lloraron emocionados, al fin de nuevo juntos, y, entre risas, abrazos y alegria, a modo de chiste, dijo la Maria “Todo esto es culpa tuya Fulgencio”, y le explicó después la historia del bulto de polvos rancios…en ese mismo momento pasaba por enfrente un chucho aguacatero, flaco y triste. Y dijo Fulgencio, “venite Firulais, ya se acabaron tus días de chucho pobre y pulgoso; te quedas con nosotros ...y nunca más quiso Fulgencio escuchar ni repetir aquel dicho de que “al perro más flaco se le pegan las pulgas”
Sent from my iPhone
submitted by marvarlife to espanol [link] [comments]


2018.09.19 16:58 lulydelmar1 Julia Bulette (1832-1867) La prostituta que se convirtió en leyenda. Fue asesinada. El día de su funeral miles de mineros, comerciantes y bomberos acompañaron su funeral. Virginia City estaba de luto por primera vez desde el asesinato de Abraham Lincoln

Era la madame del mayor burdel de Virginia City; sin embargo cuando se desató una epidemia de tifus, convirtió su “casa de citas” en un hospital para cuidar a los pacientes junto a sus chicas; además de ser un refugio para esclavos fugitivos.
Su figura es un claro ejemplo de los mitos y leyendas del viejo oeste. Periodistas y novelistas, vieron en su vida y muerte una buena historia, convirtiéndola en una heroína del oeste. Dicen que presumía de ser la primera mujer “soltera” en llegar a la zona, que tenía el mejor y mas lujoso burdel de la zona, hasta que fue asesinada en 1867.
Inglesa de nacimiento, emigró hacia Nueva Orleans con su familia (estudios recientes dicen que pudo haber nacido en Nachtez, N.O.). Hacia la mitad del siglo XIX, ya divorciada de un tal Smith\, llegó a** Virginia City
Ser la única mujer blanca de la zona, le hizo ganar fama entre los lugareños y podía ganar hasta 1000$ en un día. Era alta, delgada, de pelo y ojos oscuros, buenos modales, refinada y con un agudo sentido del humor. Se hablaba de su burdel, el Julia’s Palace como el más ostentoso y magnífico de la zona, estilo Rococó, con hermosas mujeres traídas de San Francisco vestidas a la última moda de París y donde se servían grandes manjares y vino francés.
Los mineros la adoraban, pues les ayudaba en tiempos de penuria e incluso convirtió su establecimiento en hospital ya que muchos enfermaron al beber whisky contaminado por el agua de la zona, además de ser un refugio para esclavos fugitivos. Socorrió a otros muchos tras un ataque indio. Los bomberos la nombraron miembro honorario, debido a las cuantiosas donaciones que realizaba para mejorar el equipamiento.
En enero de 1867, su cadáver desnudo fue encontrado por la sirvienta, había sido estrangulada, sus trajes y joyas robados. La conmoción fue enorme, se declaró luto oficial y cerraron todos los comercios de la ciudad. (1) Un año después y tras varios artículos sensacionalistas, especialmente los de el Territorial entreprise que elevaban a Julia Bulette a cotas que ni ella misma se imaginaría, se ahorcaría a su supuesto asesino, el francés John Millain\, ante 4000 personas, entre las que figuraba** Mark Twain
La realidad, es que era una muchacha algo enferma, que estaba en la ruina en el momento de su asesinato, gastaba más de lo que ganaba y no le alcanzaba para pagar las facturas. Fue una de tantas mujeres que se ganaba la vida con la prostitución y que emigraron hacia el oeste en busca de fortuna. Su palacio, era una modesta casa cerca de Union Street\, las “lujosas” comidas, las cocinaba su vecina a la que pagaba por ello, y tenía alguna pequeña ayuda de un hombre de origen chino, para las tareas mas pesadas como cortar y recoger leña en el crudo invierno de** Nevada
Todo muy alejado de esa imagen periodística y literaria que la hacia pasear por las calles de la ciudad, engalanada con los mejores trajes parisinos, y las joyas mas caras, subida en un lujoso carruaje bellamente adornado tirado por majestuosos corceles.
https://farwestjdr.wordpress.com/2014/08/21/julia-bulette-1832-1867/
http://www.territorial-enterprise.com/julia.htm
http://www.crimemagazine.com/legendary-virginia-city-madam-julia-bulette-murdered-1867
http://sweetheartsofthewest.blogspot.com.es/2013/04/julia-bulette-of-virginia-city-nevada.html
(1) Las minas, los molinos e incluso las tabernas cerraron por respeto. Al día siguiente, un frío lunes nevoso, una multitud asistió a su funeral en la estación de bomberos. Aunque los líderes religiosos se mantuvieron firmes con un reglamento de la ciudad de que ninguna prostituta debería ser enterrada en su cementerio, sus admiradores encontraron un lugar en una colina cercana que domina la ciudad. Hicieron los arreglos para un funeral católico formal y colocaron a Julia en un ataúd de mango plateado que llevaba un coche fúnebre de pared de vidrio con plumas negras.
Unos 60 bomberos condujeron la procesión a su tumba, seguida por la Brigade Nevada Militia Band. Con el acompañamiento de los cantos fúnebres de la banda, 16 carruajes, llenos de dolientes, rodaban detrás del coche fúnebre. Siguiendo su rastro, miles de desanimados mineros y comerciantes recorrieron la nieve racheada hasta el lugar de descanso final de Bulette.
Después de que varios hombres pusieron solemnemente en su lugar un marcador de madera con el nombre pintado de JULIA, la procesión bajó arrastrando los pies colina abajo. Los hombres de Engine Company No. 1 llenaron el aire helado con una versión desgarradora de "The Girl I Left Behind". La ciudad a la que regresaron estaba cubierta de negro por primera vez desde el asesinato del presidente Abraham Lincoln. Incluso los bares permanecieron cerrados. http://www.historynet.com/miners-virginia-city-julia-bulette-beloved-queen-comstock.htm

submitted by lulydelmar1 to podemos [link] [comments]


2018.09.14 10:55 libgenesis [PDF] Free Download Bruma blanca By Jaclyn Reding

[PDF] Free Download Bruma blanca By Jaclyn Reding

https://preview.redd.it/eotjqgus46m11.jpg?width=796&format=pjpg&auto=webp&s=6b108ea0c750627e33bab01077a608454fcf0e00
Bruma blanca By Jaclyn Reding
Release Date: 2013-03-19
Genre: Histórica
Size: 2.82 MB
Link: https://libgen.club/brumablanca

Read Online Bruma blanca By Jaclyn Reding, Bruma blanca By Jaclyn Reding PDF Free Download
(Works on PC, iPad, Android, iOS, Tablet, MAC)

Sinopsis: Hace mucho tiempo que la alegría ha desaparecido de la vida de Gabriel MacFeagh, vizconde de Dunevin. Se consume en su remoto castillo escocés, acosado por el viento y la bruma, la misma maldita bruma en la que desapareció para siempre su mujer tres años atrás. Su hija permanece muda desde ese día, y su silencio no hace sino aumentar los rumores sobre lo que sucedió realmente. Por eso se sorprende cuando aquella joven refinada y culta, que no quiere confesar su verdadera identidad, llega de quién sabe donde y se ofrece como institutriz de la pequeña. La recién llegada devuelve la vida al castillo y hace renacer en Gabriel la esperanza de un nuevo amor, al que podría aferrarse si tan sólo no pesara sobre él esa oscura maldición...
SE ADENTRÓ EN LA NIEBLA HUYENDO DEL PASADO...
Eleanor lo tenía todo en la vida: hermosa, joven, educada en la alta sociedad y con libertad para elegir a quien quisiera como marido... o eso creía ella. Una noche, su hermano le hace una terrible revelación sobre su pasado que echa por tierra todos sus planes de futuro. Desolada, la joven abandona Londres y huye sin rumbo hasta ir a parar a una remota isla escocesa. Allí encuentra trabajo como institutriz en un lugar que está impregnado de secretos. Descubrirlos pronto se convierte en un reto para la inquieta Eleanor, especialmente interesada en averiguar qué se esconde en el alma del enigmático y atractivo dueño de aquellas olvidadas tierras.
Y SE ENCONTRÓ CON UN MISTERIO IRRESISTIBLE...
Los lugareños lo conocen como el diablo de Dunevin, y Gabriel MacFeagh no hace nada para desmentir su siniestra reputación. Recluido en sí mismo desde la misteriosa desaparición de su mujer, se tortura diariamente con un secreto que no debe salir nunca a la luz. Un misterio que le obliga a mantenerse alejado de todos, incluso de su propia hija, a la que adora pero con la que apenas mantiene contacto. Pero la llegada de esa mujer parece trastocarlo todo: bella, decidida e inteligente, una extraña sin pasado ni identidad, quizás sea ella la única que pueda levantar la losa de silencio que pesa sobre la familia...

Read Online Bruma blanca By Jaclyn Reding, Download Bruma blanca By Jaclyn Reding PDF EPUB MOBI File, Free to Read Bruma blanca By Jaclyn Reding Online Ebook, Bruma blanca By Jaclyn Reding Read ePub Online and Download, descargar Bruma blanca By Jaclyn Reding,[PDF] Descargar Bruma blanca By Jaclyn Reding Gratis, Leer Bruma blanca By Jaclyn Reding PDF, Descargar Libros Gratis Bruma blanca By Jaclyn Reding.

Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE mobi download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE PDF Download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE Audiobook Download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE epub Download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE doc download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE azw download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE kf8 download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE txt download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE read online, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE Kindle download, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE Libgen, Bruma blanca By Jaclyn Reding FREE Library Genesis, How to download free book Bruma blanca By Jaclyn Reding, Bruma blanca By Jaclyn Reding PDF Free Download.
[PDF] Free Download Bruma blanca By Jaclyn Reding - https://libgen.club/brumablanca
submitted by libgenesis to u/libgenesis [link] [comments]


2018.08.23 20:15 master_x_2k Zumbido IV

Zumbido IV

Brian llegó cuando Perra y yo estábamos caminando penosamente por el campo con palas y bolsas de basura en la mano. No es la imagen que quería que él tuviera de mí, pero me alegré de verlo de todos modos.
Me limpie usando el grifo en el abrevadero de agua de los perros, pero todavía estaba cubierta de huellas sucias de las patas, manchas de hierba y la piel todavía me picaba con la sensación de que los bichos se arrastraban sobre mí. No tenía ninguna duda de que, con mi pelo mojado y el estado de mi ropa, me veía bastante espantosa.
“Hay agujeros de bala en la puerta de entrada”, Brian habló desde el otro lado de la alambrada, levantando la voz para ser escuchado sobre el torrente de ladridos. Llevaba su traje y su casco, pero tenía la visera levantada y no estaba envuelto en su oscuridad. Desde la distancia, se vería como un tipo con equipo de motocicleta.
“Tranquilos”, ordenó Perra, y los perros se callaron. Al ver lo que los otros perros estaban haciendo, los pocos que no habían aprendido el comando se detuvieron después de uno o dos ladridos más.
“Sí, dispararon sus armas unas cuantas veces”, le dije.
“Y todavía están aquí”, dijo, con leve incredulidad.
“Mi decisión”, le dijo Perra.
“Es una mala decisión”, la amonestó.
“No voy a irme.”
Brian se cruzó de brazos. “¿Es tu orgullo o testarudez digno de lastimar a esos perros?”
Ella frunció el ceño y miró a los perros.
“Lo que dijeron sobre las salchichas,” dije en voz baja, “sobre envenenar a tus perros. No podrías detenerlos a menos que estuvieras aquí todo el día, todos los días, y tal vez ni siquiera entonces.”
“Es cobarde”, Perra escupió las palabras.
“Son cobardes”, le dije. “Básicamente la definición de cualquiera que se une a un grupo de odio. Pero incluso si atacaran de forma más directa, ¿podrías manejarlo? ¿Podrías si veinte personas aparecieran con armas de fuego? ¿O si Night y Fog pasaban a las tres de la mañana, cuando estás solo tú y estos muchachos?”
“Yo puedo arreglármelas sola.”
Suspiré un poco y planté mi pala en el suelo. Tenía que pensar en una forma de convencerla. Si perdía la paciencia frente a su terquedad, ella ganaría la discusión, y todos perderíamos.
“Lo sé. ¿Pero no es mejor confiar en nosotros? ¿Para de verdad manejar esto en lugar de hacerlo sola, escondiéndote y dejando que esos cabrones tengan el poder?”
“No me estoy escondiendo”, me miró enojada. “Estoy protegiendo-”
Brian la interrumpió, “Proteger a tus perros significaría llevarlos a un lugar seguro.”
Ella sacudió su cabeza violentamente. “No. Si hago eso, los malnacidos ganan.”
“Entiendo lo que dices”, le dije. “De verdad, sé a qué te refieres. Pero nuestra prioridad número uno es protegerlos a ti y a esos perros. Una vez que nos hayamos encargado de eso, podemos enfocarnos en enfrentar cualquier amenaza.”
Ella golpeteo con sus dedos contra su muslo, mirando hacia el edificio.
“¿Vamos a encargarnos de ellos?”, Ella hizo la pregunta un desafío.
“Sí”, habló Brian. “No me gusta que estos tipos se estén mudando a esta área. No me gusta que lleguen tan lejos como para atacar a un miembro de nuestro grupo. Si no hacemos algo para responder pronto, va a lastimar nuestra reputación. Necesitamos reputación, nos protege, da a la gente razones para pensar dos veces antes de jodernos.”
Perra asintió. “Bueno.”
Brian arqueó una ceja, “¿Bueno qué?”
“Iré, y vendrán los perros.”
Él sonrió, “Bien. No creo poder saltar esta cerca sin hacer enojar a esos perros, así que me reuniré contigo en la puerta de entrada. Voy a llamar a Coil en el camino.”
“Está bien”, dije. Cuando dio vuelta para irse, yo levanté la mano en el saludo de despedida más pequeño y patético del mundo. A pesar de que estaba bastante segura de que no lo había visto, me quedé sintiéndome como una idiota por hacerlo.
Eché un vistazo a Perra, que me estaba mirando con curiosidad.
“¿Qué?”, ​​Le pregunté, sintiéndome dolorosamente consciente de mí misma.
“Él te gusta.”
“N-”, comencé. Antes continuar con mi protesta, tuve que detenerme. Perra apreciaría la franqueza y la honestidad más que cualquier otra cosa. No estaba segura de poder darme el lujo de parecer deshonesta o de tener dos caras con ella. “…Sí. Me gusta.”
Ella giró para volver a entrar. Un horrible pensamiento me golpeó en ese momento.
“¿Te...te gusta a vos?", Le pregunté.
Ella giró su cabeza para darme una mirada enojada, una que no podía leer en lo más mínimo.
“Porque si lo haces”, me apresuré a agregar, cuando comencé a caminar detrás de ella, “Oye, tú estuviste aquí primero. Me alejaré y mantendré la boca cerrada si quieres intentarlo.”
Hubo unos cinco segundos en los que estuvo muy callada. Mi pulso latía en mi garganta. ¿Por qué me importa tanto esto?
“Deberías ofrecerle dormir con él.”
“¿Y-eh, qué?” Tartamudeé. El alivio se mezcló con la vergüenza, y el abrupto cambio de tema me dejó luchando por ordenar mis pensamientos.
“Es lo que quieren los chicos. Dile que estás disponible si alguna vez quiere coger. Él lo aceptará de inmediato, o comenzará a pensar en ti como una posibilidad y aceptará tu oferta más tarde.
“Eso es- Es más complicado que eso.”
“Es complicado porque las personas hacen que sea complicado. Solo corta con las estupideces y ve por él.”
“No creo que te equivoques sobre la necesidad de tener menos expectativas, reglas y rituales en torno a las citas, estupideces, como dices, pero no creo que pueda hacer lo que sugieres.”
“Lo que sea.”
Me di cuenta, tardíamente, que ella realmente me había ofrecido un consejo. Por... luché por encontrar la palabra. Por muy mal dirigida que hubiera sido su sugerencia, especialmente con Brian, fue probablemente el gesto más evidente de buena voluntad que le había visto, junto a ella diciéndole a Armsmaster que creía que yo podía patearle el culo.
“Gracias, igualmente”, le dije. “Lo, eh, lo tendré en cuenta.”
“No me importa si lo haces.”
Cruzamos el interior del edificio y Perra abrió la puerta para dejar entrar a Brian. Por un segundo, pensé que su franqueza la llevaría a decirle a Brian abiertamente que me gustaba, pero no era el caso. Estaba más centrada en evitar que los perros más rebeldes se escabullen y evitar que ladren al visitante nuevo que en nuestra conversación.
“No puedo contactar a Coil”, nos informó Brian.
“No pude alcanzar a Lisa o Alec antes”, respondí. “¿Crees que algo está pasando?”
Él asintió con la cabeza, “Tal vez. Quédate aquí con Rachel. Voy a chequear a los demás.”
“No”, dijo Perra. “No necesito niñera, y me estoy molestando con ustedes dos estorbándome. Taylor se va contigo. Me quedaré aquí y empacaré.”
“No es una buena idea”, dijo Brian, sacudiendo la cabeza, “Si te atacan mientras tanto-”
“-Tengo a Brutus, Judas y Angelica. Me las arreglé sola durante años, me encargué de personas más duras que esos hijos de puta. Si hay problemas, corro.”
“¿Y si toman a uno de tus perros como rehén?”, Le pregunté. “¿Uno en los que aún no puedes usar tu poder?”
Una mirada oscura pasó por su rostro mientras consideraba eso. “Entonces corro... y me vengo otro día, en mis términos.”
Brian golpeó su pie durante unos segundos. “Bueno. Si hay problemas, será bueno tener a Taylor cuidándome la espalda. Si puedo comunicarme con Coil, cuando lo haga, voy a tratar de conseguirte algunos camiones y personas que los conduzcan. Mientras tanto, mantente alerta y que no te maten.”
Perra frunció el ceño, pero ella asintió.
“Taylor, deberíamos irnos. Mientras antes veamos a Lisa y Alec, mejor me sentiré”, él ya se estaba moviendo cuando terminó de hablar.
En el momento en que estábamos fuera del alcance del oído, se quitó el casco, metiéndolo debajo de un brazo, y me preguntó: “¿Qué pasó?”
Le dije, explicando todo después del punto en que Perra y yo escuchamos el alboroto que estaban causando el hombre botella y su pandilla.
“Es curioso que sea Kaiser quien tenga problemas para controlar a su gente”, reflexionó Brian, cuando terminé.
Me preguntaba si todavía estaba adolorido por lo que Kaiser había dicho en la reunión.
“Coil aumentó la presión en el momento en que se rompió la tregua contra los ABB. Me sorprendería si Kaiser no tuviera las manos llenas con eso”, respondí.
“¿Lo estás defendiendo?”
No era frecuente que me sintiera muy consciente de la diferencia en los colores de nuestra piel, pero que me preguntaran si estaba inventando excusas para el supervillano de la supremacía blanca era uno de esos momentos.
“No quiero subestimarlo, es todo”, le dije.
Brian suspiró, “Sí. Quizás tengas razón. Pero Kaiser estaba dispuesto a exigir una indemnización por el ataque a su círculo de pelea de perros, y estoy más que dispuesto a hacer lo mismo por este ataque de sus skinheads, si llega a eso.”
“Ambos eventos tienen algo sustancial que ver con Perra”, noté.
“Soy consciente de ese hecho”, me dijo, frunciendo el ceño. “Ella es útil, ella es un recurso valioso para el equipo, pero viene con algunos problemas. Ya lo solucionamos en el pasado, lo solucionaremos en el futuro.”
“Claro.”
“¿Como estaba ella? ¿Alguna pelea?”
“Nada serio. No, en verdad estuvo bastante bien. Incluso podría hacerlo de nuevo, si ella me deja.”
“De verdad”, respondió, con escepticismo claro en su tono.
“De Verdad.”
“¿Qué cambió?”
“Estoy descifrándola, creo. Como opera, come piensa.”
“Llevo diez meses en el mismo equipo con ella, y ni siquiera he estado cerca de entender cómo piensa. Normalmente puedo evitar que vaya demasiado lejos o lastime a alguien, mantenerla en línea y hacer que siga las instrucciones, pero todavía no he tenido una conversación con ella que no haga que quiera golpearme la cabeza contra la pared.”
“Ese podría ser el problema. Estás a cargo, te admira, te respeta, pero...” Hice una pausa. ¿Cómo podría decir esto sin entrar en los detalles de su modo de pensar? “...Pero tu eres una especie de figura de autoridad en nuestro grupo, y su personalidad exige que desafié la autoridad. Especialmente cuando está insegura.”
Brian consideró eso. Con una nota de aprobación en su voz, él comentó: “Le estás poniendo bastante empeño.”
“Creo que te sería mucho más fácil manejarla si tomas un papel de liderazgo oficial en nuestro grupo. No solo ser el líder por defecto, sino tomar el puesto. Si no te sientes cómodo con eso, o si piensas que los demás te lo harán demasiado difícil, bueno, probablemente se sentirá más cómoda si confía en ti como alguien a cargo con el tiempo, mientras demuestras que puedes manejarlo.”
“Han pasado diez meses, ¿cuánto tiempo necesita?”
“¿Y ella ha tenido cuántos años, sin padres, maestros, jefes? Quiero decir, incluso cuando tenía padres adoptivos, no creo que fuera todo rayos de sol y arco iris, ¿sabes?”
Se frotó la barbilla. “…Sí.”
“Dime que no ha mejorado al menos un poco en el transcurso de esos diez meses.”
“Ligeramente.”
“Ahí lo tienes. Solo mejorará de aquí en adelante.”
Él me ofreció un gruñido derrotado en respuesta.
Brian caminaba a grandes zancadas, y tenía piernas largas, lo que me obligó a hacer pequeños trotes para mantener el ritmo. No era agotador, estaba en forma lo suficiente para correr, pero era vergonzoso sentirme como un niño pequeño tratando de mantener el ritmo de un adulto.
De cualquier manera, hicimos buen tiempo para volver al departamento.
Brian se llevó el dedo a los labios mientras se ponía el casco y bajaba la visera, emanando su oscuridad para ocultar el disfraz. Hice una mueca y traje bichos para cubrir mi rostro, llamando más desde el área para formar el comienzo de un enjambre. Brian - Grue ahora - extendió la mano y cubrió la puerta principal del departamento en la oscuridad, luego la abrió sin el más mínimo crujido o chillido. Antes de que subiéramos las escaleras de metal que conducían al segundo piso, él las cubrió con una capa de su poder para hacer que nuestros pasos fueran completamente silenciosos.
No anticipé la escena en la sala de estar del departamento.
La TV estaba encendida, mostrando anuncios. Alec yacía en el sofá, con los pies sobre la mesa de café, una comida en su regazo. Lisa estaba sentada en el otro sofá, la computadora portátil apoyada en sus piernas, un teléfono en su oreja. Giró la cabeza mientras subíamos las escaleras, nos dirigió una mirada extraña y luego volvió su atención a su computadora portátil.
“¿Por qué carajos no están contestando sus teléfonos?” Grue levantó su voz espeluznante. Levantó su visor y desterró la oscuridad a su alrededor.
Lisa frunció el ceño y levantó un dedo. Ella continuó hablando por teléfono, “-no estoy de acuerdo con esto, y si me lo hubieras preguntado, habría dicho que no deberías hacerlo. No, sí, creo que es una medida efectiva.”
Señaló la computadora portátil, y di un paso adelante, moviendo los bichos de mi cara y hacia el centro de mi espalda, donde estarían presentes, pero no en el camino, descansando sobre la tela en lugar de sobre la piel. Miré a la pantalla.
“Mi problema es que no son solo ellos. Son sus familias”, dijo Lisa por teléfono. “Regla implícita[1], no se jode con la familia de una capa.”
Leí el contenido del correo electrónico que ella tenía abierto. Sentí una bola de terror asentarse en la boca del estómago. Me incliné sobre el respaldo del sofá y le puse una mano en el hombro para estabilizarme mientras bajaba la mano para presionar la tecla de avanzar página en la computadora portátil. Leí más del correo electrónico y luego presioné el botón otra vez para desplazarme hacia abajo otra vez.
Cuando leí lo suficiente de la página para verificar mis sospechas, presioné la tecla de inicio para regresar a la parte superior de la página. Comprobé quién más había recibido el correo electrónico y la hora en que lo enviaron.
“Carajo”, murmuré. “¡Mierda!”
Lisa me miró, frunció el ceño y luego habló con la persona que estaba al otro lado del teléfono. “¿Podemos terminar de discutir esto más tarde? Tengo que hablar con mi equipo sobre esto. Kay. Luego.”
El correo electrónico era una lista. En la parte superior de la lista estaba Kaiser. Después de su entrada estaban sus lugartenientes, Purity, Hookwolf y Krieg, y el resto de los miembros del Imperio Ochenta y Ocho. Ni siquiera estaba limitado a personas con poderes, señalando a algunos capitanes sin poderes e incluso a algunos de los lacayos de bajo nivel.
La lista incluye imágenes y texto. Debajo de cada uno de los nombres de los villanos había un bloque completo de datos, señalando sus nombres civiles completos, profesiones, direcciones, números de teléfono, las fechas en que se mudaron a la ciudad y las primeras apariciones de sus identidades de traje en Brockton Bay. Había imágenes de ellos en traje emparejado con imágenes de sus supuestas identidades civiles, más o menos igualadas en ángulo y tamaño para facilitar la comparación. La mayoría de las entradas tenían archivos zip adjuntos, sin duda con más datos y evidencia.
Kaiser. Max Anders, presidente y director ejecutivo de Medhall Corporation, una compañía farmacéutica con sede en Brockton Bay. Padre de un Theodore Richard Anders y una Aster Klara Anders. Dos veces divorciado, actualmente vive en un piso en el centro de la ciudad. Conduce un BMW negro. Originario de Brockton Bay, hijo de Richard Anders. Richard Anders, según el correo electrónico, era Allfather, el fundador de Imperio Ochenta y Ocho. Según las imágenes, era evidente cómo la armadura se ajustaba a su rostro y cuerpo, y que tanto Kaiser como Max Anders tenían la misma altura y el mismo tipo de cuerpo.
También había otras imágenes, que mostraban a Max Anders con una hermosa rubia de veintitantos años, y Max Anders con una mujer de pelo castaño mayor en una cafetería, con la mesa llena de lo que parecía ser papeleo. Me desplacé hacia abajo para confirmar mis sospechas, la rubia apareció en otra foto con su hermana gemela. Fenja y Menja.
La mujer de pelo castaño era Purity, según el correo electrónico. Mucho más recatada de lo que podría haber pensado, dada la gran presencia que tenía de traje. Nombre real, Kayden Anders. Decoradora de interiores. Madre soltera de una tal Aster Anders. Purity fue promovida al segundo al mando de Kaiser en la misma semana en que Kayden Russel tomó la mano de Max en matrimonio para convertirse en Kayden Anders. Su separación se produjo en el mismo período de tiempo que Purity dejó el Imperio Ochenta y Ocho para, aparentemente, hacer las cosas por su cuenta. Pequeñas citas apuntaban a archivos aparentemente en el archivo zip adjunto.
Se alegaba que Krieg era James Fliescher. Jefe de una cadena de farmacias, a su vez conectado a Medhall. Padre de tres, casado. Según las notas en su bloque de información, se tomó unas vacaciones dos veces al año con su familia. El correo electrónico indicaba que el archivo comprimido tenía copias de correos electrónicos entre compañías donde les había dicho a sus compañeros de trabajo que había ido a lugares como América del Sur o París, y los registros de vuelo mostraban que estaba mintiendo. Él siempre fue a Londres. Dos veces al año, cada año, durante casi veinte años. Ni una sola vez, durante estos viajes, se había visto a Krieg en Brockton Bay.
La lista continuaba, y continuaba.
Cada pieza de información conectada a otras. Incluso la información sobre los soldados rasos como los que conocí anteriormente con el negocio de Kaiser, muestra cómo fueron empleados como empleados de bajo nivel de Medhall y sus negocios derivados. Parecía que todos tenían antecedentes penales, excepto las personas arriba de todo.
En resumen, era lo suficientemente amplio como para tomar un tipo especial de ignorancia voluntaria para no comprar lo que el correo electrónico estaba vendiendo.
El correo electrónico había sido enviado no solo a Lisa, sino al Brockton Bay Bulletin, a media docena de otras estaciones de noticias locales y a varias nacionales. Todos los que importaban y algunos que no.
El correo electrónico había sido enviado a la 1:27 pm esta tarde. Hace menos de una hora. Esas eran las verdaderas malas noticias.
“¿Coil hizo esto?” Murmuré.
Lisa asintió, con fuerza, “Síp.”
“Con tu ayuda, supongo.”
“Solo un poco. Me preguntó algunas veces, que le ofreciera mis pensamientos sobre algunas cosas, ponerlo en el camino correcto, eliminar posibilidades. No pensé que llegaría tan lejos, o que iría tan lejos. Una vez que lo puse en el camino correcto, aparentemente usó investigadores privados y hackers para desenterrar el resto de esto y obtener la evidencia fotográfica.”
“Carajo”, murmuré.
“No estoy de acuerdo con esto”, dijo. “Está cruzando una línea. No se trata solo de meterse con el enemigo, va a haber un montón de daños colaterales.”
“¿Por qué no contestaste tu teléfono?” Brian cambió de tema.
Ella parpadeó un par de veces, sorprendida, "Mi teléfono estaba casi sin carga, así que agarré uno desechable nuevo para hablar con el jefe. No quería usar el teléfono con el resto de la información de contacto de ustedes, solo para estar seguros. Alec estuvo conmigo todo el tiempo. Debería haber recibido llamadas.”
“Revisa tu teléfono, Alec”, dijo Brian, brusco.
Alec lo hizo. Sus ojos se abrieron, “Oh mierda.”
“Parte de ser miembro de este equipo es estar de guardia si te necesitamos. Lo juro,” Brian gruñó a Alec, “voy a patearte el culo tan fuerte-”
Lisa miró de Brian a Alec hacia mí, “Algo sucedió. ¿Hay alguien herido?”
“Sí, algo pasó, no, nadie está herido. Eso realmente no es lo que me preocupa”, le dije. Señalé la pantalla, “¿Coil planeó esto? ¿Es esto un plan suyo? ¿Usando su poder? ¿Usar su manipulación del destino o lo que sea para crear una coincidencia general, ponernos en una mala posición y obligarnos a unirnos a él?”
Lisa negó con la cabeza con fuerza, “No percibí nada parecido a eso, y no es así como funciona su poder. Además, esperaba que estuviéramos de acuerdo de todos modos. Él no pondría en peligro eso con un truco como este. Es demasiado crudo.”
“Así que fue solo él atacando al Imperio Ochenta y Ocho en un nuevo frente, y una maldita mala coincidencia para nosotros”, dije, tanto a mí misma como a cualquier otra persona.
“¿Qué está pasando?”, Preguntó Alec.
Inhalé profundamente e intenté explicar qué tan mala era la situación. “Coil acaba de hacer una gran jugada contra el Imperio, y parece que fue anónimo. Perra y yo peleamos con algunos de sus subordinados casi al mismo tiempo.”
“Yo no-” comenzó Alec.
“Míralo de esta manera”, interrumpí, “Kaiser y cada uno de sus veintiún lacayos superpoderosos van a estar lo suficientemente enojados como para querer matar a alguien, después de que Coil fue y puso sus vidas de cabeza. Kaiser y su gente saben quiénes somos, de nuestra cooperación contra los ABB. Específicamente, ellos saben quién es Lisa. Entonces, ¿a quién van a culpar por esto, si no al grupo con el que su gente estaba luchando esta misma tarde, el grupo con la muy talentosa recopiladora de información en sus filas?”
“Oh.” Alec dijo. “Mierda.”
“Exactamente.”
[1] Código Implícito: Las Unspoken rules o más “oficialmente” conocidas como Unwritten rules son reglas que tiene la comunidad de capas sobre como se comportan, no es un acuerdo formal, por eso las palabras unspoken=implícitas, sin mencionar, y unwritten=orales, sin escribir, tácitas. Aunque no son leyes formales el código tácito es respetado tanto por héroes como villanos.

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


Rata Blanca 'Mujer Amante' Video ofical - YouTube Beautiful girl doing yoga Hermosa chica haciendo yoga ... Mujeres hermosas en playas de panama, cual es la que mas ... HERMOSA CHICA CON LENCERIA BLANCA SEXY BRA MODELANDO - YouTube como ser BONITA de cara 4 SECRETOS que NO conocías ... Sexy nalgona bailando en mini vestido se le ve todo - YouTube Brasil y sus bellas mujeres en tanga no dejan nada a la ... Mujer casada disfrutando su aventura sexual con hombre ... Mujer Amante Rata Blanca -Con Letra - YouTube

Poema hermosa mujer, en Poemas del Alma

  1. Rata Blanca 'Mujer Amante' Video ofical - YouTube
  2. Beautiful girl doing yoga Hermosa chica haciendo yoga ...
  3. Mujeres hermosas en playas de panama, cual es la que mas ...
  4. HERMOSA CHICA CON LENCERIA BLANCA SEXY BRA MODELANDO - YouTube
  5. como ser BONITA de cara 4 SECRETOS que NO conocías ...
  6. Sexy nalgona bailando en mini vestido se le ve todo - YouTube
  7. Brasil y sus bellas mujeres en tanga no dejan nada a la ...
  8. Mujer casada disfrutando su aventura sexual con hombre ...
  9. Mujer Amante Rata Blanca -Con Letra - YouTube

Brasil y sus bellas mujeres en tanga no dejan nada a la imaginación / La otra cara de Brasil 18 de junio 2014 Para más información entra en http://www.cadena... letra de la canción mujer amante de Rata Blanca , espero que te guste .. :) y esta es mi pagina de facebook https://www.facebook.com/pages/Solo-Rock/47840051... Solo para infieles. Esta pareja de casados estan en puro disfrute, pero ellos estan casados con otras personas. Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. Letra:Siento el calor de toda tu piel En mi cuerpo otra vez Estrella fugaz, enciende mi sed Misteriosa mujer Con tu amor sensual, cuánto me das Haz que mi su... Todas somos únicas y debemos estar felices por las características especiales que nos hacen ser como somos. Es importante comprender que todas hemos nacido h... Suscribete al canal y dale like al video.. comparte con tus amigos . Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. Hermosa chica haciendo yoga Beautiful girl doing yoga